Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18- -6- -2007 El Real Madrid, campeón de Liga s La fiesta DEPORTES 85 no y apenas podía abrirse camino hacia la plaza. Mientras, Ramón Calderón fue fiel a su palabra y se quedó en el Bernabéu renunciando a ir a Cibeles porque, como dijo en un principio, eso era para los futbolistas. Hubo controles de alcohol, pero la gente logró introducir botellas y a eso de las doce y media los antidisturbios ya estaban en la plaza abortando conatos de algún que otro desmadre. En suma, un carnaval de alegría y entusiasmo como suele suceder en acontecimientos de este tipo con un gran número de pancartas en favor de Roberto Carlos y Beckham, que disfrutaban de sus últimas horas como madridistas. Hacia la una menos cuarto, el autobús llegaba a Cibeles y daba una vuelta de honor a la plaza mientras que la estatua se iluminaba de colores. En el lateral del autocar que llevaba a los futbolistas, el letrero de Campeones y en la camiseta de todos los jugadores el 30 que aludía al número de los títulos blancos. Encabezados por Raúl y Guti, los primeros que se izaron a la pasarela, toda la plantilla fue subiendo para saludar a la afición. La mayoría de los jugadores iban con gorros vikingos, bufandas alrededor de la cabeza y muchas banderas es- El grito de Juntos campeones fue el más coreado en una plaza donde se hizo alusión a los treinta títulos ligueros de los blancos y que estuvo fuertemente protegida por un amplio dispositivo policial pañolas, argentinas, inglesas y brasileñas, cada jugador con su enseña particular. Finalmente, el capitán Raúl se subió a la grúa para poner una bandera española con el escudo del Madrid, la bufanda y la bandera blanca a la estatua en medio de los fuegos artificiales. Una vez que la plantilla abandonó la plaza, los aficionados se fueron dispersando pacíficamente, y la Policía apenas se vió obligada a intervenir contra una minoría de energúmenos que intentaron, como otras veces, aguar la fiesta. No lo consiguieron. Los incidentes fueron mínimos y los antidisturbios controlaron la situación en todo momento. Mínimos incidentes El actor Tom Cruise y su esposa no quisieron perderse el último partido de su amigo David Beckham I. GIL