Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MADRID LUNES 18 s 6 s 2007 ABC DIMES Y DIRETES Antonio Sáenz de Miera Presidente Amigos del Guadarrama De paseo entre elefantes y lemures ¿Le gustaría acercarse a un elefante casi tanto como su cuidador? ¿Y pasear entre lemures como si viviera en la isla de Madagascar? Su lugar es el Zoo Aquarium de Madrid, que estrena nuevas instalaciones y atractivas actividades POR M. AMADO FOTO: CHEMA BARROSO MADRID. Hacía más de treinta años que no se reformaban algunos de sus hábitats. Aunque fueron construidos acorde con la normativa europea que rige estas instalaciones, la necesidad de mejorar el bienestar de los animales y de ofrecer un mayor acercamiento al público ha llevado ahora al Zoo Aquarium de Madrid a lucir de reestreno El director técnico de Parques Reunidos, Jesús Fernández, junto al director del Zoo, Ricardo Esteban, y el encargado jefe, Mario Robledillo, presentaron ayer las nuevas instalaciones donde viven osos pardos, elefantes asiáticos, chimpancés, rinocerontes blancos y lemures. Con una inversión cercana a los 2 millones de euros, en dos semanas concluirá por completo la primera fase de estas obras, que se han centrado en la ampliación de espacios para los animales, la creación de zonas especiales para favorecer la interacción con ellos- -siempre bajo la supervisión de monitores- -y la naturalización de los elementos externos de las instalaciones. Comenzamos este paseo por la nueva zona de los elefantes asiáticos, donde las tres hembras- -Tima, Pepa y Pioma- -ya disfrutan con su nuevo hábitat. Gracias a los trabajos realizados, el frío y duro foso de hormigón se ha cambiado por cálida arena, tan necesaria para estos paquidermos en su combate contra los insectos. Ayer interrumpimos su entrenamiento diario- -llevan más de seis años realizándolo de puertas adentro- -para ser los primeros en comprobar otra de las novedades de este año: las actividades de interacción que permitirán una proximidad casi profesional con elefantes y lemures. Junto a Mario Robledillo pudimos dar de comer a Tima- -es una glotona sin remedio- -y acariciar su rugosa trompa. De esta manera enseñaremos al público lo que hacemos a diario con los paquidermos afirma el encargado jefe del zoo mientras intercala órdenes y caricias para evitar que la elefante se aleje de nuestra visión. En el transcurso de estas visitas guiadas, el público irá conociendo datos importantes sobre estos animales: su alimentación, cuidados diarios, entrenamiento, esperanza de vida, hábitat... Seguimos ahora con un animal solitario y bastante peligroso pese a la creencia popular: el oso pardo. En este zoo viven a sus anchas ocho ejemplado el hormigón de su suelo. Ahora luce con una piscina de barro- -un capricho de lujo para estos animales- suelo de tierra, comederos ocultos y una valla de cristal que circunda el recinto. En esta instalación reformada habitan dos de los tres rinocerontes machos del zoo, compartiendo terreno con tres gacelas dorcas- -pronto llegarán al zoo tres ejemplares más de esta especie que hace unos años estuvo en riesgo de extinción- Seguimos la visita haciendo un viaje imaginario a Madagascar. No en vano, están a punto de concluir las obras del nuevo hábitat de los lemures, uno de los animales más representativos de dicha isla. Esta nueva instalación ocupa el espacio antaño reservado a los guepardos, que han sido trasladados a otra zona del zoo. Ahora la antigua reja se ha cambiado por una malla casi transparente que permite la visión de estos animales. Además, la próxima semana concluirán las obras del dormitorio de los lemures, una instalación acristalada que permitirá a los visitantes comprobar las pautas de comportamiento de sus pequeños y juguetones moradores. En esta zona también se ha diseñado un espacio especial, recorrido por un camino, al que podrán acceder los visitantes acompañados por un monitor. Como afirma Jesús Fernán- AGUIRRE Y VELAZQUEZ icen mis amigos que tengo tal fijación con el Guadarrama