Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 s 6 s 2007 La Unión Europea debate su futuro INTERNACIONAL 41 Merkel propone desechar la Constitución y volver al sistema de reforma de Tratados Queda una oportunidad: nada más y nada menos para rescatar el trabajo hecho con el nuevo tratado, advirtió ayer la canciller Merkel ante el Bundestag RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLIN. Angela Merkel da su última lanzada por el tratado europeo, con una propuesta conceptual: ya no sería Constitución pero meterá partes de lo nuevo en los Tratados antiguos. De otro modo, advirtió las consecuencias serían extremadamente graves No se rinde pues la canciller tras de un semestre en que se ha visto maniatada a las presidenciales francesas, ha presidido el 50 aniversario de los Tratados de Roma, ha llevado el cambio climático a la palestra internacional, ha salvado el G- 8 más complejo que se recuerda y ha relanzado al cuarteto de Oriente Próximo. La canciller sabe no obstante que su éxito se medirá en el tiempo sólo si logra aunar los cabos del desaliño constitucional que grava a las instituciones europeas, tras la ampliación y las negativas de Francia y Holanda. Y puede que, entre los que no colaboran, haya quien desee robarle a Merkel el éxito. El austríaco Gusenbauer apunta a Varsovia: Da la sensación de que los polacos no quieren que Alemania cobre el triunfo de revivir el proceso de reforma Así que Berlín abandona el nombre de Constitución una concesión que sabe difícil de tragar para los que ya la ratificaron, y se lanza a por el Tratado que debe mantener lo sustancial sin molestar, con nombres radicales, a una ciudadanía europea cada vez más conservadora: el Tratado se modifica como se hacía tradicionalmente, por vía de uno nuevo que enmienda al anterior. La Presidencia germana de la UE envió ayer a sus socios un informe preparatorio de la cumbre de Bruselas (21 al 22 de junio) en el que propone sustituir la llamada a ser Constitución por una introducción, sin sustitución, del texto principal en los dos tratados fundamentales: el de la Unión y el de la Comunidad Europea. En su caso, los 27 de la UE deben negociar de junio a diciembre en una conferencia intergubernamental, con mandato preciso y detallado el modo de insertar en los tratados las reglas acordadas en la CIG de 2004, para hacer más eficaz y democrática la UE El nuevo Tratado de la Unión conservaría su nombre y el de la Comunidad, en el que se introducen las disposiciones sobre las políticas comunes, pasaría a ser un Tratado sobre el funcionamiento de la Unión Según la Presidencia, ambos tratados tendrían el mismo valor legal y la Unión poseería una única personalidad jurídica aclara Berlín. La Presidencia cree que quienes ya ratificaron (18 de 27) estarían dispuestos al trágala alternativo si contribuye a alcanzar un resultado aceptable para todos y a superar el punto muerto actual pero insisten en la necesidad de preservar la sustancia de las innovaciones acordadas y en asegurar la legibilidad y simplicidad del nuevo Tratado que propugna el presidente Sarkozy. Según fuentes diplomáticas han sido seis meses de negociaciones, de tratar punto por punto los motivos del desacuerdo, las fricciones y los miedos a Europa, que ahora se canaliza al resto en este informe con seis temas pendientes: los símbolos, la primacía legislativa, cambios de terminología, la Carta de Derechos Fundamentales, la política exterior, y la división de poderes entre comunidad y parlamentos miembros, si bien se hecha de menos la principal objeción polaca que es la doble mayoría de voto. Merkel ha repetido que quiere mantener la esencia, pero que todo lo no esencial puede caer, desde el nombre hasta las menciones a la bandera, al himno y a la Carta de Derechos, que Londres rehusa pero que sí era uno de los platos fuertes del proyecto. Mas Merkel insiste en que hay consenso en el deseo de que, tras dos años de intertidumbre, el asunto se arregle y podamos seguir adelante Motivos de desacuerdo Nicolas Sarkozy mira al presidente polaco, Lech Kaczinsky, durante su visita de ayer a Varsovia REUTERS Sarkozy logra que los Kaczinsky cambien de tono, pero no de idea SIMÓN TECCO CORRESPONSAL LIUBLIANA. Polonia no desea quedar aislada; queremos, sí, conseguir un compromiso que satisfaga a Polonia y a los demás miembros de la Unión Europea declaró el presidente de Polonia, Lech Kaczinsky, en conferencia de prensa conjunta con el presidente francés Nicolas Sarkozy, que visitó ayer Varsovia. El motivo era conocer de manera directa la posición polaca sobre el Tratado simplificado que intenta superar las crisis institucional de la UE, y para instar a Varsovia a que no bloquee el proceso. El presidente polaco y su hermano gemelo, el primer ministro Jaroslaw Kaczinsky, han reiterado la amenaza de utilizar el derecho a veto en la próxima reunión del Consejo Europeo (CE) los días 21 y 22 de junio, si los demás socios no aceptan discutir la propuesta polaca sobre el sistema de votación. Para nosotros el sistema de votación en el CE, basado en la raíz cuadrada de la cantidad de habitantes (en millones) de cada país, es mucho más democrático que el sistema de doble mayoría propuesto en el Tratado Constitucional dijo ayer Lech Kaczinsky El presidente polaco cree que es posible lograr un compromiso, sobre todo con Alemania, que es la que más influencia perdería con el sistema de la raíz cuadrada, mientras que Polonia, España, y Rumania serían más favorecidos. Ambos presidentes se mostraron convencidos de que en la próxima cumbre de Bruselas se conseguirá un compromiso para desbloquear el Tratado constitucional. Esto indica que después de dos horas de conversaciones, Sarkozy logró que el presidente polaco cambiase de tono, pero no tanto de idea. Informe de Berlín ABC. es Más información en Visiones del mundo www. abc. es ramirovillapadierna