Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL www. abc. es internacional MIÉRCOLES 13- -6- -2007 ABC Un grupo de palestinos se reúne junta a la casa quemada del líder de Fatah en el norte de Gaza, Jamal Abu Al- Jidyan, supuestamente asesinado por los islamistas de Hamás AP Fatah suspende el Gobierno de unidad hasta que Hamás detenga los ataques Cerca de cuarenta muertos en un estallido de violencia imparable que empuja a los palestinos hacia la guerra civil LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. El dramático estallido de violencia desatado en la franja de Gaza amenaza ya con cobrarse una víctima definitiva: el Gobierno de unidad palestino. El partido Al Fatah del presidente Mahmud Abbás emitía anoche un comunicado anunciando su decisión de suspender la participación de sus ministros en el gabinete de Unidad Nacional constituido con Hamás el pasado marzo hasta que se detengan las luchas internas que han causado al menos 37 víctimas en la franja. La medida, que era adoptada tras tres horas de deliberaciones en una reunión de emergencia por el máximo órgano ejecutivo de Al Fatah, el Comité Central, supondrá la salida temporal de los titulares de ocho carteras del seno del Gobierno, que de este modo conservará sólo 16 ministros, de los que al menos tres se encuentran encarcelados en prisiones israelíes, lo que podría desembocar en el desplome de todo el gabinete. Y en un paso más hacia el agravamiento del conflicto. El Comité ha decidido que los ministros de Fatah no participarán más tiempo en el Gobierno si los enfrentamientos no paran señalaba ayer el escrito difundido desde las filas de Mahmud Abbás, que también hizo un llamamiento a los líderes bienintencionados de Hamás para acabar con la crisis, al tiempo que el primer ministro, el islamista Ismail Haniye, reclamaba en Gaza el establecimiento de un Estado de emergencia para intentar una vuelta al diálogo. Sus intervenciones remataban una de las jornadas más sangrientas habidas en la franja, que llevó de noche a centenares de personas a agolparse en la frontera sur de Gaza con Egipto para tratar de huir a la desesperada de los combates. Y al jefe del Ejecutivo israelí, Ehud Olmert, ha invocar la ayuda de los países árabes para atajar la hemorragia palestina con el despliegue de una fuerza internacional en la franja. Fatah anunciaba su retirada provisional de la coalición al mismo tiempo que, en las calles de Gaza, sus Fuerzas de Seguridad trataban de cumplir a sangre y fuego las órdenes recibidas por la mañana de recuperar el control de un sinnúmero de posiciones y cuarteles de su competencia. Unas instalaciones que los milicianos de Hamás secuestraron a lo largo del día tras dar por terminado un ultimátum que era una declaración de guerra, en el que pedían a sus rivales rendición incondicional antes de las once. El tiempo ha terminado y ahora cumpliremos nuestras advertencias de ir a por los colaboradores sionistas gritaron desde los altavoces de las mezquitas. Aleem Maqbool, el hijo del primer ministro, Ismail Haniye, llegó a proclamar desde Ramala, que los suyos habían tomado el norte de la franja y establecido en ella una zona militar Adelante nuestras tropas, defended nuestra dignidad y honor militar. Defended la seguridad de nuestra gente contra este partido sangriento era el mandato que difundió por escrito el jefe de la Seguridad Nacional leal al presidente Abbás. Una consigna detrás de la que se llamaba a combatir hasta el final para frenar una ofensiva desconocida por parte de los guerrilleros de Hamás, que el rais ya había denominado golpe de Estado. Su declaración se producía poco después de que el complejo presidencial en Gaza fuera alcanzado por tres obuses y la vivienda del líder de Hamás y primer ministro palestino, Ismail Haniye, resultara atacada por segundo día consecutivo. Esta vez con el lanzamiento de granadas antitanque que destrozaron parte de las habita- El tiempo ha terminado