Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo LUNES 11- -6- -2007 ABC El fuego dejó un monte debilitado y enfermo No sólo son los troncos que no vemos porque ya no existen, ni el follaje que se llevaron las llamas, ni los troncos negros que aún se mantienen en pie, el fuego dejó un monte, lo que queda de él, a merced de las plagas. Un insecto escolítido, en este caso se trata de una especie de escarabajo minúsculo, está dando la puntilla a los árboles de la zona quemada. Este insecto anilla el ejemplar impidiendo el paso de la savia. Además, el debilitamiento del árbol hace que éste no ofrezca ninguna resistencia y el insecto entre y anide. Carlos García, técnico forestal, explica que bastan 200 picotazos para secar un árbol enfermo. El problema es que estos insectos son capaces de volar 2 y 3 kilómetros alcanzando a los árboles a los que el fuego indultó. Las trampas con feromonas intentan paliar sus efectos. Troncos y ramas se apilaban la semana pasada al lado de pinos en pie en la zona de El Rodenal A. ACOSTA Dos años después, aún quedan 40.000 m 3 de madera quemada en Guadalajara A pocos días del comienzo de la campaña contra incendios, agentes forestales de la zona abrasada en julio de 2005 aseguran que el monte no está limpio ARACELI ACOSTA GUADALAJARA. Casi dos años después de que uno de los más virulentos y mortíferos- -once personas perdieron la vida en sus llamas- -incendios forestales de nuestro país arrasara todo lo que encontró en su camino, todavía no ha finalizado la saca de madera de los montes de la zona afectada de El Rodenal. Y eso que el próximo día 15 comienza la campaña de incendios de verano. La huella del fuego sigue estando por todas partes. Lomas que ahora dibujan perfectamente su perfil, antes cubierto por pinos resineros y robles. Tocones de troncos negros que aún manchan con sólo rozarlos y otros que se mantienen en pie porque sostienen a un roble, autóctono de nuestro país y de ahí probablemente su dureza. Además, este invierno ha sido bastante bueno en agua dice Ismael, nuestro guía por estos montes plagados de esqueletos negros. De repente un camión repleto de troncos perfectamente apilados se cruza con nosotros en la pista recién asfaltada. Están arreglando todas la carreteras de la zona afectada por el incendio, porque nos hacía mucha falta explica Ismael. Pero nuestra pregunta es obligada: ¿Aún se está sacando madera de la zona quemada? Bueno- -titubea- es que había mucha Ya, pero es que han pasado dos años. Es que con las lluvias de este invierno ha sido muy difícil que las máquinas trabajen Todo cierto, pero la madera sigue estando ahí, y no preocupa tanto la madera apilada al lado de la carretera, sino que el monte no está limpio. Pequeños troncos, ramas y rastrojos están por todas partes, a sólo unos días de que comience la campaña forestal de este año. Los troncos apilados no son un combustible importante dice a ABC Alfredo Chavarría, jefe de servicio de Medio Natural de la provincia de Guadalajara. Lo más peligroso son las copas de matorrales, rastrojos, ramaje nos dice. Replicamos que eso también lo vimos, pero explica que están ahí para crear cordones y poder retener el suelo si vienen lluvias Es una estructura que se conoce como fajinada, pero vimos muchas ramas que por su colocación no cumplían esta misión. Un agente forestal nos confirma que el monte no está limpio, precisamente porque la lluvia ha impedido trabajar bien. Según Chavarría, ya se han sacado 750.000 metros cúbicos de madera- -sacar se refiere a madera cortada, procesada y puesta en cargadero; esto es, las pilas de troncos apiladas al margen de los caminos- lo que representa alrededor del 95 del volumen total. Lo que significa que aún quedan en el monte 40.000 metros cúbicos de madera sin cortar y sin procesar. Pasa cerca de la pista por la que circulamos un retén forestal: son cuatro, dos hombres y dos mujeres, jóvenes. Valientes que deberán actuar en caso de que se produzca un incendio forestal. Chavarría es optimista. Nos explica que, contrariamente al miedo que existe cuando hay mucho pasto, por- que es el combustible con el que el fuego se desplaza más rápidamente, él cree que, como hay mucha agua en el suelo, la vegetación superior tanto arbustiva como arbórea está fuerte y el fuego no corre tan rápido y se le puede atajar. Hace dos años, cuando el gran incendio, en mayo ya estábamos temblando, porque todo estaba seco. Cuando el campo cruje, el incendio más pequeño puede convertirse en una catástrofe porque el fuego vuela Y acertaron. Altas temperaturas Abundantes lluvias Este año ha llovido mucho y el terreno está húmedo. Eso es bueno, pero la vegetación también es abundante Esperemos que ahora su optimismo también sea visionario, porque los técnicos forestales insisten en que en esta zona ha llovido en abundancia este año y la vegetación está crecida. Con las altas temperaturas pisándonos los talones, esta vegetación acabará secándose y convirtiéndose en una tea. Lo mismo que las piñas de los pinos, que, tras el incendio, supusieron el salvoconducto para que germinaran nuevos ejemplares- -los vimos muy pequeñitos y con el verdor de la juventud en la Finca de Solanillos- si las piñas arden, se convierten en piras volátiles que extienden el fuego. Por tanto, todos los medios de vigilancia y extinción serán pocos en este verano que se prevé caluroso.