Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 DEPORTES El Real Madrid, campeón de Liga s El fin de un ciclo LUNES 18 s 6 s 2007 ABC Baja el telón del modelo de zidanes y pavones Con la salida de David Beckham, el último galáctico, y de Paco Pavón, un espejo para la cantera, se pone fin a un estricto modelo de fichajes adoptado por Florentino Pérez y su Junta directiva J. ÁVILA MADRID. Se esfumó el modelo mediático- deportivo al que Florentino Pérez apadrinó y sacó brillos durante años. La política de zidanes y pavones, o lo que es lo mismo la contratación de futbolistas contrastados y al ascenso de los mejores canteranos, queda soterrada con la marcha de sus dos últimos emblemas en el vestuario del Real Madrid, junto con Roberto Carlos. David Beckham hará las maletas en los próximos días para cruzar el océano y enrolarse en las filas de los Ángeles Galaxy, mientras que Francisco Pavón, el genérico de los chavales, tendrá que buscar acomodo en algún club porque la dirección deportiva de la casa blanca no cuenta con sus servicios. La salida de David Beckham representa mucho más que un adiós para un club tan sui generis como el Real Madrid. Es la renuncia parcial a un modelo de financiación agresivo en plena vorágine del marketing, de representatividad en varios continentes- -sobre todo en el asiático- de elegancia, de modernidad... Y de fútbol, aunque el inglés no haya convencido en el campo a parte de la crítica. Deja un legado importante. Más glamuroso que futbolístico. Su 23 copiado del mítico Michael Jodan, para atraer al mercado americano, ya no se venderá con tanta fuerza en las tiendas. Y descenderán las ofertas en forma de gira de países exóticos que pagaban una millonada por ver al príncipe inglés en sus calles o en sus estadios. Ya no veremos con tanta asiduidad sus llamativos tatuajes ganando centímetros a su piel natural, sus estrafalarios cortes de pelo, la ropa raída de última moda, sus calzoncillos de marca, con móvil incluido, y los pantalones por la rodilla, su parque de vehículos casi exclusivos, las persecuciones de los paparazzis, su sonrisa de dentrífico... Sufrirán menos los periodistas en las ruedas de prensa o en las zonas mixtas porque David no aprendió a hablar castellano ni se esforzó lo más mí- Paco Pavón no ha jugado un minuto en esta Liga El canterano ha contado para entrenadores como Del Bosque, Camacho, Luxemburgo, García Remón o López Caro, Por eso en sus cinco temporadas en el primer equipo, casi siempre como titular en el centro de la defensa, ha sumado 167 partidos. 167 3 Ha tenido suerte en su andadura. Una Copa de Europa, 1 Liga, 1 Supercopa de Europa, 1 de España, 1 Intercontinental. Y tres goles, repartidos entre Liga, Champions y Copa. Con Beckham se marchan los tatuajes, los estrafalarios cortes de pelo, su ropa raída... y Victoria spice Pavón deja el Madrid por la puerta de atrás, castigado de manera absurda por Capello a la indigencia deportiva El inglés ha defendido la camiseta del Real Madrid en 160 encuentros, repartidos en las cuatro competiciones que ha disputado. En la Liga acumula 117 partidos; 28 en la Liga de Campeones; 13 en la Copa del Rey; y 2 en la Supercopa de España. 160 19 David Beckham se marchará a jugar con Los Ángeles Galaxy ABC David nunca fue un goleador. Ni con el Manchester ni en la selección ni con el Real Madrid. En sus cuatro temporadas los números pueden calificarse de pobres. Su primer año fue el mejor. Marcó 7, repartidos entre la Liga (3) Liga Campeones (1) Copa del Rey (2) y Supercopa (1) En la campaña 04- 05 marcó 4, todos en la Liga. En la 05- 06, tres en la Liga y 1 en la Champions En la última, 3 en la Liga y 1 en la Copa del Rey. nimo. En estas cuatro temporadas, David deja un legado deportivo discreto. Casi ciento setenta partidos entre todas las competiciones y una veintena de goles. La mayor decepción para los técnicos fue su aportación en el juego de laboratorio. Fue fichado porque era el mejor desde la banda en materia de centros y por ser un especialista en faltas directas. No ha respondido a esa faceta y su rendimiento ha sido discreto. Más fría y cruel es la marcha de Paco Pavón. El canterano, un jugador aprovechable por todos los entrenadores que han precedido a Capello en el banquillo, ha terminado su contrato en la más absoluta indigencia deportiva. El italiano ha sido tan mezquino con el central que sólo le ha regalado ciento ochenta minutos este año, en dos partidos de Copa frente al Écija. En todo lo demás ha sido un perfecto fantasma. Y Pavón ha contribuido de manera muy decisiva en la consecución del penúltimo título de Liga y en la última Copa de Europa. Se va con más de ciento cincuenta partidos de experiencia y con la boca sellada.