Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18 s 6 s 2007 Financiación de ETA ESPAÑA 19 Los empresarios aguantan sin protección el chantaje de la mafia etarra La extorsión se extiende a las provincias limítrofes a la Comunidad Foral y País Vascos El presidente de la patronal navarra acusa al Gobierno de no adoptar medidas M. LUISA G. FRANCO BILBAO. ETA ha anunciado su vuelta, pero para los empresarios vascos y navarros nunca se fue. Ellos no van a tirar ahora la toalla. No lo hicieron cuando la banda asesinó, en agosto del año 2000, al entonces presidente de la patronal guipuzcoana, José María Korta, ni en tiempos aún más duros, entre 1976 y 1997, años en los que ETA asesinó a cuarenta empresarios, cuatro de ellos secuestrados previamente. El empresario vasco o navarro no se va a ir porque ETA anuncie la ruptura de la tregua; tienen asumido ese riesgo, pero creo que será muy difícil que en esta situación vengan nuevas inversiones manifestó a ABC José Manuel Ayesa, presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra, quien aclara que incluso la mayoría de los que se fueron en el pasado mantuvieron sus empresas en marcha en ambas comunidades. La patronal vasca, Confebask, no quiso valorar para ABC la nueva situación a la que se enfrentan los empresarios, que han estado recibiendo cartas de extorsión sin interrupción, como si la tregua no les incluyera. Prefiere guardar silencio, como lo hizo cuando se descubrió que ETA mantenía abierto el chantaje, tras la declaración de alto el fuego. Sin embargo, distintos empresarios vascos consultados coinciden en señalar que quienes han recibido las últimas cartas de extorsión están muy preocupados por la posibilidad de que ETA les considere objetivo de sus atentados, para forzar el pago del chantaje, que había obviado la inmensa mayoría durante la tregua. Es evidente que ETA necesita dinero y que por ello el pasado abril incrementó su presión. Nunca había conocido una oleada de cartas tan amplia como la recibida a lo largo del mes de mayo, y el Gobierno debería tener en cuenta que esto es un fenómeno muy extendido, que afecta a un número importante de personas afirma Ayesa. Además, dice que se sienten desprotegidos porque el Gobierno no pone los medios para proteger a los que están siendo extorsionados Muy pocos empresarios tienen ahora escolta oficial, y nadie hasta que hace unos días el consejero Javier Balza planteó la posibilidad de aumentar sus escasos niveles de protección. Frente a otros colectivos como los jueces o los cargos públicos, entre los que la protección está generalizada, la mayoría de quienes reciben las cartas de extorsión afrontan en solitario el problema de protegerse. La seguridad está sólo al alcance de empresas que tienen capacidad para atender el alto coste de la seguridad personal de los extorsionados, sus inversiones y propiedades, pero ETA no sólo exige dinero a quien puede costearse protección privada, sino a empresarios de todo tipo y mu- chos de ellos ni siquiera se plantean cargar los balances de sus empresas con plantillas de escoltas. Ayesa dice que el nivel de firmeza de los empresarios es importante, pero evidentemente el hecho de no atender a los requerimientos de la banda supone un mayor esfuerzo En una coyuntura económica positiva, los empresarios no creen que ese anuncio de la banda pueda afectar a un incremento de la deslocalización de las inversiones. Además, afirma que la banda no sólo controla Navarra y el País Vasco, sino también las provincias limítrofes