Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA La situación de las víctimas LUNES 18 s 6 s 2007 ABC Edurne Uriarte LA OTRA l feminismo se está quedando viejo, trasnochado, gastado, a veces, absurdo. No le han presionado para la autocrítica las circunstancias históricas como sí lo han hecho con casi todas las demás ideologías. Ha llegado al poder en el mismo estadio evolutivo de hace treinta años y muchas de las cosas que hoy se hacen o se dicen en su nombre parecen tan anacrónicas como la revuelta estética del feísmo de los sesenta y setenta. El alegato victimista de la vicepresidenta por haber sido designada como la otra por Rajoy la habría pulverizado con la chufla y el ridículo, si el feminismo no fuera lo poderoso que es, si no ocupara la sede misma del Gobierno. La habría arrastrado a la vulnerabilidad de los políticos que destruyen intelectualmente su propia autoridad. Llamar misoginia a ese lenguaje cotidiano es como si a Llamazares el otro le pareciera clasismo, a Mas, antinacionalismo, a Zerolo, homofobia, y a Rajoy, odio a la derecha. Pero a ninguno de ellos se les hubieran perdonado tan irrisorios disparates. A la vicepresidenta, sí, porque su feminismo infunde temor a diestra y siniestra. Y algunos de sus excesos, simplezas o despropósitos se convierten en doctrina oficial, opinión pública dominante, medidas gubernamentales, ley o partida presupuestaria, sin que nadie ose media palabra crítica. Ni con la osa. O el oso. Que en Madrid algunas mujeres promueven la campaña Soy una osa Y no se trata de un ciclo de cine cómico sino de la reivindicación del sexo femenino del oso del escudo capitalino. Y nadie se ríe. Faltaría más. En el Ayuntamiento piensan más bien en organizar varias mesas redondas para determinar si el oso es oso o es osa, pues tamaña incógnita histórica lleva sin resolverse desde el siglo XIII. Hasta las iniciativas más interesantes están lastradas por la mirada entumecida y envarada del feminismo arrogante. Es una gran idea que Clara Campoamor honre los euros y que los euros la honren a ella. Es también para mí la heroína española del siglo XX. Pero no la paridad histórica, que el oso quizá fue osa, pero los personajes célebres fueron, hasta ahora, hombres, y sólo a veces, mujeres. E Los bomberos desalojan a uno de los heridos en el atentado de Hipercor, el 19 de junio de 1987 EFE 20 años con el dolor a cuestas Mañana se cumplen 20 años del peor atentado de ETA, que dejó 21 muertos y 42 heridos en el Hipercor de Barcelonas La Generalitat catalana rendirá homenaje, el primero, a las víctimas del terrorismo en Cataluña POR IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. A las 16: 10 se produjo el estallido, abriéndose por la explosión un cráter en el suelo y un agujero en el techo, orificios que permitían el paso de una auténtica ola de fuego que a un tiempo abrasó y asfixió a los empleados y clientes del supermercado de alimentación e hizo caer sobre algunos el primer garaje, donde eran mayores el fuego y la humareda. La composición del explosivo hizo que los productos incendiarios se adhiriesen a los cuerpos de las personas Así describe la sentencia el atentado más sangriento de la banda terrorista ETA, que el 19 de junio de 1987 asesinó a 21 personas, cuatro de ellas niños menores de 15 años, y dejó 42 heridos en el Hipercor de la Avenida Meridiana de Barcelona, tras la explosión de un FordSierra cargado con 25 kilos de amonal y abundante material inflamable. A esas víctimas, y al resto de las 298 personas víctimas de atentados terroristas en Cataluña, fueran de ETA o de las otras siete organizaciones que han atentado en esta comunidad, se dedicará el homenaje convocado mañana con motivo del 20 aniversario de la matanza de Hipercor. Será el primer acto público de reconocimiento organizado por la Generalitat, junto a la Asociación catalana de víctimas de organizaciones terroristas (ACVOT) Un homenaje en el que también participará el Gobierno, representado por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el Ayuntamiento de Barcelona, a través de su alcalde, Jordi Hereu. Aunque más allá de reconocimientos institucionales, el objetivo de la ACVOT, tal y como puntualiza su secretario general, Roberto Manrique, es que venga el máximo número de ciudadanos porque queremos agradecerles su respaldo, queremos que la gente que se manifestó hace 20 años vuelva el martes para recoger nuestro agradecimiento Lo dice el portavoz de una asociación que después de dos décadas batallando contra la indiferencia administrativa hacia las víctimas empieza a ver reconocido su trabajo y, sobre todo, a recibir respuesta. El reconocimiento ha llegado hace apenas una semana, cuando la Generalitat otorgó a la ACVOT la Creu Sant Jordi, su más alto galardón. El propio Manrique y el presidente de la Asociación, Santos Santamaría, tuvieron conocimiento del galardón apenas un día antes, durante la última reunión de preparación del homenaje por el 20 aniversario con los responsables del Gobierno catalán. La respuesta, más importante si cabe, es el reconocimiento que las administraciones empiezan a hacer de su responsabilidad ante las víctimas. Primero fue la Ley de solidaridad con las víctimas del terrorismo, aprobada en 2003 bajo Gobierno del PP y con la unanimidad de todas las fuerzas parlamentarias. Ahora están a punto de dar un nuevo paso con la Ley de reconocimiento y protección de las víctimas del terrorismo que prepara el Gobierno vasco, y que la ACVOT quiere extender más allá del País Vasco. Tenemos más de 80 víctimas de atentados en el País Vasco viviendo en Cataluña argumenta Manrique para justificar su reclamación al Ejecutivo vasco. Este reconocimiento sólo ha llegado después de una dura lucha contra la indiferencia, una batalla que sigue todavía hoy, con tres sentencias favorables recurridas por la Administración- -en unos casos la abogacía del Estado y en otros la Seguridad Social- La primera sentencia del Contencioso condenatoria del Estado como responsable civil subsidiario es de junio de 1995, pero el abogado del Estado recurrió el fallo y el Tribunal Supremo tuvo que volver a pronunciarse. En 1998 el TS falló a favor de los afectados y condenó al Estado a pagar un total de 106 millones de pesetas al colectivo de 13 víctimas que impulsaron la primera reclamación. Dos años antes, 33 víctimas abrieron un nuevo proceso de reclamaciones, que no fueron asumidas por la Administración hasta 2002, tras ser incluidas en el listado de víctimas durante el segundo juicio por el atentado. En la actualidad, la ACVOT tiene 70 expedientes abiertos de víctimas de organizaciones terroristas residentes en Cataluña que no han sido reconocidas por la Administración y, por tanto, no pueden beneficiarse de las ayudas a las que tienen derecho. Vía crucis judicial Reconocimiento y apoyo Queremos que la gente que se manifestó hace 20 años vuelva para recoger nuestro agradecimiento