Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA MARTES 12 s 6 s 2007 ABC Los forenses determinaron que había sido amordazado y presentaba dos contusiones leves Los hermanos del fallecido, que no aceptan los resultados de la autopsia, muestran una fotografía del joven ALEX DOMÍNGUEZ La autopsia revela que el nigeriano que iba a ser deportado murió de un infarto La juez que investiga el suceso llamará como testigos a los dos policías que lo custodiaban y a dos compatriotas que viajaban en el avión junto al fallecido D. M. ALICANTE. Una parada cardiorrespiratoria. Ésa es, según los resultados de la autopsia practicada ayer en el Instituto de Medicina Legal de Alicante, la causa de la muerte de un ciudadano nigeriano que se encontraba a bordo de un avión de Iberia cuando iba a ser deportado el pasado sábado, y cuyo fallecimiento obligó al piloto a aterrizar en el aeropuerto alicantino de El Altet. Según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad (TSJCV) Osamuya Akpitaye, que contaba con 23 años de edad, falleció como consecuencia de un fallo cardiorespiratorio cuyas causas se desconocen por el momento. No obstante, la juez que investiga el caso está a la espera de conocer los resultados de nuevos análisis, que se practicarán a los órganos de la víctima- -corazón y pulmones- -en el Instituto de Toxicología de Barcelona. Las pruebas han sido solicitadas por los mismos forenses que realizaron la autopsia preliminar. Además de la causa de la muerte, los médicos encargados del análisis concluyeron que el detenido había sido amordazado, aunque no pudieron determinar si también se le había esposado. Asimismo, el informe señala que el cuerpo de Akpitaye presentaba dos contusiones leves, en mano y espalda. La titular del juzgado de Instrucción número 1 de Elche, que se ha hecho cargo de la investigación al pertenecer el aeropuerto administrativamente a esta ciudad, recibió ayer el atestado elaborado por los agentes del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) en relación a la muerte del joven. Entre las primeras diligencias, la juez prevé citar como testigos a otros dos ciudadanos nigerianos que viajaban en el mismo vuelo, ya que iban a ser deportados junto a la víctima. Asimismo, la magistrada tomará declaración a los dos agentes policiales que lo custodiaban, según revelaron las mismas fuentes. Según informaron a Europa Press fuentes próximas al caso, los dos agentes habían amordazado a la víctima con cinta adhesiva para evitar que les mordiera, tal como afirman que había sucedido con anterioridad, e incluso, esta medida se tomó con el fin de que el joven tratara de autolesionarse. En este sentido, destacaron la enorme resistencia que oponía el joven a ser repatriado. De hecho, era la tercera ocasión en que se in- tentaba deportar a Akpitaye, tras la orden de expulsión dictada por el juzgado número 1 de la localidad madrileña de Leganés. Contra el joven constaban, entre otros, antecedentes por asesinato y agresión sexual, tanto en España como en su país de origen, Nigeria, según fuentes policiales. Los agentes solicitaron viajar en un lugar apartado del resto del pasaje del vuelo comercial entre Madrid y Lagos, según relataron las mismas fuentes, así como cortinas opacas para evitar molestias. En este sentido, recordaron que el comportamiento agresivo del joven había impedido deportarlo con anterioridad, al negarse el comandante del vuelo que debía sacarlo de España a despegar. La familia del joven no comparte los resultados de la autopsia ni la versión de los agentes de una muerte súbita y ayer denunciaron los hechos en el mismo juzgado ilicitano que los investiga de oficio. Dos hermanos de la víctima acusaron ayer a los agentes de matarlo e insinuaron que un pasajero habría llegado a registrar la supuesta agresión con la cámara de su teléfono móvil. Por su parte, sindicatos policiales y asociaciones contra el racismo terciaron ayer en el debate para criticar los medios con que cuentan los agentes y pedir una investigación transparente. La familia acusa a la Policía Testigos Cuatro bebés de entre seis meses y dos años llegan en patera a Lanzarote ERENA CALVO LAS PALMAS. Este sábado llegaba a Canarias una mujer que se había visto obligada a abortar en la patera que le llevó hasta Fuerteventura. Sus compañeros tuvieron que lanzar el feto por la borda y la mujer alcanzaba la isla con una hemorragia de la que se recupera en el Hospital General de Fuerteventura. Ayer alcanzaban Lanzarote, de madrugada, 26 indocumentados de origen magrebí entre los que viajaban cuatro madres con sus cuatro bebés, todos en buen estado de salud. Son los contrastes de la inmigración irregular que deja en las Islas cientos de sin papeles después de un largo y duro viaje. Los bebés de ayer, de entre seis meses y dos años, llegaban sanos y salvos. Cuando los llevamos a tierra firme fueron derivados a un centro de salud explican a este periódico agentes de la Guardia Civil que participaron en el rescate, y allí les examinaron bien y les pusieron ropas secas y limpias Tras el paso por el médico, los pequeños, con sus madres y otras dos mujeres que les acompañaban en la embarcación, estuvieron unas horas en el Cuartel de la Guardia Civil, donde no paraban de jugar hasta que fueron derivados a un centro de acogida, desde donde posiblemente. Además de la patera de Lanzarote, otra barquilla tocaba tierra ayer en Gran Canaria con catorce indocumentados, de origen magrebí, entre los que viajaban varios menores de edad. En las últimas semanas está aumentando la llegada al Archipiélago de este tipo de embarcaciones. Más pequeñas que los cayucos, parten de las costas del Sáhara- -realizando un trayecto más corto- -y se dirigen a las islas de la provincia oriental. Aun así, continúa la llegada de cayucos a Canarias. Ayer alcanzaba uno Tenerife con 52 subsaharianos. A pesar de que uno de los factores que se atribuyen al descenso experimentado este año en la llegada de inmigrantes a nuestras costas es la misión europea de Frontex en Canarias y África, el director adjunto de la agencia, Gil Arias, advirtió ayer que no es factible mantener la operación de forma permanente, tal y como se planteó en un principio. Arias explicó que el coste de una pareja de barco y avión asciende a 3.700 euros la hora. Sólo el mantener un avión y un barco durante cuatro meses fundiría nuestro presupuesto añadió el alto funcionario comunitario. Frontex no será permanente