Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 s 6 s 2007 VIERNES deESTRENO 93 Hostel 2 EE. UU. 2007 93 minutos Género- -Terror Director- -Eli Roth Actores- -Lauren German, Heather Matarazzo, Roger Bart En la alegre casquería, ia- ia- oh JAVIER CORTIJO Igual que Marlowe iba a visitar 4 millones de dólares en su primer caso, aquí cualquier espectador visitará 4 millones de aberraciones, torturas y mutilaciones variadas. Tampoco pillará de nuevas a nadie, al tratarse de una segunda parte tan correcta que lleva a gala la cosa de la paridad: si en la primera los tres corderillos eran muchachos, ahora le toca el turno a las féminas hospedarse en la casa de los horrores eslovaca. Y mira que al principio se escucha una línea de diálogo memorable: En Europa casi no quedan lugares seguros (encima, poco después de ver a dos mancebos, en pelota picada y sin sufrir daños ni atropellos, sirviendo de modelos en plena calle y en plena Roma) Pero la juventud no escarmienta ni se da cuenta de que, en casa del tío Sam, como en ningún sitio. Práctica y afortunadamente contra pronóstico, Eli Roth (que debe haberse acercado al museo de la inquisición en Santillana del Mar, como le recomendamos en su anterior garbeo promocional a Madrid) ha sabido eludir el síndrome de la secuela terrorífica rodada a toda mecha Antes bien, Hostel 2 continúa en el tiempo la acción de su antecesora, aunque el hilo conductor tarda bien poco en perder la cabeza. A continuación, entran en escena las tres nuevas víctimas, entre las que destaca la encarnada por Heather Matarazzo, perfecta y propiciatoria desde que abre su boca de gorrioncillo metálico (por algo le toca la ejecución más estética granguiñolesco homenaje a Argento y a las vampiresas húngaras) También es significativa la presencia de Lauren German, protagonista del remake de La matanza de Texas ya que puede interpretarse como un crossroad de dos formas de entender el género: la americana, costrosa y telúrica y la europea, más retorcida y sofisticada. Solo hay que recordar otra de las escenitas estelares, con un zumbado preparándose a lo vivo un carpaccio de pierna de efebo mientras de fondo suena un tenue adagio. Pura poesía de la víscera, nada de ojos chamuscados estilo Troma de la primera parte. Aunque tampoco hay que pasarse de finolis, ya que la mano del padrino Tarantino es alargada y proporciona bonitas castraciones, deslices macabros a lo Pulp Fiction perros con hambre atrasada y, sobre todo, una puja vía móvil entre matarifes con corbata de platino que casi pone más pelos de punta que las sádicas performances. A por la tercera. Takeshi s Japón 2005 108 minutos Género- -Comedia Director- -Takeshi Kitano Actores- -Beat Takeshi (Takeshi Kitano) Kotomi Kyono Kitano se ríe de Kitano E. R. M. El cineasta japonés Takeshi Kitano tiene un prestigio cimentado en su modo de mezclar la violencia, la guasa y la poesía. Suele ser el protagonista de sus películas y encarnar un personaje lacónico y brutal (el cartel de su película Sonatine es la imagen que mejor representa todo esto: él se vuela los sesos sin per- der la sonrisa) A pesar de su prestigio, su cine no acaba de cuajar en nuestra cartelera y esta película, Takeshi s se estrena dos años después de que se presentara en el Festival de Venecia. Takeshi s es una especie de broma en la que el director y actor decide reírse de sí mismo, de su personaje y de su modo de hacer cine. Kitano se desdobla aquí en dos personajes, uno (él) es actor y director de éxito mundial y el otro (su reverso) es un extra, un don nadie que aspira a ser el gran Takeshi: un duelo de personajes, de realidades, de ficciones y de bromas sobre sí mismo en un ejercicio notable de egocentrismo, fantasía y situaciones repetidas, violentas y tediosas, probablemente forzadas por el propio tedio que le producen a Kitano sus propias historias de yakuzas sanguinarios. No es lo mejor de este cineasta japonés con seguidores en