Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 MADRID VIERNES 15 s 6 s 2007 ABC Carreras bajo la luz de la luna L. T. MADRID. Después de 11 años de ausencia, las carreras nocturnas volvieron ayer al Hipódromo de la Zarzuela, acompañadas de apuestas, nervios y todo el glamour que las hizo imprescindibles en las noches madrileñas de los años ochenta y noventa. Esta iniciativa, pensada para huir del calor bajo las estrellas veraniegas, se vio deslucida por el mal tiempo y la lluvia que no permitieron disfrutar al aire libre del ambiente. A pesar de que las nubes eclipsaron las estrellas y la luna de junio, la emoción de las carreras y las apuestas no se hizo esperar y llenó las gradas desde la primera competición. Apenas dos minutos en los que la tensión y el nerviosismo reinaban entre el público. Algunos gritaban y jaleaban a sus favoritos, otros simplemente observaban atentos como transcurrían los acontecimientos, con prismáticos o sin ellos. Al final de la carrera, la alegría de los que ganaron contrastaba con el silencio de aquellos que tuvieron que contentarse con suavizar las penas en alguna de las terrazas que hay habilitadas en el recinto. La jornada de ayer solo fue la primera de la temporada de verano que hay prevista. En total, serán seis las noches de jueves que acogerán carreras. Las tres ultimas semanas de junio y las tres primeras de julio serán las protagonistas. Durante las seis jornadas se disputarán un total de 30 carreras y se repartirán 277.100 premios entre los propietarios de los cuatro primeros clasificados en cada una de ellas. La primera carrera de cada sesión dará comienzo a las 21.45 y la quinta y última se celebrará en torno a las 00.30 horas. Pero en el hipódromo hay vida más allá de los jueves. Los domingos 17 y 24 de junio acogerán las sesiones matutinas habituales y las terrazas permanecerán abiertas de miércoles a sábado para todos los que quieran disfrutar de la estación estival en un entorno ecuestre y moderno. En la noche de ayer, el hipódromo no solo estrenó competiciones, también iluminación. Un total de 433 proyectores de última generación llenaron de luz la pista en una noche en la que no se consiguió el aforo esperado. El público asistente fue inferior al que suele congregarse los domingos por la mañana, día habitual de las carreras, y el mal tiempo limitó el uso de las terrazas: de nueve barras, solo pudieron abrirse tres. Aún así, los asistentes pudieron disfrutar de esta nueva oferta de ocio nocturno que promete llenar de diversión, apuestas y estilo las noches del verano en la capital. Una de la carreras más vibrantes de la noche de ayer en el Hipódromo de la Zarzuela ÁNGEL DE ANTONIO Luces y acción