Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 s 6 s 2007 DEPORTES 103 ABC Fuente: FIA, Allianz F 1, www. formula 1. com, www. grandprix. com. au El circuito más grande del mundo La Fórmula 1 recala en Estados Unidos vía Indianápolis, un descomunal complejo que se europeíza añadiendo una zona virada a su clásico óvalo J. M. CORTIZAS BILBAO. Llama la atención que un país con una historia de poco más de 200 años concentre en el automovilismo una de sus más longevas tradiciones. Es conocida la fiebre estadounidense por magnificar sus acontecimientos públicos. Ese sello lo soportará este fin de semana su aportación al Mundial de Fórmula 1 en Indianápolis. Y es que el continental circus llega al circuito más grande del mundo, al escenario en el que cada último fin de semana de mayo atrona por la megafonía la famosa frase Ladies and Gentlemen, start your engines es decir, Damas y Caballeros, pongan en marcha los motores Es la señal previa al lanzamiento de las míticas 500 Millas, la carrera más antigua (1911) de cuantas se mantienen vigentes en el país de las barras y estrellas. Aunque al público americano, identificado con su Indycar, le pillan un tanto a desmano las peripecias y disputas de los Alonso, Hamilton, Raikkonen, Massa y compañía, las empresas automovilísticas, encabezadas por BMW y Mercedes y seguidas por los fabricantes japoneses, revientan el mercado para asegurarse adeptos por miles en unas gradas con capacidad, en su formato óvalo, para 250.000 espectadores. El espectáculo, más que en cualquier otra parte, está en el mismo enclave de la prueba. Más de un millón trescientos mil metros cuadrados en cuyo interior hay cabida para la Ciudad del Vaticano y varios de los complejos más reconocibles del universo deportivo. Un marco perfecto para una modalidad que parece empeñada en vender lo que se cuece entre bastidores como un drama de desconocidas consecuencias. Al vencedor el domingo no le esperará la botella de leche que se meten entre pecho y espalda los dioses de las 500 Millas. Una tradición de la competición americana que sólo se saltó en su día el gran Fittipaldi para aparecer ante las cámaras saboreando un zumo de naranja como reclamo para la fruta brasileña. Si se lleva los honores un McLaren volverá, paradojas al margen, a saltar la sorpresa. Casi como en Canadá. En las últimas siete ediciones sólo Hakkinen, en lo que ya se recuerda como el pleistoceno, encumbró a uno de los monoplazas británicos. El resto, Ferrari de la mano de Schumacher- -con detallito a Barrichello incluido- -dictó sentencia. Para acoger la F- 1, Indianápolis se europeíza y pone coto a su óvalo con el infield la zona virada, muy ratonera, que hace a los pilotos rebajar su adrenalina después de mantenerse durante 23 segundos exprimiendo al máximo la velocidad de sus bólidos. Tan diferentes perfiles lo complican todo. La puesta a punto hace prevalecer las exigencias de cuando se contorsiona el recorrido, que llega a contar con puntos ciegos donde impera la pericia de los pilotos y la efectividad de sus ángeles de la guarda. En cada uno de los 73 pasos por meta que cubran los supervivientes de una cita donde se suelen acumular las bajas, se dejará sentir durante una milésima de segundo la presencia de un metro de superficie compuesta de ladrillos brickyard el material original (se emplearon 3,2 millones) con que se construyó la pista. Una yarda que permite un guiño de complicidad a la historia del circuito más grande del mundo. Un trofeo que aún no figura en la lista del español Fernando Alonso. GRAN PREMIO DE ESTADOS UNIDOS Indianápolis EE. UU. Carrera 7 17- 6- 2007, domingo 19.00 h. Telecinco Datos de la pista Primer GP Longitud de vuelta Recorrido total N de vueltas Récord vuelta 1959 4,192 km 306,016 km 73 1.10,399 (2004) 3 220 4 Cronometraje 1 4 243 5 7 1 72 2 115 2 111 2 112 8 1 59 3 2 2 134 11 1 6 Resultados 2006 1 M. Schumacher Ferrari 2 F. Massa Ferrari 3 G. Fisichella Renault 2 122 9 10 2 123 3 194 Cronometraje 3 Car ril d e box es Cronometraje 2 5 275 12 SALIDA 13 ESTADOS UNIDOS Marcha 3 160 Velocidad (Km h) Indianápolis 6 316 Simple guerra de egos Lejos de amainar, la lucha interna en McLaren divide a un equipo que no para de repetir que las únicas