Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL MARTES 12 s 6 s 2007 ABC Florentino Portero El Papa prepara las grandes orientaciones del episcopado latinoamericano JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. Benedicto XVI inició ayer el estudio del documento que orientará la actividad de la Iglesia católica en América Latina durante la próxima década, a partir de la V Conferencia del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) inaugurada personalmente por el Papa el 13 de mayo en el santuario de Aparecida, en Brasil, y concluída el pasado 31 de mayo. En medios vaticanos se prevé que Benedicto XVI haga público el documento a finales del próximo mes de julio, poco después de la reunión de los presidentes de todas las conferencias episcopales de América, en La Habana. El Santo Padre recibió ayer el Documento Final de la conferencia de Aparecida, que no se hizo público al término de la misma pues corresponde al Papa revisarlo y promulgarlo con su autoridad, como hace con los demás Sínodos de Obispos. El texto le fue entregado por los tres cardenales que desempeñaron la presidencia de la asamblea: Francisco Javier Errázuriz, de Santiago de Chile, Geraldo Majella Agnelo, de San Salvador de Bahía, y Giovanni Battista Re, prefecto de la Congregación para los Obispos en la Curia vaticana. El Documento Final incorpora explícitamente la herencia del de Medellín (1968) respecto a la opción preferencial por los pobres, pero plantea objetivos misioneros mucho mas grandiosos a nivel de todo el Continente. Su objetivo es emprender una acción realmente misionera, que ponga a todo el Pueblo de Dios en un estado permanente de misión imprescindible para frenar el avance de las sectas y la descristianización. Orientará, además, sobre los grandes desafíos como la globalización, la injusticia estructural, o la crisis en la transmisión de la fe al tiempo que clarifica el diálogo ecuménico, el vínculo con el judaísmo y el diálogo interreligioso Durante la próxima década se promoverá una espiritualidad trinitaria, cristocéntrica y mariana, de estilo comunitario y misionero con particular énfasis en la formación pastoral para lograr la gran opción de la Conferencia: convertir a la Iglesia en una comunidad más misionera y señalar caminos de reconciliación, de fraternidad e integración entre nuestros pueblos para formar una comunidad regional de naciones INDEPENDIENTE utin tiene razón. Reconocer la independencia de Kosovo supondrá un gravísimo precedente que sólo puede traernos más quebraderos de cabeza. El presidente ruso citó tiempo atrás varios casos cuya evolución podía depender de la decisión que se tomara sobre este territorio, todavía bajo soberanía serbia. Si Kosovo lograra la independencia, qué pasaría con Osetia del Sur o Abkhazia, territorios irredentos de Georgia, o con la Transniestria moldava, donde, como en los anteriores casos, una población mayoritariamente rusa se niega a incorporarse a los nuevos estados creados tras la descomposición de la Unión Soviética. No por casualidad, Putin citó también el País Vasco. A pesar del esfuerzo que ha hecho el delegado de Naciones Unidas para evitar una formulación semejante a la que llevó al Presidente Wilson a poner las fronteras de Europa patas arriba, preparando así el advenimiento de la II Guerra Mundial, se está haciendo lo mismo. Puesto que Kosovo es un problema, démosle la independencia aprovechando la debilidad de Serbia y pasemos página. De la misma forma que Hitler entregó media Europa a Stalin, Slobodan Milósevic convirtió a una banda de terroristas y contrabandistas, el Ejército de Liberación de Kosovo, en un movimiento de resistencia nacional. Nadie duda de que los kosovares fueron las víctimas de un conflicto creado como consecuencia del auge de un nacionalismo excluyente, que trataba de llenar el hueco dejado por el comunismo. Desde este periódico defendimos su causa, pero ya entonces advertimos que la intervención militar de la Alianza Atlántica no podía derivar en el cambio de fronteras. Desde el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se está enviando un mensaje al mundo. Si usted quiere independizarse cree un problema, demuestre que la convivencia es imposible, que llegaremos nosotros para separarles y, tiempo después, consagrar dicha separación. Que nadie se extrañe si alguien escucha el mensaje y actúa en consecuencia. KOSOVO P Varias personas se manifestaron contra los abusos delante de las oficinas olímpicas en Hong Kong AFP Acusan a cuatro empresas chinas de explotación infantil Especializadas en productos para los Juegos de 2008, emplean a niños de 12 años, que trabajan 13 horas al día PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL TAIPEI. Un nuevo escándalo laboral ha vuelto a poner en la picota a China, la fábrica global donde la explotación de los trabajadores se convierte a veces en puro esclavismo, como quedó de manifiesto el pasado viernes al descubrirse que un horno de ladrillos empleaba a 31 personas a cambio sólo de pan y agua. En esta ocasión, una alianza internacional de sindicatos, Playfair 08 -Juego Limpio 08- ha acusado a cuatro empresas del coloso oriental de utilizar a niños para fabricar productos de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, como gorras, bolsas, cuadernos, pegatinas y vasos. En un informe de 30 páginas, la organización denuncia que dichas compañías emplean a niños de 12 años que trabajan hasta 13 horas al día, mientras que los adultos realizan turnos de 15 horas y sin una jornada libre, por sólo 30 euros. Una cantidad que apenas llega a la mitad del salario mínimo legal establecido en el dragón rojo que pocas fábricas cumplen. Es una vergüenza que estas flagrantes violaciones de los derechos laborales tengan lugar en firmas autorizadas por el Comité Olímpico Internacional (COI) se indignó Guy Ryder, secretario de la Confederación Internacional de Sindicatos. La gravedad de la denuncia, sobre todo por implicar a menores de edad, obligó tanto al COI como al Comité Organizador de Pekín 2008 a reaccionar rápidamente. Tenemos unas normas muy claras y unas reglas específicas sobre la dirección de la producción manifestó en Hong Kong el vicepresidente del Comité Organizador, Jiang Xiaoyu, quien dijo que si esas empresas han roto estas directrices, no volverán a trabajar para nosotros Una de las firmas denunciadas es Lekit Stationery Company que, según la BBC, procede de Taiwán pero funciona desde hace ya dos décadas en Dongguan, en la provincia de Guangdong. Frente a las acusaciones de explotación laboral, sus responsables replicaron que sus 420 trabajadores reciben 68 euros al mes y, aparte, las horas extraordinarias. También negaron las denuncias sindicales Tagle Leather Products, ubicada de igual modo en Guangdong, Mainland Headwear Holdings y Yue Wing Cheong Light Products, ambas de Shenzhen y fronterizas con Hong Kong. Además de servirle a la nueva China del crecimiento económico como puesta de largo ante el mundo, los Juegos Olímpicos suponen un negocio de cifras astronómicas del que se beneficiarán numerosas empresas nacionales. De hecho, ya hay miles de compañías- -autorizadas o no- -fabricando el merchandising de las Olimpiadas, que se verá multiplicado porque estos Juegos tienen cinco mascotas. Debido a la experiencia adquirida durante el último cuarto de siglo tras la apertura al capitalismo, el mejor lugar para elaborar tales productos es, sin duda, China, la factoría del planeta En el delta del río de la Perla, situado en la provincia de Guangdong entre Hong Kong y Macao, y en el delta del río Yangtsé, en los alrededores de Shangai, los operarios de las fábricas trabajan 13 horas diarias por 50 euros al mes. Como ocurre en Shantou, donde se elabora el 80 por ciento de los juguetes que se venden en el mundo. Los Juegos, un gran negocio Un trabajador adulto en estas compañías cobra 30 euros al mes, menos de la mitad del salario mínimo legal