Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA DOMINGO 17 s 6 s 2007 ABC Gestos europeos hacia Fidel Castro Invitar a una delegación del régimen a acudir a Bruselas para retomar un diálogo que incluya los Derechos Humanos No mencionar, por vez primera, la posición común europea adoptada en 1996 que insta a la transición democrática pluralista y el respeto de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales No hacer referencia a las medidas sancionadoras de 2003, entre ellas la invitación a disidentes a las embajadas europeas, aunque no se dan por eliminadas definitivamente Los Veintisiete acordarán mañana invitar a las autoridades cubanas a Bruselas para entablar conversaciones Miguel Ángel Moratinos y Raúl Castro, el pasado 3 de abril, durante la visita del ministro de Exteriores a la isla REUTERS España da un año de plazo a Cuba para que responda a la política de diálogo El Gobierno propondrá en la UE medidas contra el régimen de Fidel Castro si no hay resultados concretos o se deterioran los Derechos Humanos en la isla LUIS AYLLÓN MADRID. El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero está logrando arrastrar al resto de los países europeos a un diálogo con las autoridades cubanas, como mañana lunes se pondrá de relieve en el acuerdo que adopten en Luxemburgo los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión. Sin embargo, el propio Ejecutivo español, según ha sabido ABC, considera que si en el plazo de un año no se registran resultados concretos o se ha producido un deterioro del respeto de los derechos humanos en la isla, se deberían adoptar nuevas medidas en relación con el régimen castrista. Esta idea es la que se ha transmitido por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, a los embajadores españoles en los países comunitarios y la que se ha mantenido en los debates de los Veintisiete previos a la evaluación de la actual posición común europea sobre Cuba. España es consciente de que si muchos países miembros de la UE han aceptado, con mayor o menor entusiasmo, seguir la línea que viene marcando con respecto a Cuba, van a pedir cuentas. Mucho más ahora que se va a decidir retomar un diálogo integrado y abierto con las autoridades cubanas invitando a una delegación del régimen a viajar a Bruselas para tantear hasta qué punto hay algún cambio en su actitud. Desde que logró que hace dos años se suspendieran las medidas adoptadas contra el régimen castrista en la primavera de 2003, sobre todo la de invitar a los disidentes a las recepciones en las embajadas europeas con motivo de las fiestas nacionales, el Gobierno ha ido dando pasos para tratar de que haya mejoras democráticas en Cuba. El último fue la visita de Moratinos a La Habana, donde estableció un mecanismo de diálogo en materia de drechos humanos que incluye también hablar de los presos políticos, pese a que los dirigentes castristas niegan públicamente su existencia. La primera reunión se celebró a finales de mayo. Ahora, cuando ha llegado el momento de la revisión anual de la posición común europea, España ha intentado quemar una nueva etapa: hacer que las medidas de 2003, hoy en suspenso, fueran definitivamente eliminadas. No lo ha conseguido, pero sí que en el texto que apruebe mañana el Consejo de Asuntos Generales de la UE, no se mencionen ya, y que tampoco- -por vez primera- -se haga referencia a la posición común adoptada en 1996. En ella se reclama a Cuba que fomente un proceso de transición democrática hacia la democracia pluralista y el respeto de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales, así como una recuperación económica sostenible y se insta al diálogo entre las autoridades y todos los sectores de la sociedad cubana. Países como Polonia, la República Checa- -muy sensibles con el apoyo a la disidencia frente al comunismo- el Reino Unido, Suecia, Irlanda y Bél- gica se negaron a modificar la posición común, aunque finalmente optaron por no mencionarla en el acuerdo. Un gesto de buena voluntad hacia los cubanos, al que se une la oferta de diálogo, una solución que España considera la más acertada para poder mantener el consenso de los Veintisiete. En cualquier caso, desde el Gobierno español se asegura que no se trata de ningún tipo de recompensa al régimen de Fidel Castro, porque es consciente de que todavía no se han producido los progresos deseados. Más aún, si bien estima que las medidas tomadas en el año 2005 fueron contraproducentes porque abortaron cualquier posibilidad de contacto con las autoridades cubanas, también está dispuesto a proponer otro tipo de medidas si se produjera un deterioro en el respeto de los Derechos Humanos. El plazo máximo que se da España para ver la respuesta de La Habana es de un año. En la invitación que la Unión Europea hará a Cuba se establece que el diálogo debería incluir toda la gama de potenciales ámbitos de cooperación, incluídas las esferas política, de Derechos Humanos, económica, científica y cultural De momento, la UE deplora que la situación en materia de Derechos Humanos no haya cambiado fundamentalmente, reclama la liberación incondicional de todos los presos políticos e insiste en que se mantenga un intenso diálogo con la oposición pacífica y la sociedad civil. Libertad de los presos políticos Exteriores convoca a los disidentes en Madrid ABC MADRID. El Ministerio de Asuntos Exteriores ha convocado a diversos grupos de disidentes cubanos afincados en Madrid a una reunión el próximo martes, dia 19 para informarles sobre la política de diálogo que el Gobierno está llevando a cabo con el régimen castrista. La reunión está convocada en la sede del Ministerio y a ella han confirmado ya su asistencia algunos grupos opositores, como la Plataforma Cuba Democracia Ya, el Movimiento Cristiano de Liberación y la Unión Liberal, informaron a Efe fuentes de la disidencia cubana. Otras organizaciones de exiliados, como la Asociación Cubana Española o la Asociación Española Cuba en Transición, afirmaron no haber recibido ninguna invitación por parte del Ministerio de Ecteriores. Los grupos de exiliados anticastristas se mostraron muy críticos con el ministro Miguel Ángel Moratinos cuando en la visita que hizo a Cuba durante los primeros días del pasado mes de abril no se reunió con los disidentes que viven en el interior de la isla.