Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 15 s 6 s 2007 ABC AD LIBITUM UNA AGRESIÓN INTOLERABLE L Centro Nacional de Inteligencia, el CNI, recuelo de servicios anteriores de nombre distinto y parecida insolvencia, tiene como misión, según el artículo primero de su ley fundacional (11 2002) facilitar al presidente del Gobierno las informaciones, análisis, estudios o propuestas que permitan evitar cualquier peligro, amenaza o agresión contra la independencia de la unidad territorial de España, los intereses nacionales y la estabilidad del Estado de derecho y sus instituciones Eso suena bien, bonito; pero del dicho al hecho, y más en los delicados asuntos de la seguridad- -del Estado y de sus M. MARTÍN ciudadanos- -media muFERRAND cho trecho. Ayer informaba El Mundo de que dos agentes del CNI- ¿Mortadelo y Filemón? -fueron sorprendidos cuando vigilaban el domicilio de Manuel Pizarro, presidente de Endesa y hombre de bien. Ya supimos hace cuatro meses que dos agentes de la Guardia Civil, cumpliendo órdenes o en horas libres; pero sin que se haya esclarecido su acción y depurado la responsabilidad, vigilaron los movimientos de tan cualificado personaje, maldito por el Gobierno al haber impedido la chapuza de la OPA de Gas Natural sobre Endesa en beneficio de los accionistas- -los propietarios- -de la eléctrica. ¿Tan peligroso es Pizarro? La función principal de las fuerzas y órganos de la seguridad del Estado, CNI incluido, debiera ser, como acontece en los países plenamente democráticos en los que brilla la certeza jurídica, la protección del individuo. En los totalitarios o donde la democracia, por poco representativa, es imperfecta- -como en nuestro caso- -esas fuerzas, por el capricho del poder, pueden actuar impunemente contra un ciudadano irreprobable en su conducta. El CNI, cuyo flamante helipuerto en la casa central de la Avenida del Padre Huidobro de Madrid, si se ha construido con las debidas licencias, está en contra de la lógica y el medio ambiente es, por sus orígenes y sus escasas actuaciones conocidas, un bulto sospechoso en nuestra débil democracia. El director actual del Centro, por designación del Gobierno Zapatero, es un especialista en el Medio Ambiente manchego, un protegido de José Bono, y, quizás por ello, se ha permitido el lujo de atentar- -todo en aras del servicio al Estado no faltaba más- -contra los Montes del Pardo mientras sus subordinados, en acción tan reprobable como risible rompían la intimidad y los derechos cívicos de un respetable miembro de nuestra comunidad. Supongo que esta agresión a un ciudadano- -no puede ser calificada de otro modo- -concuerda con otras anteriores no esclarecidas ni sancionadas, desde distintos ámbitos gubernamentales e institucionales; pero eso es lo que hay. Toda una invitación al inilio- -el exilio interior- -que nos sugiere la constante invasión de nuestro pequeño mundo privado por la arroyadora, voraz e implacable maquinaria pública. ÍDOLOS DE LA CUEVA FRÁNCFORT AMB BOTIFARRA E M Me extrañan más otros silencios. El del gremio ediE llama la atención que haya quien se caiga torial- -y no sólo del catalán- -que, aun partiendo del del guindo a propósito de la representación respeto a las prioridades lingüísticas, debería pronunde la cultura catalana en Fráncfort. Bargaciarse sobre la flagrante exclusión institucional- -porlló, el director del Ramon Llull, nunca engañó a nadie que de eso se trata- -de una parte muy importante de respecto a sus criterios. Y para Carod- Rovira, mesmequienes más contribuyen a su negocio: los autores. Si rizado por la política exterior la ocasión de despleCataluña es, por tradición y por mérito, la capital edigar urbi et orbi la concepción de la cultura de ERC era torial de España, los escritores ahora ninguneados en demasiado estupenda como para dejarla escapar. Desaras del irredentismo victimista son otras tande el programa original de Ferrán Mascarell tas señas de identidad de la cultura común, hasta el de ahora los planteamientos se han raademás de estandartes de uno de los sectores dicalizado ostensiblemente. editoriales más dinámicos del mundo. Que, Por eso no me extraña el discreto y más bien por sólo citar un ejemplo, Ruiz Zafón, que ha irónico plante de algunos de los más conspivendido en Alemania más de 1,5 millones de cuos escritores catalanes en lengua castellaejemplares de La sombra del viento- -una novena, que han justificado su ausencia en el discrila barcelonesa y un best- seller universal- no minatorio evento aduciendo motivos personales o alegando que ceden a sus colegas de expre- M. RODRÍGUEZ esté incluido en la cuota de la Generalitat me resulta, simple y llanamente, una estupidez. sión literaria catalana el espacio que les corresRIVERO En cuanto a la Federación de Gremios de Editopondería. Ellos son, porque lo experimentan a res de España, cuyas decisiones parecen hallarse excediario y lo reflejan en sus libros, los que mejor saben sivamente limitadas por la territorialización de sus que, si bien la literatura catalana es la que se escribe competencias, su discreción resulta tanto más llamatien catalán, su cultura- -como la sociedad que la produva cuanto que el aterrizaje de la cultura catalana en ce- -es un ámbito perfectamente bilingüe informado Fráncfort se llevará a cabo en gran medida merced a la por dos tradiciones principales que no cesan de fecunprodigalidad de un Ministerio de Industria que no darse. Y conste que a mí la selección catalana en catasiempre se ha mostrado tan receptivo con otras inicialán (en la que, en todo caso, faltan autores tan importivas sectoriales. tantes como Puig o Pàmies) no me parece un equipo Pero reservo mi mayor extrañeza para la actitud de de segunda Lo que me parece es nada representativa Juergen Boss, el director de la Feria (por cierto: cómo de la Cataluña real. se echa de menos a Peter Weidhaas) que en pocas seNo me ha producido sorpresa, asimismo, el mutismanas ha cambiado radicalmente de criterio. De la vemo de los otros socios del Tripartit, que han cedido sin hemente exigencia de una selección sin exclusiones, rechistar la responsabilidad de Fráncfort a los de ha pasado a un oportunismo de hechos consumados ERC. Quizás porque creen- -como me dijo en una ocapor el que pretende vender la nueva situación como resión, y medio en broma, medio en serio, cierto Secretasultado de una renuncia generosa de los excluidos. Si rio de Estado- -que la cultura es cosa de nenazas y eso no es abducción política que venga Goethe y lo asunto por el que no merece la pena pelearse. Lo malo vea. es que, también para ellos, la de Fráncfort era una excePor lo demás, confío en que a los alemanes, como a lente ocasión para conectar, con gestos significativos, mí, les guste más la botifarra que las bratswurt. Auncon una ciudadanía que siempre ha experimentado su que sólo se vendan adobadas de un único modo. cultura plural como cemento y no como disolvente.