Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 CONSTITUCIÓN DE LOS AYUNTAMIENTOS RUIZ- GALLARDÓN, ALCALDE DE LA CAPITAL MADRID DOMINGO 17 s 6 s 2007 ABC Mayte Alcaraz CON CORBATA DE HERMÈS i no fuera por las hechuras de adultos que han adquirido Alberto, Pepe, Rodrigo e Ignacio, que ya le sacan una cuarta a su madre, Mar Utrera, o porque la cabeza de su padre, Alberto Ruiz- Gallardón senior, ya luce galas blancas, parecería que la vida sigue igual. La toma de posesión del alcalde de Madrid es siempre una suerte de fiesta de pueblo (con perdón) Nunca faltan las sotanas, los uniformes castrenses, los pasteleros, los jefes sindicales, los presidentes de clubes de fútbol y las cabezas de peluquería y laca, pero que mucha laca. Ayer, además, en la Casa de la Villa también se dejaron sentir los codazos para salir en Telemadrid; el cabreo de alguna concejala- -perdón, delegada- -descendida de un área de gestión económica a un distrito del sur también existe; la prisa justificada de Esperanza Aguirre (inmersa en un maratón de alcaldables que la hicieron perderse la foto tripartita con Gallardón y Rajoy) el nudo en la garganta del regidor al citar a su mujer y sus cuatro hijos: los bostezos del presidente del PP al que su jefa de prensa intentaba sacar de la tribuna de invitados sin mucho éxito ¿le llamaría Zapatero o la otra digo, María Teresa Fernández de la Vega? el descoloque ideológico de Alicia Moreno, sentada cerca de Rouco Varela, ya es casualidad... Por no faltar, no faltaron ni las bromas de Ángel Pérez, que promete devolver al Ayuntamiento cierta sorna, que buena falta le hace para neutralizar tantos cortinones rococó. También se dejó ver el típico edil de IU con camiseta playera o el bolso Loewe de Ana Botella... Todo normal. Eso sí: a esta nueva etapa del Ayuntamiento le ha salido un tufillo a salsa rosa un poco hortera. Ayer los corrillos traían y llevaban material de desecho sobre no sé qué comida del alcalde en una trattoría madrileña. Las vecindonas políticas con corbata de Hermès y testa engominada ya no preguntan a los periodistas aquello que era una tradición en época de mudanza de equipos: ¿Tú, que hablas con el jefe, qué hay de lo mío? Ahora tan sólo les interesa: ¿Qué hay de lo suyo? Una pena. VECINDONAS S Cobo y Ruiz- Gallardón: el abrazo de dos amigos Dancausa, junto a su sustituta en la Asamblea, Elvira Rodríguez Y, por fin, Villanueva La investidura de Alberto Ruiz- Gallardón como alcalde se convirtió en una fiesta para sus concejales más cercanos, algo menos cálida para los apegados Mientras, el PSOE aguantó el tipo. POR SARA MEDIALDEA FOTOS CHEMA BARROSO MADRID. Esperanza Aguirre presumía ayer, y con razón, de haber estado presente en todas las investiduras de alcaldes de Madrid desde Enrique Tierno. La de ayer fue algo sosa, pero muy numerosa en público: Mariano Rajoy llegó- -aunque un poco tarde; viene en un minuto, nadie se lo cree pero viene aseguraban- y se sentó junto a la presidenta regional; la presidenta de la Asamblea, Elvira Rodríguez; la delegada del Gobierno, Soledad Mestre; el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco; el presidente de la Cámara, Salvador Santos Campano; el de CEIM, Arturo Fernández; el ex delegado gubernativo Constantino Méndez, o el ex alcalde José Antes del acto, muchos concejales con sus familias, disfrutando de la excepcionalidad de la jornada. Esperanza Aguirre saludó muy efusiva a su hasta ahora asesor en la Comunidad y ahora concejal de Moratalaz, Fernando Martínez Vidal: ¡Fer, a mis brazos! En el salón de plenos, las concejales de más y menos edad, Elena Sánchez Gallar (PP) y Raquel López (IU) presidieron la mesa. La presidenta Esperanza Aguirre saluda a los ediles socialistas Óscar Iglesias y José Manuel Rodríguez Se leyó la lista de los electos por orden alfabético, con un sorprendente Y, por fin, Miguel Ángel Villanueva al terminar, que dejó estupefacto al afectado. La delegada de Las Artes, Alicia Moreno, seguía el acto desde la tribuna pública. Ocurrió igual que en 2003: el alcalde mantuvo los atributos de su cargo, la vara y el collar, sobre un cojín en su mesa, pero ni los tocó. El resto de concejales se pusieron la medalla que los acredita como tales, la venera. Al parecer, hay que ponérsela por una cara en días especiales como el Dos de Mayo, y por la otra en actos conmemorativos explicaba una de las flamantes ediles, Isabel Martínez Cubells, presidenta del distrito de Chamberí, a quien ayer mismo se le presentaba, entre canapé y canapé, la oposición, encarnada en la edil del PSOE CarLas caras menos alegres eran las del PSOE: tienen abierta una herida dolorosa. Pilar Gallego, portavoz de este grupo, aseguraba: Yo no me voy a ir; otra cosa es si me llama el partido. Y estaré de portavoz o de lo que quiera el PSOE Óscar Iglesias, eterno bombero del grupo, se preparaba para volver a reunir voluntades, y Manuel García- Hierro, que aspira a la secretaría general del PSM, auguraba un verano de mucho trabajo para su partido. Pedro Sánchez y José Manuel Rodríguez se enfrentaban con ilusión al periodo que ahora se abre. Y, mientras, el alcalde parecía el novio en la boda, repartiendo besos y fotos. Su equipo de delegados no perdió detalle: Juan Bravo, Patricia Lázaro, Paz González, Manuel Cobo y Concepción Dancausa charlaban en una esquina, mientras Pedro Calvo disfrutaba con sus hijos y Pilar Martínez ponía, como Villanueva, al buen tiempo mejor cara. Ana Botella fue otra estrella de la jornada: muchos rumores alientan que podría convertirse, en unos años, en alcaldesa. María Álvarez del Manzano. men Sánchez- Carazo.