Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18- -6- -2007 Histórica reaparición de José Tomás TOROS 77 Cuando ruge la Monumental Irrepetible tarde en Barcelona que ni siquiera empañó una provocadora manifestación de antitaurinos. Predominó el civismo ante los insultos y el glamour rendido al toreo de José Tomás y Cayetano POR ÁNGEL GONZÁLEZ ABAD FOTOS: ELENA CARRERAS BARCELONA. La Monumental catalana rugió ayer presa de la pasión. De la pasión y de la defensa de la Fiesta. Los miles de aficionados que abarrotaron la plaza de toros de Barcelona dieron una lección de civismo ante el grupo de manifestantes que se dedicaron a insultar bajo la protección policial, que no se sabía muy bien a quién iba dirigida, si al público que acudía a la cita taurina del año, o a los antitaurinos que proferían insultos impunemente. El delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rangel, que ocupó durante la corrida un destacado lugar en el callejón, no acertó al autorizar una manifestación que puso demasiada tensión en una tarde festiva, y más cuando los dispositivos de seguridad estaban en máxima alerta por otras desgraciadas razones. De cualquier forma a más de uno se le erizó el vello, cuando la plaza en pie respondió con un impresionante ¡Viva! el ¡Viva la Fiesta! solemne que lanzó un espectador cuando José Tomás comenzaba la faena de muleta al quinto de la tarde. En las inmediaciones de la Monumental ya se apreciaba que la tarde era de trascendental importancia. A los aficionados catalanes se unían otros de todos los puntos de España, de todos países con tradición taurina. Representantes destacados de todos los sectores de la sociedad se dieron cita también en el coso taurino. Nadie quería perderse el acontecimiento del año. Se echó en falta la presencia del presidente de la Generalitat, José Montilla, que prefirió la tarde de fútbol en Tarragona, aunque su esposa, Anna Hernández, gran aficionada, no quiso faltar. Como tampoco el presidente de la Diputación de Barcelona, Celestino Corbacho, o el diputado David Pérez. Entre los representantes de la clase política catalana destacó la presencia del líder del PP, Alberto Fernández. Ocuparon sus localidades sin rubor el notario y distinguido maragallista Juan José López Burniol. Del mundo empresarial, Manuel Carreras, presidente del Círculo Ecuestre, ocupaba junto a su esposa una barrera, al lado de destacados hombres de la empresa barcelonesa. La presencia de Juan Antonio Samaranch supuso también un buen espaldarazo de la sociedad catalana a la Fiesta. Curro Romero, con su mujer, Carmen Tello, también destacaban en una barrera de sombra, al lado del periodista Carlos Herrera y su esposa, Mariló Montero, y de los cantautores Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina. La duquesa de Alba, que tampoco se quiso perder el evento, ocupaba un discreto tendido. La ministra Carmen Calvo encabezaba la representación cultural, en la que no faltaron Albert Boadella, Sancho Gracia, Jorge Sanz o Vicente Amigo. La presidenta- editora de ABC, Catalina Luca de Tena; Emilio Ybarra, Javier Aresti y el doctor Villamor disfrutaron de la gran tarde de toros. Y del mundo taurino nadie quiso esperar a que les contasen lo sucedido ayer en Barcelona. No podían faltar a su plaza Pedro Balañá, padre e hijo. El empresario Pablo Chopera ocupaba una barrera junto al matador de toros, empresario y apoderado catalán Enrique Patón. También Ignacio Zorita, gestor de la plaza de la Misericordia de Zaragoza. Ganaderos: la casa Domecq en pleno con Álvaro, Juan Pedro y Fernando, o Joao Folque, propietario del mítico hierro de Palha, o el salmantino Moisés Fraile, y Pablo Hermoso de Mendoza, Peñuca de la Serna, Víctor Mendes... Quien no debió pasarlo demasiado bien fue Arancha del Sol, la esposa de Finito de Córdoba, que a la postre fue el menos afortunado de la tarde. Su gesto de aguantar el tipo dando apoyo a su marido merece un respeto. Al final, cuando la noche ya caía sobre la Ciudad Condal, la satisfacción era la nota predominante entre las riadas de gente que abandonaban la Monumental. A esas horas todavía quedaban algunos manifestantes en las inmediaciones del coso, pero daba igual. Los gritos y los vítores acallaron cualquier asomo de insulto. José Tomás y Cayetano atravesaban la puerta grande de la plaza barcelonesa a hombros, camino de la Gran Vía. Fue el mejor final, la respuesta que las decenas de miles de aficionados esperaban. La duquesa de Alba no faltó a la histórica cita en la Monumental catalana El bastón torero del abuelo Tino La familia de José Tomás no esperó en casa o en el hotel que llegaran las noticias de la plaza como marca la tradición y el tópico. Cuando el torero cogió la espada y la muleta para comenzar la faena al toro de su reaparición, Laborioso de nombre, se dirigió a una barrera del 12 en donde se encontraba su madre y su hermano. Si valor tuvo el torero, más los familiares. Palabras emotivas y triunfo. Pero si de emotividad se trataba, todavía faltaba un capítulo, cuando el abuelo Tino, que tanto ha influido en su carrera, se hizo presente. El hombre, preso de la emoción, le lanzó su bastón, que el nieto recogió y paseó como en un íntimo reconocimiento a todo lo que ha significado en su trayectoria profesional. Curro Romero, acompañado de Carlos Herrera y su mujer, Mariló Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina, atentos a la lidia La plaza en pie respondió con un impresionante ¡Viva la Fiesta! cuando Tomás arrancó faena