que, finalmente, todo me conduce al él, como algo inevitable. No creo que sea para tanto, pero seguro que hay algo de verdad en ello. En ocasiones, conviene separar muy bien la pasión personal de aquello que responde a valores más universales, al interés general. Qué tiempos estos en los que hay que luchar por lo que es evidente, pienso a veces. Por eso no me parece mal recurrir a cuanto pueda servir para ver las cosas desde otro ángulo, sin que ello suponga un argumento forzado. La realidad de la vida cotidiana nos proporciona constantemente relaciones inesperadas que nos ayudan a ver las cosas con más claridad. Hoy, esa relación inesperada me llega a través de Velázquez. En la Sala de Las Meninas del Museo del Prado se presentó la semana pasada la denominada Carta Cultural Iberoamericana aprobada en la Cumbre de Montevideo a finales de 2006. Es una iniciativa importante que nos compromete a considerar Iberoamérica como un espacio cultural, dinámico y singular, en el que se reconoce una notable profundidad histórica y una pluralidad de orígenes que es necesario fortalecer para logar la inserción realidad iberoamericana en el escenario global. Todo esto lo dijo, más o menos así, la Ministra de Cultura. Se ponía a Velázquez, en cuya sala nos encontrábamos, como testigo del compromiso que allí se estaba adquiriendo. Antes, Enrique Iglesias, el secretario general iberoamericano, había hablado de los aires americanos de Velázquez y sus palabras me hicieron pensar en los aires guadarrameños. Ahí aparecía esa relación inesperada. Nadie como el pintor sevillano ha sabido llevar esos aires al lienzo: esos azules, verdes, ocres en el retrato del Infante Baltasar Carlos con La Maliciosa al fondo y en otros muchos de sus cuadros. ¿Y por qué no poner por testigo a Velázquez, pensé, de nuestro compromiso con el Guadarrama? A ver si Esperanza Aguirre, Narbona y Herrera entran en razón. Velázquez es mucho Velázquez. D Un oso de 350 kilos Madagascar en el zoo Los rinocerantes blancos comparten nuevo espacio naturalizado con gacelas dorcas res, aunque machos y hembras no comparten espacio para evitar que críen. Sus antiguas instalaciones de hormigón también han sido actualizadas con una naturalización de piedra artificial, un foso con piscina, sustrato natural de tierra en el suelo, troncos donde subirse y arañar y, en breve, una cascada con agua. Además, se han habilitado zonas donde los ejemplares pueden ocultarse de miradas indiscretas o esconderse cuando se desata alguna pelea. No olvidemos que uno de estos osos pesa 350 kilos... Nos vamos ahora a la zona de los rinocerontes blancos, donde habitan tres de los veintidós ejemplares que existen en España. Esta instalación, con más de treinta y cinco años de antigüedad, también ha sido remodelada y desechadez, aquí serán los propios lemures- -unos 33 de tres especies diferentes- -los que elijan cómo y cuándo interactuar con los humanos Durante el recorrido, el monitor hará referencia al hábitat amenazado de Madagascar y a las peculiaridades de estos animales. Concluimos la visita con los chimpancés, que también han visto mejorada su instalación con nuevo suelo de hierba y unos difusores de agua para los días más calurosos. Pero éstas no son las únicas novedades que convierten al zoo madrileño en el único de España con instalaciones tan vanguardistas. A finales de este mes comenzarán las Noches del Zoo con sus cuidados espectáculos en el Delfinario y en el Aviario. Para este año, además, anuncian una sorpresa. Pronto se la contaremos... Nuevas visitas guiadas Qué: El Zoo Aquarium de Madrid ha preparado unas nuevas visitas interactivas guiadas por monitores. Cómo: Los grupos no superarán las 10 o 15 personas. Las visitas se realizan en inglés y español. También hay monitores especializados en grupos con discapacidad visual y auditiva. Cuándo: Reservas en el teléfono 91.512.37.70. Proximidad casi profesional Las actividades de interacción permitirán una proximidad casi profesional con elefantes y lemures