Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN LUNES 18 s 6 s 2007 ABC LA CRÓNICA DEL LUNES RECUPERAR LA TREGUA ZAPATERO OFRECE NAVARRA PARA El presidente necesita comprar el retraso de la reaparición de ETA pactando con Nafarroa Bai en Navarra, porque para él lo esencial es ganar las elecciones generales Pablo Sebastián sultados les dieron tras la bomba de Barajas, cuando consiguieron la excarcelación de De Juana- -que goza de buen apetito- -y la legalización a ANV que se ha hecho con 47 ayuntamientos, mientras mantiene amenazados otros tantos como el de Ondarroa, sin que se sonrojen Ibarretxe o Imaz. El presidente del PNV que, en esto de las negociaciones con ETA es más pichón que paloma, y que ignorando la falta de libertad en el País Vasco, ha propuesto unas bases mínimas para acabar con la violencia terrorista, olvidando las fundamentales: que el Gobierno vasco rompa su neutralidad ante las amenazas de ETA; que los terroristas entreguen las armas antes de cualquier negociación; y que se reconozca la soberanía española como la única con capacidad de reforma territorial y constitucional. ¿Firma esto Imaz? Los llamados nacionalistas moderados están desconcertados, como el PP, por el empeño de Zapatero de jugar a la ruleta rusa con el revólver de ETA, ante el asombro de muchos socialistas y la sonrisa de los terroristas. E Imaz teme que los contactos permanentes de ETA con el PSOE puedan llevar al PNV en el País Vasco, a un aislamiento político similar al que CiU sufre en Cataluña por causa del entendimiento del PSC con la Esquerra, una vez que Zapatero engañó a todos, y sobre todo a CiU y Mas, mal que le pese a Pujol. Aunque más preocupante es el desconcierto del PP, que no ha conseguido sacarle a Zapatero la firme promesa de ALIÓ Rajoy muy contento de su visita al palacio de La Moncloa porque, como confesó a un micrófono indiscreto, Zapatero no se esperaba, ni de coña el apoyo sin condiciones que le acaba de regalar el líder del PP para la lucha contra ETA. Se ufanaba Rajoy de haber sorprendido al presidente, convencido de ganar, además, a la opinión pública en vísperas del anunciado regreso de ETA a la violencia. Pero los hechos prueban que el sorprendido es Rajoy, cazado otra vez en la escena del sofá de La Moncloa, porque todo apunta a que Zapatero sigue negociando con ETA y que Navarra- -la entrada de Nafarroa Bai en el gobierno foral- -es la moneda de cambio o condición impuesta por ETA para aplazar- -aunque sólo sea por unos días- -su vuelta a la acción criminal. De ahí que la única sorpresa que se llevó Zapatero en la reunión con Rajoy fue la de comprobar el despiste del PP, que no entendió que la negociación con ETA continúa, como ocurrió bajo el bombardeo de Barajas. Porque el presidente necesita comprar, al precio que sea, el retraso de la reaparición de ETA pactando con Nafarroa Bai en Navarra, porque para él lo esencial es ganar las elecciones generales y tener una segunda oportunidad. Y para ello Zapatero necesita: que el PP abandone el uso del terrorismo como arma política de la campaña electoral, quitando a los populares su discurso- -se comprobó en la última sesión de control al Gobierno donde Rajoy, Acebes y Zaplana no sabían qué preguntar- y que ETA no ejecute el final de la tregua y espere a las elecciones generales, porque los nuevos crímenes darían la razón y la victoria al PP, como le dirán los negociadores de Moncloa a los etarras a ver si ablandan su corazón de plomo. Puede que ETA sólo esté a la espera de lo que pase en Navarra, para no complicar el pacto del PSOE con Nafarroa Bai, coalición que incluye ex dirigentes de Batasuna, que pactó con ANV en varios ayuntamientos, y que abandera la unión del País Vasco y Navarra para su independencia. Y es posible que, una vez que se haya expulsado a UPN del gobierno navarro, los etarras vuelvan a matar, o exijan más concesiones mientras acarician el gatillo de sus pistolas, siguiendo el modelo que tan buenos re- S Si se cumple ese negro pronóstico el presidente nos habría metido a todos en una trampa infernal, con el regreso criminal de ETA, ANV en los ayuntamientos vascos y Nafarroa Bai en la Comunidad foral que no negociará más con ETA, o que no pactará con Nafarroa Bai en Navarra, y que le regaló al presidente un cheque en blanco que pronto tendrán que anular, reconociendo que les han engañado en La Moncloa y explicando a los ciudadanos el alcance de lo que puede ocurrir en Navarra si es que quieren, aunque sea tarde y mal, reconducir la situación y tomar la iniciativa. Sobre todo porque el parco triunfo electoral de las municipales no garantiza al PP la victoria final. Más bien al contrario, porque Madrid no votará igual en los comicios generales, porque el PSOE ha conquistado más ciudades y puede alzarse con las comunidades de Navarra y Baleares, y porque el PP sigue sin anunciar su Congreso del giro al centro, renovación de líderes y candidatos y, su rectificación obligada de errores sobre la guerra de Irak y la conspiración del 11- M. Porque los votantes del centro no le van a regalar al PP, ni a nadie, cheques en blanco- -más bien votos en blanco o abstención- -con la misma facilidad que lo hizo Rajoy en la Moncloa entusiasmado con el juego de las sorpresas, sin sospechar lo que en Navarra a la vista está. Y cuidado con esos jefes de la banda terrorista a los que Zapatero, desde su presunta estrategia inteligente ha llamado descerebrados, porque estos siniestros personajes suelen jugar al cuanto peor, mejor y si se cumple ese negro pronóstico el presidente nos habría metido a todos en una trampa infernal, con el regreso criminal de ETA, ANV en los ayuntamientos vascos y Nafarroa Bai en la Comunidad foral.