Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MADRID LUNES 11 s 6 s 2007 ABC DIMES Y DIRETES Antonio Sáenz de Miera De mercadillo en mercadillo Textil, menaje, frutas, verduras, calzado, complementos y objetos de decoración. Estos son los productos estrella que se venden en los 176 mercadillos que se extienden por toda la Comunidad de Madrid POR MABEL AMADO MADRID. Las cifras no engañan. La venta ambulante tiene tirón si no que se lo digan a los más de 3.200 autónomos y empresas que se distribuyen en los 176 mercadillos de la región- -en concreto, en 132 municipios- Sobre sus más de 9.400 puestos, el público puede encontrar una amplia variedad de productos, desde frutas y hortalizas a ropa, pasando por discos, ferretería, menaje del hogar, muebles, objetos de decoración, complementos, flores naturales, artesanía... Y es que esta fórmula comercial supone en la Comunidad de Madrid un canal de distribución complementario a la venta en locales, especialmente en zonas rurales del Sudoeste y las Sierras Central y Norte de la región. Sin embargo, en los grandes núcleos urbanos también encontramos famosos mercadillos que concitan la presencia y atención de numeroso público. Es el caso de la ciudad de Madrid- -que dispone de 26 en su casco urbano- -y los municipios de Alcalá de Henares (cuatro) Alcorcón (dos) Arganda del Rey (dos) El Boalo (dos) Coslada (dos) El Escorial (dos) Fuenlabrada (tres) Leganés (tres) Pelayos de la Presa (dos mercadillos, tres días a la semana) Rivas Vaciamadrid (dos) Las Rozas (dos) y Zarzalejo (dos, cuatro días a la semana) Sin embargo, hay otros municipios que, aun sólo disponiendo de un mercadillo semanal, destacan por el número de puestos que despliegan. Es el caso de Torrejón de Ardoz (320 puestos) Majadahonda (298) Alcalá de Henares (275) y Aranjuez Presidente de Amigos del Guadarrama LA LUZ DE MADRID on motivo de la Feria del Libro Antiguo, los libreros de lance de Madrid han reeditado una obra de Josep Pla, el gran escritor del Ampurdan que vivió en la capital como corresponsal de varios periódicos catalanes. Es evidente que se trata de un libro no demasiado complaciente con Madrid, y ello enaltece aún más, creo yo, la decisión de publicarlo. No han querido entrar los libreros madrileños en el viejo debate entre Madrid y Barcelona en el que, en ocasiones, entra el propio Pla en este Dietario de 1921 y, desde luego, Trapiello en el prólogo de esta edición. Me cuento entre esos madrileños que hablan con admiración de Barcelona y creo que al brillante escritor leonés se le ha ido esta vez un poco la mano. Como es lógico, a Pla algunas cosas de Madrid no le agradaban y así lo cuenta en este libro de fácil lectura e indudable interés. Pero había otras que le impresionaron favorablemente y también lo dice. Una de ellas era la luz. Pla hace honor a la fama de sus adjetivos para describirla: radiante, luz de montaña, directa, fresca, oreada Dejó escrito también: la luz del cielo purísimo de Castilla luz de tierra alta, de aire seco, de diafanidad cristalina Después de decir cosas como estas no creo que Pla estuviera en Madrid tan a disgusto como sugiere Trapiello. Probablemente lo estaba a ratos, como casi todo el mundo. Claro que afirmaba que la capital catalana ha supuesto un gran estímulo para Madrid pero no dejaba de tener razón. Los de mi generación hemos sentido largo tiempo una sana envidia por Barcelona, cuya pujanza cultural atribuíamos a la sensibilidad y al buen hacer de los catalanes. No nos costaba ningún trabajo reconocerlo. Por eso, ahora, cuando es evidente que Madrid ha progresado y mejorado en todos los aspectos, nos gustaría que ese esfuerzo se valorara y reconociera con la misma objetividad desde Cataluña. Ya se hará. La política se diluye en la luz y en las montañas, o se hace más universal, si se quiere ver así. Desde las cumbres, Madrid y Barcelona no estaban ni están tan lejos. Seguro que Pla, si hubiera subido a Peñalara, lo vería y lo diría así. También Trapiello. Cada uno a su manera, claro. C Grandes y semanales Los más grandes Alcalá de Henares: lunes, en el P de Aguadores (275 puestos) Aranjuez: sábados, en la avenida Loyola (153 puestos) Collado Villalba: martes y viernes, en la plaza de los Belgas (163) Leganés: viernes, en el Recinto Ferial (152) Majadahonda: martes y sábado, en la plaza de las Erillas (298) Móstoles: martes y sábados, en la avenida de Portugal (151) Parla: miércoles, en el recinto ferial (176) San Fernando de Henares: viernes, en el Nuevo Ferial (146) San Sebastián de los Reyes: miércoles en el Recinto Ferial (145) Torrejón de Ardoz: miércoles en el Recinto Ferial (320) El visitante de El Rastro se encuentra cada domingo con más de 1.400 puestos JAVIER PRIETO