Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 14- -6- -2007 Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz harán una oferta a SAS por el cien por cien de Spanair Gonzalo Pascual, presidente del grupo Marsans y de Spanair 43 Fernando Fernández INNOVACIÓN Y COMPETENCIA BANCARIA as empresas cambian pero algunas cosas permanecen. La más importante la capacidad de innovar respondiendo a las circunstancias del mercado. España tiene grandes bancos, y son grandes porque han sabido anticiparse a los tiempos, modificar su negocio de acuerdo con las exigencias de un mercado cada vez más competitivo. Empezó La Caixa hace unos meses con su propuesta de sacar a Bolsa sus participaciones empresariales; obtendrá así recursos necesarios para su expansión internacional y responde a las críticas de sus detractores al someterse siquiera sea parcialmente al juicio diario del mercado. Continuó el BBVA con su plan de innovación y modernización con el que aspira a introducirse en nuevos mercados y obtener mayor rentabilidad de sus oficinas como puntos privilegiados de venta. Ayer fue el Santander, que al poner en venta todos sus inmuebles, incluida la emblemática sede corporativa en Boadilla, prevé obtener plusvalías de 1,400 millones de euros y aumentar los recursos propios para continuar su agresiva política de adquisiciones. Dice el profesor Fontela en el libro el Arte de Emprender, editado por José Luís Curbelo L en la Nebrija, que los buenos empresarios deben aunar creatividad y perseverancia, rigor y competencia, audacia y poder de persuasión. No cabe duda que los banqueros españoles han demostrado dosis sobradas de todo. No están tan lejos aquellos tiempos en los que sesudos analistas predecían el fin de de las sucursales y hasta de los propios bancos que iban a ser desplazados al baúl de la historia por la revolución de las tecnología de la información y sustituidos como intermediarios financieros por empresas online como Microsoft o Google. Nada de eso ha pasado, y hasta las más tradicionales cajas de ahorros han ganado cuota de mercado abriendo nuevas oficinas bancarias. Audacia es quizás la palabra que mejor describe a nuestros banqueros. Se atrevieron primero en la propia España con la competencia europea cuando muchos les aconsejaban coger su dinero y correr. Vieron luego oportunidades en América Latina cuando otros sólo veían riesgos. Le están echando un pulso en casa a ingleses y americanos, creadores del negocio financiero moderno. Y se disponen ahora a maximizar la rentabilidad de su inmovilizado, de sus sucursales. Y lo hacen con dos estrategias innovadoras, pero diferentes. Lo que demuestra una que la competencia es buena para todos, y que las escasas voces proteccionistas que se han dejado oír suenan a rancias. Lo han entendido también los sindicatos de banca que han puesto su grano de arena en la modernización de un sector que se ha convertido, por sus propios méritos y una buena regulación, en una de las joyas de la economía española. El BBVA promete reducir el ratio coste- ingreso al 37 y aumentar la rentabilidad por metro cuadrado de sus sucursales, mediante su conversión en dinámicos puntos de venta de servicios no estrictamente financieros con la esperanza de aumentar el flujo de tráfico en sus establecimientos y convertirlos en auténticos foros roma- nos de ciudadanos sofisticados que buscan asesoría financiera integral. Al hacerlo, y llevar un paso más allá el camino iniciado por Caja Navarra, ha provocado algunas reacciones adversas entre empresarios que han tenido un mal día y han sucumbido a ese monopolista que según Adam Smith llevan siempre dentro. El Santander rompe nuevamente tabúes, se desprende de sus activos fijos y opta por disminuir costes, aprovechar las ventajas fiscales del alquiler, liberar provisiones contables y aumentar su liquidez. Se aplica el dicho de que sólo un mal banquero concede un crédito basado en garantías hipotecarias. Puede haber llegado tarde al ciclo inmobiliario, aunque confía en la avidez de rentabilidad recurrente de inversores institucionales a largo plazo, compañías de seguros y fondos de pensiones. Tiene además un envidiable historial de generar flujos de caja y una conocida obsesión por la eficiencia. Los dos grandes bancos españoles han vuelto a revolucionar el negocio. No les faltarán imitadores. Han vuelto a demostrar que la mejor manera de asegurar la continuidad de una empresa es mostrarse dispuesto a cambiar, a abandonar ideas preconcebidas y pautas seculares. Nuevos tiempos requieren nuevas soluciones. España es hoy una economía desarrollada y el cliente bancario posee una cultura financiera crecientemente sofisticada. A los bancos les toca ahora aplicar en su renovada estrategia el mismo rigor, profesionalidad y perseverancia que han exhibido en anteriores aventuras empresariales. El mercado, que es siempre cauto y reacciona con sano escepticismo inicial, ya se ha rendido en anteriores ocasiones a su poder de persuasión. conforme con el establecimiento de una horquilla de entre el 5 y el 20 del suelo para aprovechamiento por parte de los ayuntamientos y solicitan que se establezca una cantidad fija para evitar la especulación. Respecto a la situación por la que atraviesa el mercado, Pérez consideró que el momento actual será positivo para clarificar el sector inmobiliario y expulsar de él a todo el que no haya hecho los deberes El aventurero, el especulador y el oportunista tienen los días contados. En cambio, el que apueste por calidad, gestión y profesionalización, superará el bache sin dificultades indicó. Caja Madrid considera que la construcción de viviendas caerá un 20 durante el próximo año M. LARRAÑAGA MADRID. Caja Madrid dio a conocer ayer sus estimaciones para el mercado de vivienda en el próximo año y concluyó que lo más destacable no va a venir por el lado de los precios, para los que prevé una subida del 3 ó el 4 este año, sino por la caída de la actividad. La entidad financiera, uno de los principales actores del mercado hipotecario español, estima que lo más destacable será que el próximo año se iniciarán unas 600.000 nuevas viviendas, cifra que supone un 20 de caída en comparación con la prevista para el conjunto del presente ejercicio. Los analistas de Caja Madrid atribuyen esta notable contracción al endurecimiento de las condiciones de financiación, los elevados niveles de precios que se han alcanzado y a las expectativas creadas en torno a que los precios no van a seguir subiendo. Por ello, la entidad estima que los precios tenderán a estancarse en el próximo año y no sería descartable incluso un leve descenso. También se presentaron ayer las conclusiones del Cluster Inmobiliario del Instituto de Práctica Empresarial (IPE) en lo referente al impacto de la Ley del Suelo sobre el precio de la vivienda. El coordinador del estudio, José Antonio Pérez, destacó que en una muestra realizada entre 4.000 personas directamente involucradas en el sector inmobiliario en sus distintas áreas, el 80 de las respuestas consideran que la Ley del Suelo no va a contribuir a abaratar los precios de las viviendas y un 78 también indica que tampoco servirá para reducir el precio del suelo, que representa ya el 60 del precio final de la vivienda. La mayor parte de los encuestados se muestra muy dis- Ley del Suelo y precios