Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL MARTES 12 s 6 s 2007 ABC Revés judicial a la política de Bush sobre prisioneros de guerra Un tribunal niega que se pueda retener en EE. UU. a un combatiente enemigo ABC WASHINGTON. Un tribunal federal de apelaciones de Estados Unidos dictaminó ayer que el gobierno no tiene atribuciones para mantener detenido en este país, por tiempo indefinido, a un individuo al que considera un combatiente enemigo El caso se refiere al qatarí Ali Saleh Kahlah al- Marri, la única persona presa en Estados Unidos como combatiente enemigo cuya liberación de la custodia militar ordenó el tribunal. La orden judicial pone en entredicho el alcance de los poderes ejecutivos de la Presidencia en la lucha contra el terrorismo, tal como lo plantea la Administración Bush. Durante más de dos siglos de crecimiento y luchas, paz y Ali al- Marri AP guerra, la Constitución ha protegido nuestras libertades con la garantía de que, en Estados Unidos, a nadie se le privará de su libertad sin el debido proceso de la ley escribió la jueza Diana Gribbon, del tribunal federal de apelaciones del Cuarto Circuito, con sede en Richmond (Virginia) que redactó el dictamen. Desde que lanzó su guerra mundial contra los terroristas, en octubre de 2001, el gobierno de Estados Unidos ha detenido en numerosos países y ha trasladado a campos de reclusión a cientos de hombres a quienes no reconoce como prisioneros de guerra. Más de 380 de ellos están confinados en la base naval estadounidense de Guantánamo, en Cuba. Según informa Efe, Al- Marri fue detenido en diciembre de 2001 cuando estudiaba en la Universidad Bradley, en Illinois, y permaneció encarcelado en ese estado y en la ciudad de Nueva York sin ser acusado formalmente de nada, sino como testigo material es decir una persona que, según las autoridades, puede testificar sobre delitos cometidos por otros. Su hermano Jarallah al- Marri fue detenido en enero de 2002 y llevado a Guantánamo. Ese mismo año a Ali al- Marri se le acusó de abrir cuentas bancarias con documentos de identidad falsos. Los cargos por fraude fueron anulados, pero en 2003 el gobierno calificó a Al- Marri de combatiente enemigo, por lo que fue transferido a una prisión militar en Carolina del Sur. Hace más de cuatro años las autoridades militares detuvieron a un extranjero que residía legalmente en el país añadió el dictamen. Los militares- -agregó- -lo han mantenido bajo custodia desde entonces sin cargos criminales ni proceso judicial. Ha permanecido detenido sin reconocimiento de la protección constitucional, sólo porque el Poder Ejecutivo cree que su detención militar es apropiada El fallo, de 86 páginas, califica de absurdos algunos de los argumentos del Gobierno para justificar que Al- Marri siga detenido, y sostiene que la Ley de Autorización del Uso de Fuerza Militar, aprobada por el Congreso en 2001, no da al presidente atribuciones para ordenar que los militares capturaran y detuvieran por tiempo indefinido al hombre. En este país, el control militar no puede estar por encima de los derechos constitucionales de los ciudadanos afirmó el texto de la resolución judicial, que puede tener efectos inmediatos en la situación de los presos en Guantánamo. Sólo testigo material La primacía de la ley