Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA SÁBADO 16 s 6 s 2007 ABC Don Juan Carlos concede el Toisón de Oro al Rey Abdulá de Arabia Saudí A. MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. Su Majestad el Rey ha concedido el Collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro- -la mayor distinción que Don Juan Carlos puede conceder a título personal y la de mayor prestigio en todo el mundo- -a Abdulá bin Abdulaziz Al Saud, Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas y Rey de Arabia Saudí. El Rey Abdulá iniciará el lunes una visita de Estado de tres días a nuestro país, invitado por Don Juan Carlos y Doña Sofía, quienes hace un año visitaron oficialmente Riad. Esta visita, en la que el Rey Abdulá se reunirá también con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, es la primera que realiza un Jefe de Estado saudí a España desde 1980 y forma parte de una gira europea que también le llevará a Francia y Polonia. Sobre la estrecha relación fraternal que une a las Familias Reales española y saudí desde tiempos del Rey Fahd, fallecido en agosto de 2005, se cimentan unas excelentes relaciones de amistad y cooperación entre los dos países, sobre todo de carácter económico. Arabia Saudí no sólo es el principal exportador y productor de petróleo del mundo y el sexto suministrador de España, sino que también es el país con más reservas de crudo. También es uno de los pocos países estables de esa región, escenario de constantes conflictos que amenazan al mundo entero. Uno de los asuntos que el Rey saudí espera tratar con los dirigentes europeos es la cada vez más preocupante situación de Oriente Próximo, El Líbano e Irak. La otra cara de la moneda es la situación de los derechos humanos en Arabia Saudí, país musulmán regido por una monarquía islámica wahabí, en la que impera la separación de hombres y mujeres en todas las facetas. Aunque se anuncian tímidas reformas que podrían aliviar la situación de las mujeres, lo cierto es que la población es mucho más conservadora que sus dirigentes. En España, los Reyes también abordarán la lucha contra el terrorismo internacional, en la que Riad juega un papel clave; el mercado mundial de la energía y la creación de un fondo de inversiones hispanosaudí. Además, ambos Gobiernos firmarán diversos convenios, entre otros, uno para evitar la doble imposición fiscal. Inmigrantes interceptados ayer por una patrullera de Malta, cerca de la zona donde faenaba el barco español REUTERS Primer productor de crudo La próxima lo pensaré El pesquero Nuestra Madre del Loreto vive una odisea similar a la que sufrió el pasado año el Francisco y Catalina del mismo armador s La debilidad de la diplomacia española convierte cada rescate en el mar en una pesadilla para los pescadores POR DAVID MARTÍNEZ ALICANTE. Cuando todo parecía indicar que la odisea del pesquero Nuestra Madre del Loreto con base en la localidad alicantina de Santa Pola, iba a terminar en apenas veinticuatro horas, se hizo patente una vez más la débil posición diplomática del Gobierno español, que condenó a la tripulación de la pequeña embarcación a la desazón que provocaba otro día de incertidumbre. El pesquero había recibido a las 13,30 horas del jueves la confirmación de Salvamento Marítimo de que se le permitiría desembarcar en Trípoli, en Libia. Sin embargo, pasada la medianoche, a menos de una hora de llegar a su destino, el pesquero recibió una contraorden del mismo interlocutor. Salvamento Marítimo advirtió entonces que España no tenía permiso de Libia para desembarcar, y que debía regresar a aguas internacionales. Anoche, al cierre de esta edición, el Nuestra Madre del Loreto se dirigía de nuevo hacia Trípoli tras recibir, por segunda vez en dos días, la confirmación de que- -esta vez sí- -podría amarrar en el puerto libio para desembarcar a los veintiséis inmigrantes que llevaba a bordo. El Ministerio de Exteriores, que el jueves parecía haber resuelto la situación, negociaba en la mañana de ayer con Libia- -algo que se ocultó a los pescadores- aunque a mediodía abrió el campo de contactos a otros países de la Unión Europea (UE) como Italia- -precisamente, el destino de los sin papeles rescatados del mar- Finalmente, se indicó al pesquero que, por segunda vez, se aproximase al país africano. El patrón del Nuestra Madre del Loreto José Luis- -un gallego curtido en la pesca en la costa nórdica- había solicitado que se permitiese a su pesquero atracar en un país europeo, para no devolver a los inmigrantes al infierno del que han salido No obstante, puso de nuevo rumbo a Libia con un cadáver en el congelador. Uno de los veintiséis inmigrantes había fallecido la madrugada anterior en su intento de alcanzar el pesquero, con el resto de sus compañeros de patera. El frío, la debilidad y la lucha contra el mar- -y el resto de inmigrantes, que se agolpaban junto al casco- -le costó la vida, aunque los pescadores subieron también su cuerpo al barco. Si el aprovisionamiento de víveres- -tenían para doce días- -y agua- -el barco cuenta con una depuradora- -no suponía un problema a corto plazo, la salubridad de la embarcación, con un cadáver a bordo, sí. La solución, tan sencilla como desagradable, fue introducir el cuerpo en la cámara que debería albergar pescado. Desde Santa Pola, el armador del barco, José Durá, maldecía la debilidad de la diplomacia española. El pescador ya había atravesado una situación idéntica en agosto de 2006, cuando el Francisco y Catalina a su mando, rescató a cincuenta y un inmigrantes del mar frente a la costa de Malta. Entonces, su barco se vio obligado a permanecer cuatro días anclado en aguas internacionales a la espera de un acuerdo entre Malta y España, que fue el país que cedió. La ley del mar Un cadáver en la nevera El patrón del pesquero había solicitado arribar a un puerto europeo para no devolverles al infierno Durá atravesó una situación idéntica en 2006, anclado cuatro días sin poder entrar al puerto de Malta La tripulación del Francisco y Catalina recibió múltiples homenajes, que tendrán su continuación con el premio que les ha concedido Acnur con motivo del Día del Refugiado. Durá aseguraba entonces que, aunque la experiencia había sido muy dura, la ley del mar le obligaba a recoger a los náufragos, y que lo volvería a hacer El jueves, de hecho, reiteraba en una entrevista con ABC que sus compañeros habían hecho lo correcto Pero incluso la generosidad de los pescadores, caballeros del mar como se les denominó en su localidad, tiene un límite. Durá, que el jueves se felicitaba por la pronta resolución de la situación, reconocía ayer que van a conseguir que la próxima vez que estemos en una situación similar, nos lo pensemos Por su parte, José Luis devolvió a los inmigrantes a la segunda cubierta del pesquero, para que no descubriesen que volvían a Libia. ¿Cuánto falta para España? había chapurreado uno de ellos en inglés. Los veinticinco varones, originarios de Nigeria y Mali, se mostraban tranquilos. Pero la tripulación temía su reacción al descubrir que regresaban.