Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo MIÉRCOLES 13- -6- -2007 ABC CÉLULAS MADRE CON LÁSER, DIRECTAS AL CORAZÓN Extracción de médula ósea Con varios punciones en la cresta iliaca de la cadera del paciente se extrajo médula ósea Nuevos vasos sanguíneos 5 Estudio posterior 1 Introducción de la sonda láser A través de una incisión de unos centímetros en el pecho del paciente, se introdujo una sonda láser con un dispositivo de tres agujas que perforó el músculo cardiaco En seis meses se sabrá si los canales han creado nuevos vasos sanguíneos en la zona dañada y las células han regenerado tejido sano De la grasa, la médula y el tejido muscular En los últimos cinco años, las intervenciones experimentales con células madre en cardiología se suceden como un goteo contínuo, con diferentes variaciones. Hasta la fecha los equipos españoles más punteros han utilizado diferentes estrategias en las que han inyectado células madre de tejido muscular, de la médula ósea y, recientemente, de la grasa de los propios pacientes. Los enfermos han evolucionado bien, han mejorado y no se han descubierto efectos secundarios graves. Los tratamientos son seguros, aunque aún es pronto para extenderlos a la práctica clínica. Algunos investigadores postulan que el propio corazón podrá algún día repararse a sí mismo, con tratamientos que atraigan como un imán las células pluripotenciales circulantes hacia la zona dañada. Canales Interior del corazón a Sonda láser Células Combinan por primera vez el láser con células madre para reparar un corazón La cirugía, pionera en Europa, se realizó en el Hospital La Princesa de Madrid a dos pacientes s El láser favorece la formación de vasos y las células regeneran tejido N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. El futuro de muchos tratamientos del corazón pasa por la utilización de células madre para intentar reparar este órgano vital. Pero qué tipo de células, en qué proporción y cómo deben aplicarse es aún una incógnita que se empeñan en despejar cardiólogos en todo el mundo. Ayer cirujanos y hematólogos del Hospital La Princesa de Madrid presentaron una nueva variante de terapia celular para mejorar los resultados de otras técnicas. Por primera vez en Europa, este grupo implantó a dos enfermos con el corazón muy dañado células madre de la médula ósea con láser. El objetivo es combinar los beneficios de las dos intervenciones. Sólo se han realizado experiencias similares en China y Egipto en cinco enfermos y con buenos resultados. Los pacientes, una mujer de 68 años y un varón de 59, padecían una cardiopatía isquémica severa. Sufrían frecuentes anginas de pecho que les impedían desenvolverse en su actividad diaria. Entre ingresos y reingresos hospitalarios intentaban mantenerse con vida con un cóctel de fármacos que superaban las 17 pastillas diarias, sin ninguna expectativa de mejora explicó Juan Duarte, jefe del Servicio de Cirugía Cardiaca de La Princesa. En el paciente de menos edad ya habían fracasado tres de los cuatro puentes quirúrgicos by pass que habían irrigado su corazón durante los últimos ocho años y no había más alternativas de tratamiento. En la mujer de 68 años, era su deteriorado estado de salud lo que decidió a sus médicos a no intentar una cirugía agresiva para mejorar su estado. La opción que se les ofreció a ambos fue un implante de células madre para intentar regenerar el tejido cardíaco, como ya hacen de forma experimental en otros hospitales. Aunque en esta ocasión hubo una diferencia importante. Los cirujanos combinaron dos técnicas que por sí mismas podrían mejorar el estado del corazón. A los enfermos no sólo se les inyectó células madre de su médula ósea, sino que también se les realizó varias perforaciones con láser en el corazón. Con estos orificios o canales se busca promover la formación de nuevos vasos sanguíneos y mejorar el aporte de sangre al corazón para reducir la angina de pecho. Las células madre completan el tratamiento, al favorecer la regeneración del tejido cardiaco muerto. Ninguno de los dos procedimientos supone manipular mucho el corazón y se pueden aplicar a enfermos delicados y personas que incluso han sido previamente operadas en otras cirugías cardiacas, explicó Guillermo Reyes, el cardiólogo responsable de la intervención. La cirugía se prolongó durante una hora y media. En ese tiempo se extrajo la médula ósea, se aislaron y purificaron las células madre necesarias y se realizaron las dos intervenciones en el corazón. Bastó una incisión de unos 10 centímetros entre la cuarta y la quinta costilla para introducir la sonda láser en el corazón. Tras realizar las perforaciones con el láser, los cirujanos depositaron entre 2.500 y 3.000 millones de células. Lo hicieron en los bordes de los orificios, porque en los tejidos inflamados las células madre se adaptan y anidan mejor aclaró Guillermo Reyes. En la intervención colaboró también el cirujano cardiaco estadounidense, Keith Allen. Una de las ventajas del procedimiento es que las células madre utilizadas no necesitaron un cultivo específico. Con lo que todo el proceso, desde la extracción a la im- ABC Carlos Aguilera Concentración y purificación de células madre Un equipamiento especial permitió concentrar y purificar las célulasmadre de la médula ósea en el propio quirófano, sin necesidad de cultivo 2 3 Pared del corazón Sonda láser b Agujas inyectoras 4 Introducción de las células madre Una vez abiertos los canales con el láser (a) se inyectaron entre 2.500 y 3.000 millones de células madre. Las células no se depositaron en el interior del ventrículo sino en los bordes de los orificios que resultaron inflamados tras la acción del láser (b) plantación, se realizó en el mismo acto quirúrgico, detalló Adrián Alegre, jefe del servicio de Hematología. Proyecto europeo Una incisión de 10 centímetros Tratamiento poco agresivo En seis meses se valorará si se han formado nuevos vasos sanguíneos y el tejido cardiaco se ha regenerado La técnica beneficia al 15 de enfermos que por su estado no tienen otra alternativa de tratamiento Los enfermos están en buen estado, aunque habrá que esperar entre tres y seis meses para saber si este sofisticado tratamiento ha funcionado. No buscamos que puedan hacer carreras, pero sí que mejoren su calidad de vida y realicen cosas tan sencillas como salir de su casa para comprar el periódico El equipo de La Princesa tiene ya otros enfermos candidatos para someterse a esta intervención. El estado de los nuevos pacientes operados se comparará con los enfermos a los que hace tres años se les practicó la cirugía en ese mismo centro sólo con láser. Así se podrá saber si la inyección de células madre mejora la acción del láser. Las intervenciones realizadas en el hospital madrileño se enmarcan dentro de un proyecto internacional de terapia celular que se perfile como una alternativa para el 12- 15 de pacientes que no pueden beneficiarse de otros tratamientos. Más información sobre la intervención: www. hup. es