el mundo entero, pero sí da una idea amplia y general de lo que es su estilo de hacer películas. Nuevo mundo Italia 2006 120 minutos Género- -Drama Director- -Emanuele Crialese Actores- -Charlotte Gainsbourg, Vincenzo Amato, Francesco Casisa, Aurora Quattrochi, Filippo Pucillo, Federica De Cola, Isabella Ragonese La tierra y el barro prometidos E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Película oportuna en esta época en la que hasta las medusas llegan en masa y sin papeles; película, también, íntegra y decente en su modo de mirar ese asunto tan delicado y complicado de la inmigración. Sitúa su atalaya de observación a principios del siglo XX, en Sicilia, donde una familia (los Mancuso) toman la discutible decisión de irse a los Estados Unidos. Son campesinos, analfabetos y recorren los riscos sicilianos descalzos pero sin dar un mal paso... El padre, dos hijos (uno sordomudo, o así) y la abuela se embarcarán hacia ese lugar en el que las zanahorias son gigantes y en las ramas de los árboles crecen monedas de oro. El director, Emanuele Crialese, estructura su película en tres momentos dramáticos: la decisión, el horrible viaje en barco y el traumático franqueo de esa metafórica puerta de un mundo al otro. El tono es tan naturalista como poético y la peripecia se mantiene en un equilibrio entre lo tremendo y lo caustico y burlón. La entrada en campo del personaje que interpreta Charlotte Gainsbourg, la extraña pasajera de ese viaje insalubre y humillante, le da cierta profundidad de promesa romántica a la seca historia. Vincenzo Amato, escultor y actor siciliano, interpreta al padre de familia con un extraño y profundo sentido de la dignidad, algo que, por cierto, recubre toda la película de Crialese. The invisible EE. UU. 2007 97 minutos Género- -Drama Director- -XDavid S. Goyer Actores- -Justin Chatwin, Margarita Levieva, Marcia Gay Harden El fantasma que camina (y tropieza) J. C. Precisamente ahora que vuelve a las librerías el clásico de Richard Matherson Más allá de los sueños (La factoría de ideas) se cuela esta película de peligrosa traducción al castellano y que también alerta de los in- quietantes portales fronterizos entre la vida, la muerte y todo lo contrario. Pan comido para cualquier fan de cualquier espacio de asust- arte y ensayo que pulula por las parrillas televisivas, y también para cualquier cinéfilo que, desde El fantasma y la señora Muir a Ghost sospeche que entre el amor y la eternidad circulan pasadizos espectrales y curiosos. Aunque, para curiosidad, el hecho de que sea David S. Goyer Blade Trinity el encargado de llevar las riendas de un proyecto que iba para filme adolescente de culto estilo Donnie Darko pero que se queda en thriller romántico sobremesino. El argumento se centra en un pulcro y gafapastoso (línea maldita- baudeleriana) chaval al que una compañera de instituto casi manda al otro barrio por un quítame allá esos chivatazos. Entonces, el fantasma del moribundo sale de la cárcel del alma y se dedica a comerle la oreja a la chavala para que se arrepienta, confiese a la policía y salve a su dueño corpóreo mientras, cómo no, descubre que la cuasi- asesina en el fondo no es tan mala chica. Algo disparatado pero así son estas cosas. Aparte de la original invisibilidad del casper (él cree que se tropieza con alguien que, en realidad, sigue su camino tan pancho) y lo extrañísimo que resulte ver un póster de Bukowski en la habitación de un teenager americano (eso sí que es sobrenatural) la historia trascurre por los cauces habituales del género, presumiblemente cogiendo sus mejores tajadas del inédito filme sueco Den Osynlige en el que está basada. Algún brote de calidad (la siempre entregada Marcia Gay Harden) y otros de ay (la bochornosilla presencia del ectoplasma del mejor amigo) llaman la atención de una película cuya mayor fantasmada sería aspirar a un lugar en el altillo de las memorables del año. Ni de la semana, vaya.