Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA LA HORA DE LA VERDAD DEL 11- M EL INFORME DEL MINISTERIO PÚBLICO MIÉRCOLES 13 s 6 s 2007 ABC (Viene de la página anterior) cia el silencio de determinados acusados (algunos sólo contestaron a sus defensas) como un indicio más contra ellos, pues ante un cúmulo de pruebas incriminatorias es preciso dar una explicación a las preguntas formuladas por las partes. Aseguró que el hecho de que los acusados aleguen torturas o malos tratos por parte de la Policía durante los interrogatorios antes de pasar a disposición judicial es una maniobra torticera para provocar la nulidad de actuaciones Esos malos tratos, dijo, no son creíbles cuando las detenciones se producen por orden de un tribunal en el que los forenses examinan diariamente a los detenidos. Éste es el único punto en el que se ha producido un trasvase de las alegaciones de ETA a este nuevo tipo de terrorismo dijo Bautista, quien en otro momento de su intervención aseguró que el hecho de que el acusado no se llame Patxi y no lleve txapela no significa que no sea terrorista. La fiscal Olga Sánchez concluyó ayer la exposición de su minucioso y trabajado informe sobre los atentados del 11- M POOL No hay motivos de nulidad Para la Fiscalía tampoco son motivos de nulidad, como pretenden algunas defensas, el retraso en la declaración de las imputaciones (alegan que el juez prolongó la condición de testigo a alguien que sería imputado después, privándole de esta forma del derecho a ser asistido por un abogado) que los informes periciales estén firmados por un solo perito (lo que es legal cuando se trata de análisis de laboratorio) o la entrada y registro en el domicilio de Hamid Ahmidan (diligencia en la que el procesado no estuvo presente) En este caso, y cuando se están realizando registros simultáneos, no es preceptiva, por imposible, la presencia del imputado en ambos lugares. (A la misma hora que la Policía registraba su domicilio de la Avenida de los Ángeles, Hamid Ahmidan estaba presente en el registro de la casa de Morata, finca de la que tenía llave y que se consideró en aquellos momentos prioritaria) Bautista aseguró que la declaración de Emilio Suárez Trashorras en la comisaría de Avilés fue libre y voluntaria por lo que el ex minero no fue objeto de ninguna emboscada cuando entró en esa dependencia a aportar datos sobre los atentados y salió a primera hora de la mañana como imputado. Igualmente son válidas las grabaciones ambientales e intervenciones telefónicas que la Policía italiana hizo a Rabei Osman El Egipcio durante su estancia en Milán, intervenciones, recordó Bautista, que se hicieron conforme al ordenamiento jurídico italiano. La fiscal sostiene que las bombas también se fabricaron en Leganés Atribuye el envío del fax a ABC a los huidos Afallah o Belhadj s La participación de Trashorras y Zouhier fue fundamental: conocían el radicalismo de El Chino N. VILLANUEVA MADRID. Tres horas invirtió la fiscal Olga Sánchez en informar sobre la valoración de la prueba en el 11- M. En un pormenorizado relato que apuntala la investigación policial y judicial, Sánchez expuso las pruebas de cargo contra 24 acusados (las de los tres ideólogos las había abordado el día anterior) y una vez más destacó el papel fundamental de Suárez Trashorras y Zouhier al conocer ambos el radicalismo de Jamal Ahmidan y no sólo no evitar, sino colaborar, en la comisión de los atentados. Destacó que los terroristas contaron con dos centros de operaciones- -Leganés y Morata de Tajuña- lugares en los que montaron las bombas y de los que salieron la mañana del 11- M camino de Alcalá de Henares, y atribuyó a los huidos Mohamed Afallah o Mohamed Belhadj el envío del fax de la reivindicación a ABC. Estas son las pruebas corroboradas en el juicio oral contra los acusados que no son ideólogos. Jamal Zougam. Fue reconocido por cuatro testigos en distintos trenes. De su locutorio salieron las tarjetas que se introdujeron en los teléfonos que activaron las bombas de los trenes. Abdelmajid Bouchar. Fue reconocido en uno de los trenes y por el policía que le persiguió cuando huyó a la carrera del piso de Leganés. En esa vivienda aparecieron sus huellas en un libro y su ADN en un hueso de dátil. Larbi Ben Sellam. Tenía una relación estrecha con El Egipcio Días antes del atentado dejó su trabajo en Madrid. Llevó a cabo una labor de proselitismo importante con Mohamed El Idrissi. Fouad El Morabit, Basel Ghalyoun y Mouhannad Almallah. Participaron en las reuniones de Virgen del Coro, lugar en el que dieron cobijo al suicida Rifaat Anouar la noche del 11- M. El ADN de Ghalyoun se encontró en un gorro de rezo en Leganés. Mohamed Bouharrat. Sus huellas aparecieron en uno de los vehículos del atentado; en Leganés, una foto suya y una anotación de su puño y letra. Saed El Harrak. Tenía en su poder el testamento del suicida Kounjaa; sus huellas aparecieron en la guantera de otro de los vehículos relacionados con los atentados y el contrato de compraventa de su coche se encontró en Leganés. Fadual El Akil, Slimane Aoun y Nasredine Bousbaa. Gran amigo de Ahmidan el primero asumió el negocio del tráfico de hachís cuando El Chino se fue a Marruecos. Proporcionó documentación falsa, arregló los vehículos de Ahmidan, estuvo en la finca de Morata y se llevó a Ceuta el Golf utilizado para transportar la dinamita. Slimane acompañó a Fadual a Morata y habló con El Chino el 11- M. Bousbaa falsificó documentos para la célula de Madrid. Rafa Zouhier y Rachid Aglif. El confidente tuvo una participación decisiva en el 11- M al poner en contacto a los islamistas con los asturianos. Tanto él como Aglif estuvieron en las reuniones del McDonalds. Othman El Gnaoui y Hamid Ahmidan. Participaron en la construcción del zulo de la casa de Morata. El último fin de semana de febrero de 2004, El Gnaoui salió al encuentro de Ahmidan a las proximidades de Burgos para ayudarle en el traslado de la dinamita. Emilio Suárez Trashorras, Carmen y Antonio Toro. Trashorras tenía hilo directo con Jamal Ahmidan. Tanto el ex minero como su cuñado lideraban la trama asturiana de explosivos. Ambos dieron a Zouhier una muestra de dinamita y un detonador y los tres participaron en las reuniones del McDonalds donde se acordó el intercambio de droga por explosivo. Trashorras acompañó a Jamal Ahmidan a la mina y le mostró dónde se encontraba la Goma 2 ECO. Planificó los viajes de los asturianos a Madrid. Carmen estaba al tanto de todo. Emilio Llano y Raúl González. El primero era el encargado de la mina. Hizo la vista gorda en la sustracción de explosivos, en la que participó el segundo. El descontrol y la dejadez de Llano posibilitaron el robo de la dinamita. Iván Granados, Sergio Álvarez e Iván Reis. El primero vigiló la mina en una de las ocasiones en las que acudió Trashorras a reunirse con Raúl González; los otros dos participaron en sendos viajes a Madrid transportando explosivos a petición del ex minero. Olga Sánchez afirma que la dejadez y el descontrol en Mina Conchita permitieron el robo de la dinamita