Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA HOMENAJE A LA TRANSICIÓN EN EL XXX ANIVERSARIO DE LAS ELECCIONES DE 1977 ENTREVISTA VIERNES 15 s 6 s 2007 ABC Lo que hicimos mal fue ceder la Educación a Cataluña y el País Vasco Rodolfo Martín Villa s Ex ministro de Gobernación Subraya que la memoria histórica produce efectos indeseables En contra de lo que ahora se dice, nosotros tuvimos muy presente la Guerra Civil, justo para no repetirla afirma el ex ministro de Adolfo Suárez POR ÁNGEL COLLADO FOTO JULIÁN DE DOMINGO MADRID. Rodolfo Martín Villa (León, 1934) ministro de Gobernación, luego del Interior, en los primeros gobiernos de Adolfo Suárez, organizó desde ese cargo las primeras elecciones de la restauración de la Monarquía, las que cerraron la etapa más complicada de la Transición. Sigue en activo, ahora en la empresa privada, y con la distancia de los 30 años pasados desde entonces destaca el éxito del cambio de la dictadura a la democracia, recuerda que sí hubo entonces memoria histórica pero para enterrar la Guerra Civil, y admite un error: ceder las competencias en Educación a los nacionalistas. -Hubiera sido inimaginable el proceso democrático sin el protagonismo del Rey. El Rey es quien nombra a Adolfo Suárez y quien da cobertura al todo el proceso hacia la Transición. Sin el Rey tampoco se explica la obediencia de las Fuerzas Armadas. lia después de la II Guerra Mundial. Los partidos confesionales ya no tenían sentido después del Vaticano II. ¿Quién cedió más, la izquierda o los reformistas del régimen anterior? -Desde el punto de vista formal ganamos los reformistas y no los rupturistas. Pero desde el fondo de la verdad política los reformistas aceptamos muy buena parte de las limitaciones que nos imponían ellos, como debía ser. El 15 de junio de 1977 fue un triunfo de todos. -No lo sé, pero produce efectos indeseables. En contra de lo que ahora se dice, nosotros tuvimos muy presente la Guerra Civil, justo para no repetirla. -En aquel primer Gobierno de Adolfo Suárez, menos los cuatro militares, los demás ministros no habíamos hecho la Guerra Civil, pero teníamos experiencias, incluso de orden familiar, en uno y otro bando. Era un recuerdo de Guerra Civil que nos llevaba a que nuestra memoria histórica fuera positiva para el proceso. -Esto de la memoria histórica ¿no es revisionismo de la Transición? ¿Y tuvieron memoria los actores de la Transición? El político y empresario Rodolfo Martín Villa, en un momento de la entrevista ¿Suárez fue el encargado? miento de los partidos políticos, de la pluralidad sindical y de los ejercicio de los derechos y libertades que luego reconocería la Constitución. -En la izquierda el partido por antonomasia era el Partido Comunista. Es verdad que encabezaron casi al cien por cien el antifranquismo y que son los que sufrieron más en aquella etapa. Eso les dio un prestigio y una presencia pública que luego resultó ser muy superior a la fuerza que realmente tenían. Cuando se abrieron las urnas el 15 de junio de 1977 la izquierda española se sintió representada por la parte más castiza que era el PSOE, no el PCE. el que la presencia parlamentaria de la izquierda era básicamente el PSOE mientras que el Partido Comunista tenían muy poco peso. Sólo la desgracia de la Guerra Civil hizo que el PCE tuviera el protagonismo que tuvo después. Pero faltaríamos a la verdad y a un mínimo de generosidad sino no reconociéramos a Santiago Carrillo y al PCE lo que hicieron en la etapa de la Transición. Sin olvidar tampoco que siempre estuvieron en el antifranquismo pero no siempre por la democracia. ¿Corresponde al Rey el protagonismo absoluto de la Transición? -Ni la Transición estaba diseñada al milímetro como sostienen algunos, ni tampoco fue un fruto de un conjunto de imprevisiones como aseguran otros. Teníamos la seguridad de que debíamos pasar de un régimen autoritario, de una dictadura, a un régimen plenamente democrático. Eso requería al final unas elecciones libre y, en el medio, el reconoci- ¿Y salió la obra como esperaban? -Torcuato Fernández Miranda dijo que la Transición había tenido un empresario que era el Rey, un autor que era él mismo como promotor de la ley para la reforma política y una actor que había sido Adolfo Suárez. Decía la verdad, pero no toda, porque en las obras de teatro, a veces, los actores se hacen tanto con el personaje que no sólo lo representan, sino que lo son. ¿Se arrepiente de algo de aquella etapa? -Y el mapa parlamentario del 15- J, ¿era el previsible? -Yo, repetidas las mismas circunstancias, volvería a hacer lo mismo. ¿Es fruto de aquella época una ley electoral que permite gobernar al tercer partido aunque sea el menos votado? -En aquel momento era absolutamente necesario contarnos, saber cuántos éramos unos y otros. Ahora puede parecer un error, pero entonces no. Y estamos a tiempo para cambiar lo que sea necesario. -Bueno, no debimos ceder la Educación a Cataluña y el País Vasco. Todos los niños españoles tienen que estudiar la misma historia de España, igual que ocurre en las demás grandes naciones, como Francia. -Y en la derecha. ¿Usted se lo esperaba? -Yo sí porque lo lógico era que volviéramos a algo parecido al último periodo democrático en -Hubo una cierta sorpresa, aunque no para nosotros, en UCD, por el fracaso de la Democracia Cristiana. Fuimos los de la Unión de Centro Democrático los que funcionalmente cumplimos a la muerte de Franco el papel de los democristianos en Alemania e Ita- -Entonces, ¿no se hizo nada mal en la Transición?