Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 11- -6- -2007 83 Tarde sin historia en Sevilla con una deslucida novillada L. MUÑOZ SEVILLA. La deslucida novillada de Giménez Indarte dio al traste con las ilusiones de la terna. Descastados y parados, no dieron opciones. Sólo el sobrero (6 bis) tuvo más movilidad y transmisión. El Sombrerero, voluntarioso en su debut en Sevilla, silencio tras aviso y ovación tras aviso y petición de oreja. Chechu, el más placeado de los tres, silencio y silencio tras aviso. Curro Chicuelo, que dejó los detalles más toreros, saludos tras aviso y silencio. Serafín Marín marca su territorio BARCELONA Monumental de Barcelona. Domingo, 10 de junio de 2007. Unas siete mil personas. Toros de Juan Manuel Criado, desiguales de presencia dentro de un tono bajo de seriedad, impresentables 2 y 3 descastados, mansos y flojos. Serafín Marín, de blanco y oro. Dos pinchazos y cuatro descabellos. Aviso (ovación) En el cuarto, estocada desprendida (dos orejas) Salió a hombros. Matías Tejela, de verde manzana y oro. Pinchazo y estocada corta (silencio) En el quinto, bajonazo (silencio) Eduardo Gallo, de verde botella y oro. Estocada desprendida (ovación) En el sexto, pinchazo y estocada corta (palmas de despedida) Otras plazas Ávila Javier Valverde, por la puerta grande Corrida de Beneficencia. Toros de Sánchez Arjona. El Juli, oreja y palmas. Castella, oreja y ovación. Valverde, dos orejas y palmas. Sanlúcar (Cádiz) Ponce y El Fandi salen a hombros Toros de María José Barral. Rincón, ovación y oreja. Ponce, dos orejas y ovación. El Fandi, oreja y oreja. Aparicio y De Mora aprovechan las sustituciones y triunfan en Toledo J. H. PONOS TOLEDO. Finito y Morante se cayeron del cartel tras ser rechazada la corrida de Sánchez Arjona y ser sustituida por una de Laurentino Carrascosa, bien presentada y buena, salvo el sexto. Ocuparon sus puestos Julio Aparicio, que fue ovacionado en el primero y cortó dos orejas al cuarto, y Eugenio de Mora, que logró una oreja en ambos. Salvador Vega, oreja y palmas. El catalán Serafín Marín salió a hombros de la Monumental ÁNGEL GONZÁLEZ ABAD BARCELONA. Gracias al catalán Serafín Marín la tarde no resultó un espectáculo infumable de falta de respeto para el aficionado. Porque si lo de ayer era una corrida de toros de primera categoría como todavía es la Monumental barcelonesa, allí faltó el respeto del ganadero, faltó el respeto de los organizadores, y hasta el de la autoridad que permitió que aquel destartalado conjunto de toros que llegó a los corrales tuviera el visto bueno para saltar al ruedo. El público, santo, hasta se enfadó y menos mal que el torero de la tierra vino a reivindicar su sitio, a marcar su territorio y tapó así todas las vergüenzas de la tarde, que fueron muchas. Serafín Marín toreó bien con el capote a sus dos enemigos, pero fue con el feo cuarto ante el que desenfundó definitivamente sus armas para buscar un triunfo a sangre y fuego, un éxito rotundo, ganado a base de fe, que le abrió la puerta grande. No defraudó a un público que le alentó en todo momento y se pasó muy cerca y con mucha verdad los pitones de su enemigo. Acertó a no atosigar mucho al principio para acabar más metido. No faltó una es- EFE calofriante, por lo seca, voltereta cuando citaba para una manoletina. Estocada fulminante y las dos orejas a su manos. Cuando el tercero correteaba suelto durante el segundo tercio, un aficionado gritó: ¡Qué se escapa el conejo! Pues eso, para qué buscar otra definición a una corrida que nunca debió salir por chiqueros y a la que tanto Matías Tejela como Eduardo Gallo se enfrentaron con mentalidad de jornaleros. Muletazos y muletazos y más muletazos. Por aquí por allá, sin orden ni concierto. Un abuso, un desesperante abuso. Plasencia (Cáceres) Dos orejas para Jiménez Toros de Los Bayones. César Jiménez, ovación y dos orejas. Manzanares, saludos y oreja. Talavante, silencio y silencio tras dos avisos. Palencia Éxito de Palomo Novillos de Castillejo de Huebra. El Palentino, oreja y silencio. Ángel Teruel, saludos y vuelta al ruedo. Palomo Linares, oreja y oreja. En Granada, Ventura y Leonardo Hernández cortaron dos orejas.