Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16- -6- -2007 INTERNACIONAL 33 La bomba gay De la Constitución a un Tratado cada vez más mini del Pentágono La Unión Europea debate su futuro La necesidad de un pacto rebaja el listón que fijaron los referendos s Desaparece todo lo que huela a carta magna L. AYLLÓN ENVIADO ESPECIAL VARSOVIA. La propuesta dada a conocer por la presidencia alemana para reformar el Tratado por el que la UE se dotaba de un texto constitucional ha puesto negro sobre blanco una realidad: los europeos renuncian a regirse en el futuro por un texto constitucional a cambio de desempantanar la situación creada depués del no en las consultas populares llevadas a cabo en Francia y Holanda. España y los otros 17 países que ratificaron el tratado de 2004 intentan ahora salvar lo máximo posible y no dejarse ninguna pluma importante en la batalla que se avecina. De momento, sin embargo, ya se da por descontado que no se hablará en el futuro texto- miniTratado Tratado simplificado Tratado concentrado o cualquier otra denominación que se busque- -ni de himnos, ni de banderas, ni de monedas europeas. Tampoco a la figura que se vaya a ocupar de la política exterior de la UE se le llamará ministro de Asuntos Exteriores Con estas concesiones, suprimiendo cualquier cosa que huela a constitución Nicolas Sarkozy parece satisfecho y cree que podrá sacar adelante el texto reformado, que no tiene intención de someter de nuevo a referéndum y que sólo llevará a la Asamblea Francesa. España terminó por aceptar esta fórmula, porque cree que con ello se salvará lo esencial del Tratado de 2004, el 90 ó el 95 por ciento, siempre, naturalmente, que no se toque lo relativo a los asuntos que pueden ser decididos por mayoría cualificada, especialmente la justicia e interior, inmigración y política exterior, que Madrid considera intocables. Aquí la amenaza son los británicos, que pueden jugar esta carta, además de lograr que se suprima el artículo 6 del Tratado, en el que se establece la primacía del derecho comunitario sobre los distintos derechos naciona- les. Londres no cuestiona el principio, que de hecho es práctica común en la Unión, pero no quiere que figure expresamente. Tampoco, junto con Holanda, quiere que permanezca en el Tratado la Carta de Derechos Fundamentales. En peligro está también todo lo relativo a la posibilidad de renacionalizar políticas europeas, como pretenden holandeses y checos, y a que los parlamentos nacionales tengan un mayor papel que hasta ahora. El Departamento de Defensa desvela que se estudió la creación de un explosivo a base de hormonas que cambiara las tendencias sexuales del enemigo POR JOSÉ LUIS DE HARO SERVICIO ESPECIAL No se habla de himnos, banderas, monedas ni de un ministro de Exteriores, y la carta de derechos corre peligro El gran problema, sin embargo, lo plantea Polonia, con su negativa a aceptar que las decisiones se adopten por el sistema de voto según la doble mayoría (de estados y de población) porque creen que favorece a Alemania. Su deseo es que se mantenga la fórmula del Tratado de Niza, que da a Polonia- -y a España- -un número de votos muy cercano al de los países grandes (Alemania, Francia, Reino Unido e Italia) Otra reclamación polaca- -que también favorece a nuestro país- -es que se amplíe a la energía la cláusula de solidaridad, para acudir en ayuda de los estados miembros que sufren catástrofes naturales o actos de terrorismo. El problema, Polonia NUEVA YORK. Mientras la cuestión del matrimonio homosexual sigue encendiendo una dura batalla política y social, el Departamento de Defensa de Estados Unidos tiene completamente claro el origen de uno de los tradicionales enigmas que han acompañado al ser humano a lo largo de la historia. Tan evidente es dicho conocimiento que documentos hechos públicos por el Pentágono afirman que el alto organismo militar norteamericano podría, incluso, haber estudiado la posibilidad de crear una bomba a base de hormonas que cambiara las tendencias sexuales del enemigo. No, no es el día de los inocentes, y lo que podría sonar a broma costó a los estadounidenses cerca de 7.5 millones de dólares. Esta elocuente iniciativa comenzó a cuajarse en los Laboratorios Wright que el Ejército del Aire tiene en Ohio allá por 1994. El maquiavélico plan tenía como oscuro fin crear un dispositivo que rociase con un potente afrodisíaco a los combatientes enemigos, algo que desencadenaría una bacanal derivada del presumible comportamiento homosexual que experimentarían los afectados. Una