Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 DEPORTES Campeonato del Mundo de Fórmula 1 s Gran Premio de Canadá LUNES 11 s 6 s 2007 ABC El accidente de Robert Kubica fue escalofriante; cuando quedó inerte en el interior del habitáculo se vivieron momentos de gran tensión en el circuito REUTERS Hamilton gana la carrera del caos El británico de McLaren- Mercedes logra en Canadá su primer triunfo en Fórmula 1, en una sesión marcada por el Kubica sólo sufre los dolores del espectacular choque contra el muro del polaco Kubica fuerte impacto J. M. CORTIZAS MONTREAL. El piloto británico Lewis Hamilton (McLarenMercedes) ya tiene la victoria que buscaba, que le obsesionaba. Pero no recordará su logro como un momento rutilante. En cuanto atempere su ritmo cardiaco y vea las imágenes de la carrera, sentirá cierta frustración al no ser el protagonista magno del Gran Premio de Canadá. Las circunstancias, un vendaval de ellas, le convirtieron en un ganador que sólo pudo dar rienda suelta a su feliz estampa en el protocolo del podio. Ni chupó cámara pese a rodar toda la carrera en cabeza salvo una vuelta tras el primer repostaje, ni tuvo que ir más allá de cerrarle la puerta a su compañero Fernando Alonso en la salida. Desde ese punto de vista, la suya fue una victoria convencional, la quinta en seis carreras para el autor de la pole Al margen de él, el cielo se abrió y descargó toda su ira en forma de percances. Como si de un juicio final se tratara, el circuito Gilles Villeneuve fue escenario de una demencial secuencia de percances. Algo lógico, si cabe, en un trazado que tiene marcados sus muros por la fibra de las carrocerías de los monoplazas. Pero fue de tal magnitud el sopapo que se llevó el polaco Kubica que reaparecieron viejos fantasmas. Más cuando el piloto de BMW tras comerse el muro y salir rebotado unos doscientos metros, acababa inerte en lo que a duras penas se podía identificar como un monoplaza. Finalmente, sólo sufrió los dolores propios del fuerte impacto. La sangre de los presentes en Montreal no volvió a recuperar su temperatura normal. No era posible dejar de compadecerse del bravo piloto que llegó a la F- 1 por la puerta de las World Series, con victoria incluida en la manga celebrada en 2005 en el circuito urbano de Bilbao. Los muros y los trazados urbanos, con Valencia al fondo. Darán de qué hablar. Buscar explicaciones a la victoria de Lewis Hamilton ocuparía un tomo. La primera, la más obvia. Defendió su puesMilagro en el circuito Gilles Villeneuve. El polaco Robert Kubica se encuentra en buenas condiciones tras sufrir un violentísimo accidente en la vuelta 27. Aunque en un principio se diagnosticó una fractura en la pierna derecha, horas después todo cambió. Sólo sufre los dolores derivados del golpe y será dado de alta hoy mismo. En la curva 9, el polaco tocó el Toyota de Trulli, se salió de la pista, impactó contra el muro, salió despedido hacia la pista, que cruzó dando vueltas de campana, y, ya con el coche desintegrado, chocó de nuevo contra el muro opuesto. Fue trasladado consciente en helicóptero al hospital Sacre Coeur de Montreal. to de privilegio en la arrancada y le envió un bocado a su compañero Fernando Alonso cuando el ovetense se jugó toda su fortuna a una mano. Atacó, le cogió la cuerda al inglés y éste tiró de uno de los dos volantazos que sirven para repeler legalmente cualquier agresión. El español se quedó sin espacio para negociar la primera chicane y tras salirse y volver a pista tuvo la desgracia de ser superado por Hamilton y Heidfeld y al tiempo la fortuna de que ninguno de ellos le embistiera al surgir de la nada. Percances demenciales El inglés se despega La autoridad con la que Lewis Hamilton puso metros de por medio era ajena a los problemas esgrimidos por Fernando Alonso con sus gomas iniciales. El piloto inglés se despegaba a casi un segundo por vuelta de la competencia, cerrando el balance de las 16 primeras vueltas con 11 segundos sobre Nick Heidfeld, 16 ante Fernando Alonso y 18 respecto a Felipe Massa. Ante esos números,