Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 s 6 s 2007 ECONOMÍA 47 El Gobierno deflactará en 2008 el IRPF para evitar una subida fiscal encubierta Aprobado para el próximo año un techo de gasto de 152.560 millones, un 6,7 más MARIO MORATALLA MADRID. En 2008, el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) será un poco más justo debido a la deflactación que se aplicará a los ingresos de cada ciudadano, según anunció el ministro de Economiá, Pedro Solbes, en el Congreso de los Diputados. La deflactación del IRPF consiste en elevar los tramos de la tarifa del impuesto en consonancia con el IPC anual para evitar que los contribuyentes paguen más impuestos por haber pasado a un tramo superior del IRPF debido a un aumento nominal, aunque no real, de su poder adquisitivo. El pasado año el Gobierno ya realizó este descuento, a pesar de que en los últimos años ni PSOE ni PP lo habían tenido en cuenta. Esta no aplicación del coste de la vida a los baremos del IRPF podría haber recaudado para el Estado, según varios estudios económicos, una cantidad cercana a los 6.000 millones de euros de 2004 a 2006, una buena aportación que las arcas fiscales no tendrán en 2008, año en que se celebran elecciones generales. En declaraciones posteriores a la salida de la Cámara Baja, Solbes no quiso adelantar el porcentaje de deflactación que aplicará el Gobierno, que no se conocerá hasta que no se hayan elaborado los Presupuestos Generales del Estado. La noticia fiscal del día se producía a media mañana en el Congreso. Antes, y en una cámara semivacía, el Gobierno consiguió- -no sin muchas críticas- -el apoyo necesario para aprobar el techo de gasto no financiero para 2008. En esta ocasión serán los nacionalistas vascos y canarios los únicos que darán su apoyo al proyecto presentado por el ministro de Economía, Pedro Solbes, quien tuvo que emplearse a fondo para convencer sobre lo bueno de los datos que presentó ayer en la Cámara Baja. PP y ERC votarán en contra, aunque por distintos motivos, y el resto de grupos se abstendrá por conside- Fernando Cortés ESPAÑA ESTÁ EN VENTA l Banco de España está vendiendo el oro que guardaba celosamente en su cámara acorazada, esa que antes vigilaba un retén de la Guardia Civil y que, enterrada en el subsuelo de la calle Alcalá, se podía inundar si entraban los ladrones (cosa que, obviamente, nunca ocurrió) El vicepresidente económico, Pedro Solbes, asegura que se trata tan sólo de una cuestión práctica y que los bonos de renta fija resultan mucho más rentables. El euro es tan fuerte que, al contrario que nuestra modesta peseta, no necesita nada físico que lo respalde. Siendo eso cierto, la operación parece también el reflejo de un tiempo en el que el dinero- -sobre todo si se trata de cantidades astronómicas- -no es más que un apunte contable en un mundo virtual hecho de ceros y unos. En la ilusión colectiva de Matrix, el oro ya no vale nada y los bancos venden sus oficinas para irse de alquiler. El mundo al revés. La máxima de que todo tiene un precio nunca fue más cierta en nuestro país. Efectivamente, hemos tardado en incorporarnos a la vorágine consumista, pero una vez recorrido ese camino somos ya los líderes mundiales del gasto. Cualquier cosa es susceptible de transformarse en un negocio, porque siempre habrá gente dispuesta a pagar por bienes y servicios hasta ahora impensables. No creo que nadie pudiera sospechar que la entrada en vigor del carnet por puntos- -por citar un caso práctico de cómo convertir un inconveniente en una oportunidad- -iba a dar pie al nacimiento de una próspera industria de avisadores de radar y aparatitos que miden el grado de alcohol en la sangre. No sé cuál es su aportación al PIB, pero mientras pague los correspondientes impuestos, seguro que el Gobierno está encantado. El ingenio para ganar dinero, sin embargo, no siempre va acompañado del don equivalente para conservarlo. Eso podrían pensar los accionistas de alguna que otra inmobiliaria, que después de hincharse a ganar dinero a base de vender pisos se han embarcado en aventuras y conquistas corporativas de las que pueden salir más que trasquiladas. E Solbes, pensativo durante el debate de ayer en la Carrera de San Jerónimo de Madrid rar que el superávit previsto para 2008- -que alcanzará el 1,15 del total del PIB- -será destinado principalmente a la disminución de la deuda pública en lugar de al gasto público. El límite de gasto no financiero será el año que viene de 152.560 millones de euros- -un 6,7 más que en 2007- una cantidad que las Administraciones Públicas no podrán sobrepasar. El Partido Popular rechazó la propuesta presupuestaria EFE Previsiones del Gobierno para 2008 Superávit: 1,15 del PIB Sup. Admón. Central: 0,3 PIB Sup. Seguridad Social: 0,6 PIB Sup. CC. AA. 0,25 PIB Ayuntamientos: equilibrio presupuestario Recaudación Impuesto Sociedades: un 6 más Recaudación IVA: un 6,3 más por entender que se traducirá en unas cuentas públicas expansivas con gastos innecesarios. Según comunicó su portavoz, Fátima Baños, el gasto público irá por encima de lo que crece la economía con el consabido riesgo de calentamiento El PP criticó el excesivo gasto de las cuentas públicas y dudó que los presupuestos vayan a cuadrar teniendo en cuenta el nuevo marco estatutario que se ha formado en algunas comunidades. Aprobada por unanimidad la nueva ley de Defensa de la Competencia M. M. MADRID. Una ley que permitirá un sistema de competencias más independiente más transparente y europeo Con estos buenos deseos, compartidos de forma inaudita por todos los grupos parlamentarios, fue aprobada ayer la nueva ley de Defensa de la Competencia en el Congreso de los Diputados, tras haber finalizado su trámite legal desde que fuera presentada en la Cámara Baja el pasado 25 de agosto de 2006, y tras su paso por el Senado, que ha añadido varias enmiendas al texto original. El principal avance que introduce esta nueva ley será que el Servicio de Defensa de la Competencia (SDC, encargado hasta ahora de la instrucción de los casos) y el Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC, responsable de las resoluciones) pasan a formar un único organismo, la nueva Comisión Nacional de Competencia (CNC) Este órgano permitirá, según el Gobierno, simplificar los procesos, acortar los plazos y reducir el número de interlocutores y la carga administrativa a las empresas. El nuevo texto jurídico se ha aprobado por unanimidad, pero también ha suscitado críticas. El Partido Popular e Izquierda Unida criticaron que el Gobierno rechazara nombrar al presidente del Consejo de Competencia (órgano que tomará las decisiones dentro de la CNC) por el Congreso, en lugar de por el Gobierno. La nueva ley entrará en vigor el próximo 1 de septiembre. La no aplicación del deflactador entre 2004 y 2006 recaudó unos 6.000 millones de euros para las arcas estatales