diferencias existentes entre Fernando Alonso y Lewis Hamilton son de índole personal POR J. M. C. BILBAO. ¿Por qué deben llevarse bien Alonso y Hamilton? La noticia de sus disputas ha sido posterior a una campaña mediática que ha acabado por enfrentarles, por hacerles dudar incluso de su sombra. Con lo bien que estaban como siempre, ignorándose. Porque eso es lo que ocurre en el seno de un equipo de Fórmula 1. Alonso y Hamilton están a la greña, quizá sin quererlo. Pero les ha entrado la marcha después de ser empujados a la cuerda floja de las declaraciones. La hemeroteca es un recurso insobornable y ya hace acopio de lindezas de ida y vuelta. Complicado panorama. Como decía el chiste, que pare el que tenga frenos Y en el mundo de la velocidad, el que frena antes es el cobarde. Si algo hay seguro es que las cosas no se han hecho bien en el centro de operaciones de McLaren. Tras encumbrar a Alonso en su condición de bicampeón del mundo, después de haber puesto Valencia patas arriba para la presentación mundial del equipo en la que Hamilton ofició de agradable y simpático meritorio, la llegada de los resultados ha volteado la situación sin tiempo para la aclimatación. Ya en el segundo Gran Premio de la temporada- ¡el segundo de diecisiete! el mánager del ovetense, Luis García Abad, optó por buscar refugio en el box de Renault para no padecer de cuerpo presente lo que las huestes del español ya rumiaban como un sinsentido: que primara el patriotismo sajón por encima de los galones de dos títulos mundiales. De eso a una diferencia de apoyo, a que uno recibe más que otro, dicho así, media un abismo. Entre otras cosas porque todo el paddock entiende que no es cierto dado que McLaren- Mercedes sí es consciente de que a la temporada le queda un mundo. Y si hay algo en lo que Ron Dennis nunca variará es que prioriza el título de constructores al de pilotos. Otra cosa es el grado de excitación que le produciría un entorchado de su protegido Hamilton. El diagnóstico parece claro: una simple guerra de egos. Pero sus consecuencias no están aún contempladas. La prensa italiana ya colocaba ayer a Alonso en Ferrari de forma más o menos inminente y enviaba al paro a Raikkonen. Y Hamilton, que se siente en la cima del mundo- -motivos tiene- -le echaba ayer en la rueda de prensa previa a la carrera de Indianápolis un chorrito de gasolina a la hoguera de McLaren. Se refería así a las quejas de su compañero. No sé por qué lo ha dicho, quizá porque él es español y yo inglés. Lo que sé es que todos en el equipo están trabajando mucho para que los dos pilotos seamos iguales. La relación de Fernando con el equipo es muy buena. Me sorprende lo que ha dicho. No sé lo que él esperaba realmente de mí. Puede que pensara que yo no iba a estar tan cerca Nada nuevo. Aunque hay que tener en cuenta un dato cuando a los pilotos se les llena más o menos la boca al hablar de camaradería. Ni se ven el pelo más allá del tiempo que comparten sobre el asfalto. o en muy puntuales reuniones tras una carrera o durante unos entrenamientos. El resto es literatura. Dos perfectos desconocidos. Brickyard Kubica no correrá pese a que asegura estar como nuevo Robert Kubica acaparó ayer la atención en la llegada de los pilotos al Indianápolis Motor Speedway. Cuatro días después del impactante accidente que sufrió en Montreal, el polaco presentaba un buen aspecto y se confesaba como nuevo. Estoy como si no hubiera pasado nada. Los médicos no dan crédito a que no tenga nada después de lo ocurrido, pero es así. Sólo espero que me autoricen a correr este fin de semana Sin embargo, esta petición no ha sido tenida en cuenta por los médicos de la Federación Internacional de Automovilismo y el polaco no participará en el Gran Premio de Estados Unidos. Su sustituto será el piloto de pruebas y de reserva, el alemán Sebastian Vettel, según anunció la escudería BMW Sauber. Kubica afirmó recordar la mayor parte de lo ocurrido en Montreal, desde la perspectiva del interior del coche, que es menos dramática de como se vio en televisión. Tengo una experiencia precedente de un grave accidente de tráfico y en esta ocasión supe que no tenía nada. Pude haber salido solo del coche, pero los médicos prefirieron no correr riesgos