Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15 s 6 s 2007 ESPAÑA 31 La juez de Motril no llevaba al día el libro- registro de presos preventivos La Inspección del CGPJ detecta 280 causas pendientes en su Juzgado N. C. MADRID. El Juzgado de lo Penal número 1 de Motril, del que es titular la juez Adelina Entrena Castillo, presentaba deficiencias de carácter general según el informe elaborado por el Servicio de Inspección del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) tras la visita extraordinaria realizada en dicha sede judicial el pasado día 6. La magistrada fue suspendida provisionalmente de sus funciones la pasada semana después de conocerse la admisión a trámite de una querella interpuesta por el fiscal por la comisión de un presunto delito contra la libertad individual de las personas. En su visita, los inspectores detectaron dos casos similares al ocurrido con José P. quien, tras haber sido absuelto del delito de robo con violencia por el que se le juzgó, aún permaneció en prisión durante 437 días. Es decir, estuvo privado irregularmente de libertad entre el 10 de enero de 2006 y el 22 de marzo de 2007. La voz de alarma la dio la prisión de Albolote (Granada) mediante una llamada telefónica al Juzgado. Este hecho está siendo investigado por el Servicio de Inspección del CGPJ, que tiene previsto elevar su propuesta de sanción a la Comisión Disciplinaria la próxima semana. Los otros dos casos descubiertos por los inspectores son menos sangrantes, por cuanto la privación irregular de libertad fue menor, pero no por ello menos graves. D. A. S. condenado por un delito de maltrato familiar a siete meses de prisión, permaneció en la cárcel 35 días más de lo debido. E. A. I. condenado a seis meses de cárcel por quebrantamiento de condena, estuvo privado de libertad de manera irregular durante 38 días. En ambos procedimientos, los inspectores del CGPJ comprobaron que el Juzgado no adoptó cautela alguna con objeto de controlar el plazo de prisión provisional Los dos presos no fueron excarcelados a tiempo ni al cumplir el plazo de prisión provisional ni al terminar de cumplir las penas. Tres descuidos 437 días. J. C. M. fue juzgado el 23 de diciembre de 2005. La juez le absolvió el 10 de enero de 2006 y la sentencia se notificó el 30 de enero. La excarcelación del interno no se produjo hasta el 22 de marzo de 2007, previo aviso del centro penitenciario. 35 días. D. A. S. fue juzgado el 24 de febrero de 2006 y condenado a 7 meses el 9 de marzo. El 15 de mayo debió salir de prisión al no ser firme la sentencia y haber cumplido ya la mitad de la condena, pero fue excarcelado el 25 de octubre. Entonces había cumplido 35 días más del total de la pena. 38 días. La misma situación vivió E. A. I. condenado a 6 meses el 4 de abril de 2006. Estuvo en prisión desde el 22 de marzo hasta el 25 de octubre. El informe- -que ha sido entregado a los miembros de la Comisión Disciplinaria del Consejo- -confirma que la juez Entrena Carrillo no lleva ningún sistema de control de causas con preso preventivo y que el libro destinado a este fin se muestra como un instrumento inútil para el control de este tipo de causas también señala que en el Juzgado no se seguía ningún tipo de norma o pauta para el control o tramitación de las causas con preso y que la juez tenía pendientes 280 sentencias. Según la Inspección, desde 2003 la magistrada estuvo largos periodos de baja (situación en la que se encuentra desde el 22 de febrero) circunstancia que puede haber influido en su escasa capacidad resolutiva Fuentes del CGPJ consideran muy graves estos hechos, por lo que la juez deberá responder tanto en la vía penal como en la disciplinaria. Pero advierten que es necesario analizar qué ha fallado en el conjunto de profesionales que intervienen en la tramitación de las causas en clara referencia a los abogados, el fiscal y el secretario judicial. El armador, José Durá, a la derecha, junto al patrón mayor de la Cofradía de Santa Pola JUAN CARLOS SOLER Libia deniega la entrada a un pesquero español que rescató a 25 inmigrantes en sus aguas Tras haber dado su permiso inicial, Trípoli impidió al barco alicantino que llegase a puerto con un cadáver a bordo DAVID MARTÍNEZ SANTA POLA. Las autoridades libias denegaron anoche la entrada al pesquero Nuestra Madre del Loreto con base en la localidad alicantina de Santa Pola, que rescató a 26 inmigrantes cuando se encontraba faenando a 90 millas de la costa de Libia. Cuando se encontraban a menos de cuarenta minutos de llegar al puerto de la capital libia, las autoridades portuarias comunicaron al pesquero que no tenía autorización para atracar. Además, se le obligó a salir de aguas libias sin permitir ni siquiera que fuera desembarcado el cadáver. Este caso lleva camino de convertirse en una reedición del rescate del Francisco y Catalina -de la misma localidad- -en agosto de 2006. El armador del pesquero, José Durá, que era además el patrón del Francisco y Catalina explicó que nadie les ha informado de las razones por las que se les ha denegado la entrada al puerto y que tampoco se les ha informado del destino al que deben dirigirse. El Nuestra Señora del Loreto faenaba a noventa millas de la costa de Libia desde hacía veinte días, como tantas otras embarcaciones alicantinas- -aunque, en este caso, sus tripulantes se han curtido en la costa gallega, de donde son originarios- No obstante, la zona donde pescaban quisquillas se encuentra en la ruta de la inmigración ilegal que existe entre Libia e Italia. Nuestra Madre del Loreto lo rescataron y lo subieron a bordo. Tras el incidente, el patrón del barco se puso en contacto con Durá, a quien le consultó cómo debía proceder. Este mismo armador, que en agosto de 2006 se vio obligado a alojar en su pesquero a medio centenar de inmigrantes durante cuatro días, hasta que obtuvo permiso para entrar en Malta, le recomendó que esperase hasta garantizar que podrían desembarcar en Libia. Ayer, a las ocho de la mañana, la lancha se hundió definitivamente. La tripulación reaccionó con rapidez, y subió a bordo a los otros veinticinco hombres, uno de los cuales ya había fallecido cuando la patera fue localizada. El patrón del pesquero entró de nuevo en contacto con Durá y le imploró que acelerase los trámites, para evitar problemas de salubridad derivados del cadáver. El armador se puso en contacto con la Generalitat, y ésta a su vez con Salvamento Marítimo. La tensión a bordo del Nuestra Madre del Loreto se trasladó a la Cofradía de Santa Pola, hasta que a la una y media de la tarde llegó la confirmación de que Libia había accedido a la petición del Ministerio de Exteriores. El pesquero puso rumbo al puerto de Trípoli. Sin embargo, cuando ya se encontraba a punto de llegar, las autoridades libias cambiaron de opinión. Pequeña lancha Según explicó el armador, José Durá, que se mantuvo en contacto con la tripulación desde la Cofradía de Pescadores de Santa Pola, la tripulación avistó una pequeña lancha motora en la noche del miércoles. La embarcación, en un estado precario, se aproximó a su pesquero hasta llegar a colisionar. Uno de los inmigrantes se lanzó entonces al mar, pero al verse arrastrado por las corrientes los tripulantes del Presos sin control El armador fue el capitán del Francisco y Catalina que en 2006 rescató a 51 inmigrantes en Malta