Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 ECONOMÍAyNEGOCIOS En portada s Los escarceos entre los hedge funds y los políticos, de moda DOMINGO 17 s 6 s 2007 ABC (Viene de la página anterior) tre hedge funds y la clase política. Viene a ser similar al interés de las grandes compañías por tener sentados en sus consejos de administración a importantes personalidades del mundo empresarial. En uno y otro caso se buscan personas con experiencia, conocimientos y contactos. Se entiende que los políticos como Aznar, que han sido personas relevantes en la vida pública de un país, tanto a nivel nacional como internacional, tienen unos conocimientos muy válidos para llevar a buen puerto algunos de sus negocios comenta Ángel Martínez- Aldama, director general de Inverco. Hasta ahora, la presencia de primeras figuras de la empresa española en este tipo de firmas era bastante limitada, aunque ha cobrado auge en la actualidad, sobre todo por la influencia de otros países donde ya es más que habitual, como Estados Unidos. Entre los más solicitados está el ex presidente de Repsol YPF y ex también de Inmobiliaria Colonial, Alfonso Cortina. Hace ya varios meses fue reclamado para formar parte del consejo asesor de Rothchild, para ocupar la plaza vacante de la también española Loyola de Palacio. Y no se queda ahí su particular coqueteo con el sector. Hace relativamente poco, Texas Pacific Group (TPG) la firma de capital riesgo implicada en la puja por Iberia, le nombró máximo responsable en España. Y hay más casos. En el proceso de compra abierto por la tabaquera hispano- francesa Altadis aparece otra de estas firmas con presencia española. En este caso CVC Capital Partners. Como miembros del consejo asesor, Carlos Colomer- -además miembro del consejo de Telefónica y Altadis- Enrique Aldama, vicepresidente de CEOE; y, Antonio Tuñón, ex consejero delegado de Hidrocantábrico. Más allá de nuestras fronteras, el idilio entre este tipo de Aznar no es el único En el mundo anglosajón son muchas las personalidades políticas que han sido contratadas por hedge funds o que, incluso, han creado sus propios fondos de alto riesgo Algunas características de los hedge funds 1. Sociedades privadas. 2. Participación del gestor en el capital social para igualar intereses entre gestor y partícipe. 3. Libertad para diversificar inversiones. Pueden comprar divisas, deuda, acciones y derivados exóticos; vender en descubierto, pedir prestadas acciones, con la posibilidad de reemplazarlas más tarde con acciones adquiridas a menores precios; y pueden comprar con apalancamiento o pedir prestado, de forma que pueden invertir cantidades superiores al dinero que sus accionistas han depositado en el fondo. 4. Alta rentabilidad y exigencia de elevadas inversiones mínimas. 5. Opacidad regulatoria. Depende del país. En EE. UU. no se les exige su registro en la SEC. En España, sí han de inscribirse en la CNMV. 6. Cobro de altas comisiones. A las habituales de gestión y depósito se les suma una sobre resultados desde un 15- 20 John Major Madeleine Albright Bill Clinton John Edwards John Snow Los más solicitados Hasta ahora, la presencia de figuras de la empresa española en este tipo de firmas era bastante limitada En EE. UU. los ejemplos son innumerables y variados, ya sea entre los demócratas o los republicanos Junto a Aznar, otros políticos como Major, Clinton o Albright, han sido fichados por hedge funds fondos alternativos y los políticos viene de lejos, en el tiempo y en el espacio, por aquello de que la mayoría de los políticos cazados proceden del otro lado del Atlántico. Antes que Aznar, se comprometieron con algún hedge fund entre otros, el ex primer ministro británico, John Major (asesor en Caryle) la ex secretaria de Estado estadounidense, Madeleine Albright, (que creó un fondo de inversión libre hace apenas medio año con su propio nombre) o el ex secretario del Tesoro norteamericano, John Snow, (fichado en octubre pasado por Cerberus Capital) Al mismo nivel que Aznar, como ex presidente de un país, está el norteamericano Bill Clinton, que es asesor de Yucaipa, una firma de banca privada de Estados Unidos. Pero su vinculación con este tipo de firmas no acaba aquí, ya que su hi- ja, Chelsea Clinton, trabaja actualmente en un hedge fund llamado Avenue Capital. En la primera potencia del mundo los ejemplos son interminables y de los