Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 12 s 6 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 77 Billy, profeta del pasado Los Smashing Pumpkins, que esta noche actúan en Las Ventas, protagonizaron ayer el primer concierto secreto organizado por Myspace en España JESÚS LILLO Lavaría los platos de la cena de la organización con tal de que me dejaran entrar escribía en un foro de internet una de las fans de los Smashing Pumpkins que se había quedado sin entrada para ver anoche, de cerca y de balde, a la banda de Billy Corgan en el teatro Calderón. Pregonado a voces virtuales desde la pasada semana, cuando se supo que sería el grupo de Chicago, y no Los Chichos, que también entraban en la terna, las estrellas invitadas a la rumbosa puesta de largo de Myspace en España, el concierto secreto de los Pumpkins provocó el previsible caos en la puerta de la sala madrileña, atestada de centenares de fieles que, carné de identidad en la boca y con una prueba de impresora en la mano, trataban de hacer valer sus credenciales para asistir de tapadillo, veinticuatro horas de su actuación oficial en Las Ventas, al regreso a Madrid de los norteamericanos. El argumento de su nuevo álbum, Zeitgeist he elegido esa palabra porque Hasselhoff ya estaba cogida bromeaba hace unos días Corgan en Berlín- determina una recargada y decadente escenografía de enormes antigüedades de cartón- piedra, como si se tratara de la quema de restos de una subasta del Un, dos, tres Aparece el líder de los Pumpkins con su túnica blanca de falso profeta y empieza a explicar, a gritos y mientras machaca el estribillo de United States por qué la estatua de la Libertad se hunde en la portada de Zeitgeist cuyas nuevas canciones- -teóricamente inéditas hasta el 7 de julio, san Fermín y también 7- 7- 7, una de misterio- -ya se saben de memoria sus seguidores. Hay mucha vida, pirata, fuera de Myspace. No faltan los clásicos- Today Bullet With Butterfly Wings Tonight Zero -en el generoso recital de los Smashing Pumpkins, que sólo tropiezan con el silencio, efecto de una grabación en diferido, que separa sus piezas. Sus nuevas canciones, como esa Tarantula que soltaron antes de despedirse, están a la altura y en el tipo de lo que fue su ya avejentado repertorio. Quizás hoy resulte grotesco sonar como los Pumpkins, pero que lo haga el propio Corgan, entregado y crecido en un conjunto de meros comparsas a los que les saca La lata de Manzoni sólo contiene yeso, y no mierda de artista EFE ROMA. La lata de conservas que Piero Manzoni, artista conceptual, facturó en 1961 con la etiqueta Mierda de artista contiene sólo yeso, reveló ayer su amigo y compañero de fatigas artísticas Agostino Bonalumi en el Corriere della Sera Bonalumi cuenta el fracaso que cosechó ese año una exposición en Milán de Manzoni, él y un tercer amigo, Enrico Castellani, los tres hartos del arte figurativo. Al acabar la exposición y tras intentar vender sin éxito a un coleccionista, Manzoni exclamó: Estos imbéciles de burgueses milaneses sólo quieren mierda Meses más tarde, Manzoni les llamó a su estudio y les mostró su última obra: una lata de conservas con un contenido neto de 30 gramos de sus heces y a la que puso la famosa etiqueta. En total, Manzoni preparó noventa latas de este tipo, que luego fueron a parar a museos, como la galería Tate Modern de Londres, y por los que se han llegado a pagar 124.000 de euros. Sobre el contenido real de las latas, Bonalumi asegura que no es materia orgánica. Si así fuera, antes o después, el metal se habría corrompido provocando su salida. Puedo tranquilamente afirmar que se trata sólo de yeso E invita a abrir la lata al que quiera comprobarlo, aunque afirma que no será él quien lo haga. Billy Corgan, en una actuación de su actual gira dos cabezas y miles de watios, es legítimo y, cada siete años, gratificante. Disarm himno para voz y distorsión, representó, mediado el recital, el personalismo de un proyecto en el que Billy Corgan se queda solo, con el orgullo de haber creado, recuperado y aumentado a destiempo sus obras maestras. Aún le queda tiempo al compositor para mostrar su fragili- EFE dad acústica- sólo hablo dos idiomas: el inglés y el del amor había dicho antes- -en un breve set que le puso corazón a tanto músculo. El resto fue asombro y sobreactuación. Billy Corgan sabe que es la única manera de interpretar determinados papeles, y el suyo es un papelón. No es raro que, entre tanto arte y ensayo, no gustara en el Primavera Sound.