Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 INTERNACIONAL LUNES 11 s 6 s 2007 ABC Suiza, vela y diplomacia La fragilidad que transmite Micheline Calmy- Rey cambia en el momento en que se sienta a la mesa. Ya no es madre de dos hijos ni abuela de tres... ahora se ha transformado en la presidenta de Suiza JUAN M. AMORÓS ENVIADO ESPECIAL GINEBRA. Habla con aplomo y seguridad. Suiza es el país del equilibrio. Nuestras instituciones políticas buscan el equilibrio. La transacción es el modelo suizo Sus palabras traslucen la concepción calvinista sobre la que descansa Suiza: Tenemos una clase media muy fuerte que busca paz en el trabajo, paz para trabajar, paz laboral... Discute la imagen tradicional suiza teñida de chocolate, montañas y Heidi y recuerda que su país, además de respetar con rigor el equilibrio medioambiental, sigue una política de neutralidad activa abierta a todas las instituciones internacionales, a todas las nacionalidades. Un país en el que coexisten cuatro culturas en plena armonía La presidenta de Suiza, miembro del Partido Socialista de Ginebra desde 1979, llega hoy a España en visita oficial. Me ilusiona tener un intercambio de opiniones con el presidente del Gobierno español. Tengo una altísima estima personal- -dice- -por el señor Rodríguez Zapatero. España es lugar de encuentro entre el norte y el sur del Mediterráneo, entre el mundo occidental y el mundo musulmán, por eso celebro también que me entrevistaré en Córdoba con el señor Moratinos para ver concretamente este cruce de civilizaciones. Suiza fue uno de los primeros en apoyar la idea de Alianza de Civilizaciones La cooperación entre España y Suiza siempre ha sido intensa. El año pasado, 1,5 millones de turistas suizos visitaron España, eso es uno de cada cinco de sus 7,5 millones de habitantes. Pero además hay 90.000 españoles trabajando en Suiza, mientras que 23.000 suizos viven en España. De hecho el castellano- -afirma Calmy- Rey- -es una lengua muy hablada en nuestro país. Está muy presente y muy a menudo es el segundo idioma que enseñan en los colegios en Suiza Y estas buenas relaciones se han visto muy favorecidas gracias a la celebración de la Copa América que Suiza, como vencedor de la edición 2003 ha organizado este año en aguas valencianas. La embarcación suiza, el Alinghi es una pieza de tecnología punta que competirá en la final contra el equipo neozelandés. Vocación internacional Pero al margen del Alinghi y de la Copa América, Suiza tiene una marcada vocación internacional. Ginebra es sede de Naciones Unidas, de la Cruz Roja, del Foro de Derechos Humanos fundado por Kofi Annan... Somos un país neutral con estatuto de neutralidad permanente reconocido a nivel internacional. Pero también somos, en Europa, un país solidario y fiable. Aunque no somos miembro de la Unión Europea, nos hemos adentrado en la vía de los acuerdos bilaterales por sectores. Esto nos permite por ejemplo, excluir de la cooperación y negociación con la UE capítulos enteros cuando creemos que no se corresponden con los intereses de Suiza. El pueblo suizo ha aprobado en tres referéndums la política que sigue el Gobierno y es además el único país que aprobó mediante este sistema la libre circulación de personas -No es seguro. No es nada seguro que vaya a celebrarse. Creo que las ventajas de la libre circulación son tan grandes que no veo como los suizos podrían ponerles término. La consulta fue incluida en la primera serie de acuerdos bilaterales para tranquilizar a los que tenían miedo. Es como decirles tranquilícense, que en 2009 podrán decir que no. Pero creo que las ventajas son tantas que no pienso que vayan a ¿No hay previsto un referéndum a este respecto para 2009? Micheline Calmy- Rey, presidenta de Suiza, en la sede de la Confederación en Ginebra decir que no, tanto más por cuanto que si se rechaza, se desmoronaría la mayoría de los acuerdos que vinculan a Suiza con la UE. Sería el fin de la vía bilateral. SILVIA CAZORLA La presidenta suiza, que habló con ABC en Ginebra, visita hoy España oficialmente y acudirá al comienzo de la final de la Copa América ¿Y no es asumir unos riesgos demasiado elevados? -La democracia directa se traduce por la capacidad dada a la población de tener un derecho de referéndum y de iniciativa a Nacionalismo incipiente al calor de la inmigración Con un 21 por ciento, Suiza es uno de los países que más extranjeros tiene. Eso supone 1,5 millones de extranjeros. De ellos un total de 500.000 son musulmanes afirma Micheline Calmy- Rey. Es cierto que Suiza tiene hoy problemas con algunas minorías cuya integración es más difícil que por ejemplo la de los españoles, portugueses u otros países vecinos. Pero yo me tomo como un reto la integración de estas poblaciones. Cuando no haya diferencias estadísticas entre las personas que tienen acceso a la formación, el desempleo... habremos alcanzado el éxito. Quizá pueda haber también dificultades con algunos ciudadanos de la Europa del Este, pero no hablaría de racismo. Se trata más de un fenómeno de globalización Actualmente hay en marcha una iniciativa popular para prohibir por ley la construcción de minaretes. Es una iniciativa popular- -insiste la presidenta- -Un partido lanzó la iniciativa popular y se están recogiendo las firmas. Ya expresé mi opinión en contra de ello, y no me parece muy responsable por parte de un partido nacional el lanzar esta iniciativa todo nivel, municipal, cantonal o federal. La gente tiene la posibilidad de intervenir en las decisiones políticas. Con 50.000 firmas se puede anular una decisión del Parlamento o del Gobierno. Eso quiere decir que hay que gobernar con un elevado grado de concordancia. Un partido político es lo suficientemente fuerte como para recoger esas firmas y, en consecuencia, la posibilidad de bloquear las decisiones del Gobierno. Por ello es imprescindible buscar la ponderación a la hora de gobernar, y en ese marco de juego democrático se inscribe esta decisión, cualquier decisión. La presidenta suiza sonríe de nuevo. Reitera su deseo de que Suiza termine por ganar la Copa América, por un momento vuelve a ser madre de dos hijos, abuela de tres. No sé si ganaremos... lo deseo. Si ganamos, por qué no, Valencia no es una mala sede, pero esa decisión no me corresponde a mí