más variados, entre los demócratas o los republicanos. Da igual. Entre los primeros, John Edwards, candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos para 2008. Edwards es asesor en Fortress Investment Group. Y, otro ejemplo más, David Rubenstein, ex colaborador del también ex presidente norteamericano Jimmy Carter. Rubenstein fue cofundador de la mayor firma de capital riesgo que hay en el mundo: The Caryle Group, donde comparte funciones y opiniones con el que fuera presidente del organismo regulador bursátil norteamericano (SEC) Arthur Levitt. Con tanto político en las filas de hedge funds surgen muchas dudas, entre las que destaca el porqué de la necesidad de incorporarlos en sus consejos asesores sin, quizás, la formación necesaria para gestionarlos. Profesionales de primer nivel Sin embargo, no hay que llevarse a engaño. La gestión dentro de este tipo de firmas no depende sólo de los políticos o grandes empresarios sentados en sus consejos asesores. Detrás de los hedge funds están profesionales de primer nivel, con una dilatada experiencia en el mercado financiero trabajando para las más prestigiosas entidades a nivel mundial, e incluso Premios Nobel. En los últimos años se están incorporando a esta industria las instituciones financieras, tanto como clientes como creando sus centros de gestión propios explica Juan Ramón Caridad, socio de Atlas Capital. Las últimas grandes operaciones en marcha, pasto para las firmas de capital riesgo y hedge funds Los fondos de capital riesgo, sean o no hedge fund en su faceta de socio- inversor están de moda. Mientras se aclara o no el futuro de dos de las grandes compañías españolas más deseadas por alguna de estas firmas- -Iberia y Altadis- -otra de nuestras compañías con miras de seguir creciendo fuera está en el centro de todas las especulaciones: Sos Cuétara. La empresa que preside Jesús Salazar vuelve a estar de la más rigurosa actualidad. Dicen en los mentideros bursátiles que un grupo de capital riesgo norteamericano está negociando con las altas esferas de la alimentaria española la compra de un importante paquete de acciones. Para evitar suspicacias, el acuerdo se caracterizaría por ser no hostil Ahora bien, éste no es un caso aislado entre nuestras pretendidas compañías. Precisamente, Centaurus Capital, el hedge fund que recientemente ha fichado al ex presidente Aznar, estuvo involucrado en algunas operaciones o en plenos procesos de opas relacionadas con Logista, Aldeasa o Terra. Su actuación más comentada fue sobre esta última. Centaurus se hizo con el 1 del capital cuando el valor se había desplomado, y justo antes de que Telefónica lanzara una opa para sacar de Bolsa a su antigua filial de Internet tras un ruinoso balance bursátil. Esto provocó el enfado de los accionistas minoritarios de Terra, que se sintieron estafados, ya que Telefónica pagaba 5,25 euros por acción, menos de la mitad de su valor de salida a Bolsa en 1999 y veinte veces menos que el máximo al que llegó a cotizar. A tenor de todos estos datos, es evidente que en los últimos meses los hedge funds se han convertido en un producto de máxima actualidad. Ahora bien, sin perder de vista su vinculación con la clase política- -que es, en realidad, por lo que vuelven a estar en boca de todos- -las motivos de la pasión que despiertan estos instrumentos habría que buscarlos en los millones de activos que mueven en todo el mundo. La industria en su conjunto, aunque es difícil de cuantificar, dado que en la mayoría de los países no están sometidos a legislación, los cerca ya de 8.000 fondos alternativos o libres, mueven cerca de un billón de euros apunta Ángel Martínez- Aldama. Aunque en España es una industria muy joven- -la normativa los contempla como nuevas instituciones de inversión libre, de gestión alternativa o, simplemente, hedge funds o fondos de alto riesgo desde finales de 2005- -la cantidad que mueven ya asciende a alrededor de 300 millones de euros según cifras del director general de Inverco. A pesar de las existosas cifras, las críticas les llueven a los hedge funds Para Juan Ramón Caridad, éstas tienen su origen en el desconocimiento de la naturaleza de los riesgos que se asumen. Identificar simplemente hedge fund con alto riesgo es erróneo. No pocos ahorradores españoles han perdido mucho más dinero comprando acciones de empresas tecnológicas cotizadas, por