triste y ridícula percepción del colectivo gay que, según sus inventores, se supo- ne que inevitablemente minaría la moral del ejército a combatir Por supuesto, con esta abanderada propuesta de haz el amor y no la guerra inundando en forma de mofa la mayor parte de los medios de comunicación norteamericanos, a los responsables del Departamento de Defensa no le ha quedado otro remedio que salvaguardar su orgullo y desmentir por activa y por pasiva dicha investigación. El teniente coronel, Brian Maka, portavoz del Pentágono, no titubeaba al dejar claro que nunca se ha profundizado en lo que reconoció como una propuesta que fue rechazada como otras muchas Sin embargo, esa no es la opinión que tiene Sunshine Project, la organización con sede en Alemania y en el Estado norteamericano de Texas que propuso la rocambolesca arma no letal. La página web de la compañía recoge las afirmaciones de Edward Hammond, uno de sus miembros, que no duda en asegurar que las declaraciones del Pentágono no son ciertas ya que la propuesta no fue desechada de inmediato y recibió más atenciones de lo que el Departamento de Defensa quiere hacer creer. Desde luego, una cosa esta clara los documentos del Pentágono existen y han sido desclasificados gracias al Acto de Libertad de Información estadounidense. Aunque no se estima el alcance que realmente obtuvo esta bomba gay sí es cierto que existe un CD ROM con distintas opciones de armas no letales que fue distribuido entre varias Academias de Ciencia Nacionales. Junto a la idea de cambiar de acera al enemigo también se barajaban otra genialidades como el uso de un componente químico que dificulta la visibilidad ante la luz solar o el empleo de una sustancia que aumenta la agresividad de las abejas. Por supuesto frente a la cómica reacción de muchos ciudadanos, que llegaron a afirmar que el creador de dicha idea debería ser abofeteado y forzado a ver sin descanso la filmografía de Judy Garland por el resto de sus días muchos no dudaban en poner de manifiesto que este probado e insistente rumor demuestra la intolerancia existente dentro de la Fuerzas Armadas estadounidenses No fue desechada Siete millones de dólares ABC. es Más información sobre las negociaciones de la UE en abc. es internacional Juan Pedro Quiñonero ESPAÑOLES ENGAÑADOS E spaña se ha instalado voluntariamente entre los miembros de la UE menos influyentes, aceptando la disminución de su poder e influencia en las instituciones, cuando el gran chalaneo continental sobre el futuro institucional de la Unión reposa en una defensa feroz de los intereses nacionales de los grandes actores. El proyecto de tratado constitucional europeo, aprobado por España y rechazado por Francia, el 2005, tenía por objeto refundar la UE, fusionando todos los tratados anteriores, con nuevas reglas de votación y funcionamiento, reequilibrando a favor de los grandes (Alemania, Francia, Inglaterra, Italia) el poder e influencia, para enterrar un Tratado de Niza (2000) que había favorecido a España y Polonia. Rechazado el proyecto de tratado constitucional en Francia, España consideró oportuno crear ¡con Luxemburgo! un grupo de Amigos de la Constitución, que ha reunido a una mayoría de países pequeños y poco influyentes. Tal asociación ha sido un fracaso, incluso si España defendía un proyecto constitucional que recortaba su influencia. Francia propone un tratado simplificado que deja en suspenso el carácter constitucional de un posible tratado futuro, consolidando a España como país relativamente secun- dario. Alemania propone una hoja de ruta que permita fusionar los distintos tratados europeos, abandonando toda veleidad constitucional, y sugiriendo unas reglas de voto que también relegan a España. Inglaterra, Polonia, la República Checa, se contentan con el abandono del proyecto constitucional, pero exigiendo reglas de voto que defiendan sus respectivos intereses nacionales. El Tratado de Niza instalaba a Polonia y España en el grupo de los seis o siete grandes. Varsovia defiende a ultranza ese puesto de reconocida influencia nacional, al que España ha renunciado, aparentemente. La logomaquia bizantina en torno a constitución oculta a la opinión pública la pugna de intereses nacionales, que nadie explica con claridad a la opinión pública española, engañada con una incomprensible retórica europeísta Un dispositivo rociaría con afrodisíaco a los combatientes y desencadenaría una bacanal homosexual Según sus inventores, esto minaría inevitablemente la moral del ejército que había que combatir