Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18- -6- -2007 El Real Madrid, campeón de Liga s El banquillo, un volcán DEPORTES 91 par diecisiete puntos en su estadio con un juego lamentable hasta el punto de que la grada pidió la cabeza del técnico a la presidencia con alguna llamativa pañolada. Los malos resultados lo hicieron perder los nervios en un partido y dedicó una peineta doble a dos aficionados. No han parado de insultarme en todo el partido dijo el técnico para justificar el gesto. Pese al mediocre recorrido, siempre estuvo enganchado a la Liga con los regalos de los otros aspirantes al título. El momento crítico para Capello fue a finales de febrero. El Madrid había caído en la Copa del Rey ante el Betis en el Bernabéu, un equipo que navegaba en la zona baja de la clasificación, y quedó eliminado en los octavos de final de la Liga de Campeones frente a un Bayern Munich en horas bajas, en un partido de vuelta que no interpretó a tiempo el técnico. En ese punto, la Junta Directiva y el presidente se distanciaron claramente de Fabio Capello hasta el punto de buscar un entrenador para la siguiente temporada. Incluso pensaron en subir a Míchel, técnico del filial, si el Madrid caía con estrépito en el partido siguiente. Esa cita con la horca era la visita al Camp Nou. Pero el Real Madrid sacó un brillante empate, que pudo ser una victoria si el azulgrana Leo Messi no hubiese acertado en el último minuto, y allí comenzó el equipo a enderezar el rumbo. Faltaban nueve partidos. Nueve finales, que fue sacando el equipo a base de esfuerzo, de entereza, de fe y hasta de casta. La crítica ha sido implacable con su comportamiento. Han sido muchos los enfrentamientos dialécticos en cada rueda de prensa antes o después de los partidos. Fiel a su estrategia nunca dio su brazo a torcer ante los periodistas, con los que, en cualquier caso, siempre tuvo un trato correcto, aunque nunca falto de tensión. Harto de verse en la diana por las filtraciones procedentes del club, en las que le ubicaban en la calle al final de la temporada, decidió imponerse la ley del silencio. Incluso amenazó al presidente con montar un escándalo en la prensa italiana si continuaba el acoso. Distante con Ramón Calderón hasta última hora, nunca se pronunció sobre su futuro. Hoy se sabrá el final de una historia que nunca pintó bien. Preguntad a Calderón si el título es bastante o llama a otro El italiano Fabio Capello, técnico del Real Madrid, aprovechó su momento tras proclamarse campeón de Liga, para saldar deudas con la prensa, a la que criticó, y con la directiva, al afirmar que hay que preguntar a Calderón si el título es bastante o llama a otro arquitecto Capello habló claro en su última rueda de prensa. Con la Liga ganada abordó temas que hasta ahora evitaba. Cómodo, alargó una comparecencia que hasta la fecha siempre acortaba cuando le incomodaban las preguntas. E incluso desveló la conversación privada con el presidente Ramón Calderón hace tres días. Seguir depende de Calderón. Yo quiero seguir aquí. En la reunión del otro día se lo dije claro, quiero seguir y si usted no quiere dígamelo. Me dijo que decidía después de esta semana aseguró. Hay que preguntar a Calderón si el título es bastante para el proyecto o hay que llamar a otro arquitecto. Yo quiero cumplir el contrato. Ahora la pelota pasa al presidente agregó. El móvil de Capello no paró de sonar durante la rueda de prensa. Ahora son todos amigos ironizó. Y dedicó un capítulo especial a los periodistas que han realizado críticas sobre su trabajo y el juego del equipo. La crítica de la prensa la hacen sin conocer. Me han dado por todas partes desde el primer día sin permitir hacer mi trabajo después de tres años sin ganar nada. Me han dado con mala fe, pero me da igual agregó. Tensión con la crítica Benito Floro Ex entrenador del Real Madrid SUERTE, ACIERTO Y POCO MÁS e pudo dar cualquiera de las dos situaciones. Se ha dado esta, el Madrid es campeón y no debe cambiarse el análisis global de lo que ha sido acertado o desacertado en el quehacer de los protagonistas directos o indirectos, porque cuando un título se gana o se pierde en la última jornada no S puede ni debe hablarse de superioridad y sí de suerte, acierto y poco más. Es rutinario todo lo que se dice y se habla del Real Madrid a lo largo de una temporada. Se habla y se escribe tanto de lo mismo que apetece de verdad quedarse callado. Parece un objetivo inalcanzable lograr que la gente opine sobre lo que es la esencia importante del juego, su lucha por la posesión del balón, que como toda lucha deportiva supone un arte; un arte de conservarlo hasta hacer gol y un arte de recuperarlo. Un equipo debe escenificar esa lucha para corresponder con el gusto de su afición. La del Real Madrid es muy sencilla: ¡A por ellos a pecho descubierto, sin dudas, sin temores y para eso, sin ser tontos, hacen falta en el once inicial siete futbolistas completos que soporten el fragor de esa lucha, tres de gran calidad que, valorando y respetando el esfuerzo de sus compañeros, pongan la guinda, y un planteamiento estratégico- táctico permanentemente agresivo, dominante, y sólo precavido en la inferioridad o en la trampa. El Madrid puede ganar títulos con cualquier entrenador, hasta con cualesquiera futbolistas, y ser un hecho intranscendente- -con tantos que ha ganado ya- -porque lo que más quiere su afición es sentirlo en el PARTIDO A PARTIDO Con ello las cosas son muy fáciles: 15 jugadores del tipo C, 5 del tipo GC y un técnico que no eche al equipo atrás ni aunque vaya ganando. Lo demás son tertulias de salón que han llevado al Real Madrid a desear ganar un título para que no lo gane el Barça- ¡manda pepinos! -o a dar más palos de ciego que el Lazarillo de Tormes.