Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos MIÉRCOLES 13- -6- -2007 ABC Ni Marsé, ni Mendoza, ni Zafón quieren saber nada del programa de la Generalitat. Pàmies y Vila- Matas evitarán hasta coincidir con la Feria. Para Marsé, en el Llull se ha impuesto la más intolerante de todas las facciones Una imagen de la Feria de Francfort, durante la edición del año pasado AFP Fráncfort teme que la cultura catalana lleve un equipo de segunda Expectación ante el programa invitado en la mayor feria del libro, por la ausencia de grandes autores catalanes en castellano RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. Está inhibida la cultura catalana ante el mundo, cohibida o sólo politizada, se pregunta la prensa alemana al entrever el programa de la Cultura Catalana como invitada de honor en la Feria del Libro de Fráncfort, con el mar de disensiones que separa la promoción política cultural y el hecho diáfano de que algunos de los mayores nombres literarios en España sean catalanes. Die Welt el Frankfurter Allgemeine Zeitung y la agencia Dpa, entre otros, se rascan la cabeza tras el rechazo de algunos de los nombres más conocidos en Alemania, como Zafón, Mendoza, Marsé o hasta Pàmies, a secundar la iniciativa de la Generalitat, la más cara vista nunca en la Feria. Se entrelee un trasfondo político nada cultural y, para cultos, Paul Ingendaay se atreve a anotar, citando al santo patrono del instituto organizador, si tal vez no habría que seguir el ejemplo de Llull, quien hablaba una docena de idiomas, entre ellos latín, hebreo, árabe, francés, español y catalán. Y si alguien le hablaba, al parecer, siempre contestaba en el idioma de su interlocutor Hoy se dará a conocer finalmente, en el Litearaturhaus de Fráncfort, el programa literario de la cultura invitada y un avance del programa general, tras de una glosa de la literatura catalana a cargo de la escritora Imma Monsó Un home de paraula El Instituto Ramon Llull (IRL) desentrañará por fin la lista de 132 escogidos y 689 artistas. En páginas del Frankfurter critica Marsé cierto irredentismo en un proyecto en el que quienes escriben en español irán como en jaula y yo no me presto a ser el sparring de otros Bjo el título de La gran inhibición el corresponsal cultural del Frankfurter Allgemeine Zeitung que ya se ha ocupado en ocasiones de las tiranteces políticas que impregnan la cultura en las autonomías, expresa su temor de que la oficialidad catalana envíe al mayor evento editorial del mundo un equipo de segunda división por más que Bargalló en el IRL lo pinte orgulloso como jóvenes valores El FAZ habla con Marsé, Mendoza, Pàmies, VilaMatas, Zafón, Monzó y, salvo éste y Porcel, todos apartan de sí el cáliz de una feria que se antoja más de reivindicación de un puesto en lo universal que de escribir y vender buenos libros salidos del mundo catalán. Tras los endiablados matices que ve Die Welt en la buscada denominación de cultura, o literatura, catalana, Ingendaay recuerda que por primera vez no es un país sino una región el invitado aunque en alemán no tiene región el sentido peyorativo que le dan los nacionalistas y en este sentido sí ha sido invitada la región de cultura árabe. Se recuerda que hay un contrato de pluralidad a cumplir con la Feria, aunque en Fráncfort nadie pensó en hablar de cuotas y porcientos El Frankfurter se hace eco de la negativa a asistir de Pàmies como de las reticencias de catalanes que escriben en español, culpando a la radicalización creciente con la irrupción en la jefatura del IRL de un político, amén de nacionalista. Josep Bargalló habría sancionado la exclusión de catalanes que escriben en castellano, tan leídos como Javier Cercas o Vila- Matas; éste venía por su editorial alemana de Doctor Passavento pero ha pospuesto su promoción para no coincidir. La agencia alemana Dpa destaca el coste del programa catalán que, rondando los 16 millones de euros, sería el más caro de todos los invitados en la historia de la Feria. Lo que se va a producir es un gasto desorbitado sin contraprestaciones efectivas dice a este diario el escritor mallorquín Valentí Puig La gran rutina Maniobras privadas que ha conocido repetidamente la Feria. Entiende que el problema no es editorial, cultural, ni literario, sino local, por no decir provinciano Así esperando alcanzar por fin el universo acabarán aún más frustrados, pues las empresas imposibles generan siempre melancolía Conocido por su poesía catalana y experto en Josep Pla, Puig cree que, aparte de clanes y amiguismos para las listas, se han creado unas falsas expectativas, de que se llega a Fráncfort y ya eres universal Fráncfort sería sólo un buen escaparate de un negocio, nada más, pero el negocio hay que tenerlo: si la literatura en catalán ya tiene problema para vender en España, excuso decir en el mundo El escritor resalta que en la concepción nacionalista de la cultura se habría mezclado literatura y política de la forma más perniciosa imaginable abundando en la sempiterna discusión sobre qué es literatura, qué es Cataluña y, por si fuera poco, qué son los demás una cuestión más facilmente resuelta ya en otras culturas- puente como la nuestra Resultado son para el autor de Molta més tardor y L os de cuvier los boicots, de nacionalistas y antinacionalistas, y especula con que en una Barcelona como la actual el boom latinoamericano no habría podido tener lugar Die Welt se pregunta cómo una feria del libro puede devenir en cuestión política cree que el caso catalán es sentido como si de una finca privada en España se tratase, se extraña de que el vicepresidente autónomo Rovira haya tomado la presidencia de la comisión ferial y cita el pesimismo de Zafón o el agotamiento de Mendoza antes incluso de empezar