Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DEPORTES www. abc. es deportes MIÉRCOLES 13- -6- -2007 ABC Otra vez el gran clásico El Real Madrid y el Barcelona jugarán la final de la ACB tras deshacerse del DKV Juventud y el Tau Real Madrid DKV Juventud 18- 17 18- 17 1 c 2 c 3 c 65 61 13- 15 46- 47 19- 14 63- 61 4 c Tau Winterthur Barcelona 20- 19 20- 19 1 c 2 c 3 c 79 95 24- 28 79- 95 4 c 15- 15 33- 32 18- 19 38- 38 17- 27 55- 65 Real Madrid: Tunçeri (3) Bullock (16) Mumbrú (11) Reyes (11) Moiso (5) -cinco inicial- Smith (3) Sekulic (0) Hervelle (0) Raúl López (13) y Tomas (3) DKV Juventud: Bennett (13) Rudy Fdez. (15) Ricky Rubio (1) Barton (9) Archibald (2) -cinco inicial- Vázquez (4) Laviña (2) Flis (7) Gaines (0) y Betts (4) y Huertas (4) Tau: Prigioni (6) Planinic (9) Roe (5) House (8) Splitter (12) -cinco inicial- Scola (12) Rakocevic (7) Vidal (1) Erdogan (19) y Teletovic (0) W. Barcelona: Grimau (10) Ukic (4) Lakovic (5) Kakiouzis (4) Marconato (9) -cinco inicial- Basile (29) Trías (2) Kasun (6) Navarro (23) Fran Vázquez (8) y De la Fuente (0) JAVIER HERNÁNDEZ MADRID. Jordi Villacampa se atusaba la larga melena en los minutos previos al choque de Vistalegre. Oía pero no escuchaba a Ramón Calderón en el palco. Al presidente del DKV Juventud se le notaba tenso, casi más que en sus tardes de gloria como jugador de la Peña Eran los prolegómenos del último encuentro de la serie, la frontera entre jugar la final de la Liga ACB o irse a casa de vacío, con vacaciones anticipadas. La afición madridista respondió llenando hasta la bandera, o hasta el burladero, Vistalegre, un lugar que siempre huele a faena taurina. Otros dos factores cortaban el aire en el banquillo verdinegro. Tuvieron a tiro a los blancos en Badalona, pero el Real Madrid salió vivo del Olímpico, con ese empate (2- 2) en esta ronda. El segundo aspecto, palabras de Aíto García Reneses, era el asunto de las lesiones. El equipo está muy castigado vino a decir el técnico en la víspera. Ni Charles Gaines ni Rudy Fernández estuvieron en el cinco inicial. Plaza, por su parte, prosiguió con su labor de desgaste, apostando por Jerome Moiso de salida como lugarteniente de Felipe Reyes. Louis Bullock escoltaba a Tunçeri en vez de Raúl López. Pronto las palabras de Aíto, viejo zorro en la piel de víctima, se las llevó el viento. De salida, el Real Madrid cogió la batuta (16- 8, min. 7) tras una canasta de Felipe Reyes. Pero el Juventud logró enjugar esa ventaja. Primer síntoma. El segundo llegó a falta de dos minu- Felipe Reyes entra a canasta en un momento del intenso partido que jugaron Real Madrid y Juventud tos para el descanso. El Real Madrid se iba de cinco (30- 25) y después de seis (33- 27) con un triple de Sweet Lou Bullock. Pero Rudy contestó con un tiro estratosférico, medio cayéndose más allá de la línea de 6,25. Y vuelta a empezar, la misma historia de los duelos anteriores. Incertidumbre desde la resistencia verdinegra, que contrarrestaba la lucha de Reyes, el tremendo partido de Raúl López o los tiros de Bullock y Smith desde el más allá. Lo mejor sería el final, con los triples de EFE Rudy y el juego interior de Felipe Reyes. El escolta verdinegro lo tuvo en su mano, pero por dos veces falló, dejando libre el camino (con polémica arbitral incluida) para reeditar el gran clásico, el Real Madrid- Barcelona. ¿Quién da más? Labor de desgaste Batalla campal en el túnel de vestuarios ABC MADRID. Tintes de batalla tuvo el choque que ayer vivieron Real Madrid y Juventud. Primero, y tras el descanso, el roce entre Archibald y Hervelle en el túnel de vestuarios dio lugar a un tumulto generalizado entre ambos equipos que los espectadores sólo intuyeron por los vaivenes de la lona. Incluso parece que Aíto agarró del cuello al belga. Para calentar más los ánimos, los dos técnicos cruzaron una conversación plagada de tensión antes de que los equipos entrasen en los vestuarios. Sobre la pista, todo un cóctel de situaciones (repetición de un tiro libre de Bullock, antideportiva sobre Vázquez, que luego analizaron sus respectivos entrenadores, con mucha ironía. Para Joan Plaza, el partido había sido muy duro. Cada uno ha tratado de aprovechar sus recursos. El Juventud sabe rozar muy bien los límites del reglamento y quien no lo crea se equivoca Según Aíto, yo no sé si la antideportiva ha sido dudosa o no- -a falta de 17 segundos sobre Vázquez- Lo que sí es verdad es que, cinco segundos antes, la mesa ha pedido tiempo muerto y no se ha oído. No debemos obcecarnos demasiado en un hecho concreto como es repetir un tiro libre- -en los segundos finales y a cargo de Bullock- aunque también es verdad que si repites el segundo se entiende un poco mejor. Repetir el primero no sé si es la primera vez que lo veo en mi vida G. MUÑOZ El Barcelona se ha vuelto un especialista en colarse de rondón. Lo hizo en la Copa, donde entró in extremis y ganó el título. Ayer la empresa era todavía mayor. Para un club como el azulgrana, no estar en la Euroliga sería un fracaso total. Por eso, no podía fallar en este último envite. Y supo manejar el partido a la perfección. El Tau salió con todo en su casa y, como se esperaba, empezó muy fuerte con el objetivo de poner tierra de por medio cuanto antes. Llegó a tener una ventaja máxima de cinco puntos en el primer cuarto, pero una antideportiva contra Scola y un Navarro inspirado supusieron el primer empujón del Barcelona, que en el descanso ya había maniatado al Tau. La segunda mitad (el tercer cuarto) empezó como el partido, con empate (a 38) y con la misma tónica: un Tau a matar y un Barcelona a remolque, pero sin decer más que lo justo para volver a alcanzar a los de Vitoria en el marcador una y otra vez hasta que el Barça, con tres triples en un dos minutos, se colocó a siete del Tau. Para colmo, otra antideportiva del Tau, esta vez de Roe, puso a los catalanes con 11 puntos de ventaja. Parecía que la cosa estaba encarrilada hasta que Navarro se autoexcluyó del partido con una clara (y tonta) agresión a Scola, a mitad del tercer cuarto. Así que sin su mejor lanzador, los azulgrana decidieron suplirle a lo bestia: tres triples seguidos y 10 puntos de colchón al final del tercero. El último cuarto fue todo corazón del Tau y todo contención y contraataque del Barcelona, que, con comodidad (79- 95) se coló en otra final.