Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18- -6- -2007 El Senado aprueba hoy el proyecto de Ley de los Trabajadores Autónomos Mejorará la protección y atención de tres millones de trabajadores 39 La presión del PSC al Gobierno puede llevar a que Hispasat sea controlada por Francia El Ejecutivo se debate entre cumplir con el acuerdo de la junta de la compañía y sacar parte del capital a Bolsa o vendérsela a Abertis, socio de la francesa Eutelsat M. PORTILLA MADRID. El Gobierno se encuentra entre la espada y la pared a causa de la decisión que debe tomar sobre el futuro de Hispasat, el operador de satélites español considerado estratégico para los intereses nacionales en materia de seguridad y defensa. Ese carácter estratégico obliga al Ejecutivo a tener que inclinar la balanza de forma inminente hacia uno de los dos lados. En uno está dar el visto bueno a la decisión tomada el pasado día 8 por la junta general de accionistas de Abertis de sacar a Bolsa algo más de un 40 de su accionariado, y en el otro lado está la presión de los socialistas catalanes (PSC) que juegan fuerte en favor de Abertis para que ésta se haga con el control de Hispasat. Hasta ahí, no estaría mal, al ser Abertis una compañía española en la que los mayores accionistas son La Caixa (24,4 y ACS (20 con lo cual Hispasat seguiría en manos de empresas nacionales. Sin embargo, no hay que olvidar que el operador de satélites Eutelsat- -controlado de manera directa e indirecta en un 48 por el Gobierno francés- -tiene un 27,69 de Hispasat y que Abertis tiene un 32 de Eutelsat. En algunos ámbitos del sector aeroespacial, e incluso político, consideran que si Abertis se hace con ese 40 de Hispasat que ahora está en manos de Telefónica, BBVA y Auna, se corre el peligro de que se produzca una fusión del operador de satélites español con el francés y, por tanto, pasaría a manos del Ejecutivo galo una empresa tan vital para los Ministerios de Defensa y de Interior. Lo cierto es que el Gobierno de Rodríguez Zapatero no sabe qué fórmula adoptar para contentar a todas las partes implicadas sin llegar a perder el control de la compañía. En la actualidad, el mecanismo de control que emplea el Estado español sobre Hispasat- -además de tener el 25,68 en manos de accionistas públicos- -consiste en que cualquier transmisión de acciones de la sociedad debe ser autorizada por el Consejo de Ministros. Este acuerdo fue adoptado el 11 de julio de 1997, y por él, además, se otorgó a Hispasat la concesión del servicio de gestión del segmento espacial de la posición orbital geoestacionaria bajo soberanía del Estado español. A pesar de todas estas premisas, en agosto del año 2001 se produjo la entrada del operador francés Eutelsat en el capital de Hispasat con unas condiciones privilegiadas por el acuerdo firmado con los accio- Marco regulatorio La salida a Bolsa de Hispasat se haría dentro de un marco regulatorio que garantice el protagonismo y el control del sector público en la compañía, debido a su carácter estratégico. Pero esa premisa debería ser compatible con que se elimine a su vez la limitación existente a la libre transmisión de las acciones, sin la necesidad de que el Consejo de Ministros lo apruebe. Algo parecido a lo que ocurre en Red Eléctrica Española o Enagás. nistas privados de la compañía, puesto que establece penalizaciones de 100 millones de euros en cada caso si se produce algún incumplimiento por parte de ellos. Además, Eutelsat dispone de derecho de veto (o necesidad de voto favorable) sobre la mayoría de las decisiones estratégicas de la compañía. Esto último ha generado graves dificultades para la gestión de la sociedad y de su desarrollo estratégico. Así, Eutelsat tiene derecho a vetar cualquier acuerdo de fusión con otras sociedades y la adopción de cualquier acuerdo que tienda a permitir la entrada en el capital de Hispasat de empresas competidoras del operador galo. Además, se puede negar a la aprobación de inversiones que sobrepasen, por acto u operación unitaria, los 50 millones de euros, así como la compra de acciones o activos de otras sociedades que supongan una inversión superior a diez millones. Por último, Eutelsat puede vetar la venta o disposición por cualquier título de activos significativos, cuyo valor supere los 25 millones. Ahora el Ejecutivo español estudia limitar la transmisión de acciones en el caso de que se venda al socio de Eutelsat, Abertis, parte del capital de Hispasat, o en el peor de los casos limitar sus derechos políticos. Lo menos problemático para el Gobierno, sin la presión del PSC, sería dejar que siguiera adelante la oferta pública de acciones aprobada por la junta de Abertis dando entrada a pequeños accionistas, fondos de inversión o inversores institucionales minoritarios, de forma que el Estado siguiera controlando en torno a un 25 a través de diversos organismos oficiales, y convertirse así en el mayor accionista de Hispasat. Limitar los derechos Europa e Iberoamérica debaten en Madrid la regulación energética JAVIER GONZÁLEZ NAVARRO MADRID. La capital acoge esta semana, por primera vez en España, una reunión anual de la Asociación Iberoamericana de Entidades Reguladoras de la Energía (Ariae) Los reguladores de diecinueve países analizarán temas como la seguridad del suministro, la competencia y formación de los precios, el ahorro y la eficiencia energéticas, las energías renovables y el cambio climático y proyectos de mecanismos de desarrollo limpio. Esta XI reunión de Ariae que comienza hoy está organizada por la Comisión Nacional de Energía (CNE) que preside Maite Costa quien, a su vez, es la presidenta de Ariae. Su objetivo es compartir el conocimiento regulatorio entre países productores y consumidores de energía, según declaró a este periódico Maite Costa. La presidenta de la CNE recuerda que, contrariamente a lo que se pueda pensar, somos nosotros quienes hemos aprendido y estamos aprendiendo de los organismos reguladores energéticos de países como Brasil y Colombia También destaca la gran preparación acadé- Eutelsat, controlado en un 48 por el Estado galo, podría intentar la fusión con Hispasat y tener la mayoría mica del personal de los reguladores iberoamericanos. Costa subraya que el modelo energético debe tener tres pilares: asegurar la competencia, garantizar el suministro y fomentar la sostenibilidad La reunión contará con la presencia de personalidades europeas e iberoamericanas del sector. En el acto de clausura, el próximo jueves, participará el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Joan Clos. Ese día, los participantes serán recibidos por el Príncipe de Asturias en el Palacio de la Zarzuela.