Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL LUNES 11 s 6 s 2007 ABC Karzai sale ileso de un ataque talibán en una jornada con más de 60 muertos Afganistán sufre una escalada de violencia que afecta en especial al sur del país ABC KABUL. El presidente afgano, Hamid Karzai, salió ayer ileso de un ataque con dos obuses que estallaron en un lugar cercano a donde se encontraba, en una escalada de la violencia que se ha recrudecido en las últimas 24 horas en el país con la muerte de al menos 60 personas, la mayoría talibanes. Karzai celebraba un acto público ante unos mil espectadores en la provincia de Ghazni, en el centro de Afganistán, cuando dos obuses se estrellaron en una zona abierta cercana al palacio donde estaba. El presidente afgano continuó su discurso sin interrupciones, y al concluir el acto, se trasladó a Kabul, según el gobernador de Ghazni, Mehrajudin Patan. Aunque Patan aseguró que se escucharon dos explosiones fuera del palacio, el portavoz talibán Qari Mohamad Yousif Ahmadi aseveró que los insurgentes dispararon hasta doce obuses contra Karzai. Con este incidente culminó una jornada especialmente sangrienta que desde ayer se ha cobrado la vida de al menos 57 talibanes, dos policías afganos y un soldado británico. En una nueva espiral de violencia en el sur del país, unos 27 talibanes murieron el sábado en una ofensiva conjunta del Ejército afgano y de las fuerzas de la OTAN, que realizaron bombardeos aéreos en el distrito de Shinkay, en la provincia meridional de Zabul. Horas después de la ofensiva, que permitió a las fuerzas afganas hacerse con una gran cantidad de munición en posesión de los talibanes, los cuerpos de los insurgentes todavía se encontraban en el campo de batalla, según el portavoz del Ministerio de Defensa afgano, el general Zahir Azimi. Karzai habla a líderes tribales en Miri poco antes de que estallaran muy cerca dos obuses res con el objetivo de expulsar a los talibanes del lugar. También en el sur, en el conflictivo distrito de Sangin situado en el norte de la provincia meridional de Helmand, un soldado británico de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) murió en una emboscada de los insurgentes. El soldado de la ISAF, fuerza bajo el mando de la OTAN, viajaba en un vehículo militar cuando fue atacado con granadas por un grupo de insurgentes, según el Ministerio de Defensa del Reino Unido. Unos 2.000 soldados de las tropas de la ISAF y afganas, la mitad de ellos británicos, están embarcados en la Operación Lastay Kulang (Mango de ha- AFP Ayer fue relevado el jefe de la fuerza española de la base de apoyo avanzado en Herat Operación Aquiles Estas intervenciones son frecuentes en la zona meridional de Afganistán, donde está en marcha la llamada Operación Aquiles la mayor ofensiva conjunta lanzada por la OTAN y las fuerzas afganas, en la que participan unos 5.500 milita- cha, en lengua pashtún) para impedir que los insurgentes controlen el valle de Sangin. En el sur del país, la zona de influencia más importante de los talibanes donde predomina la etnia pashtun, los combates con el Ejército afgano y las tropas occidentales son constantes. Pero los enfrentamientos también se han desatado en el noroeste de Afganistán, donde al menos 30 supuestos talibanes y dos policías afganos murieron en combates entre la Policía y 150 insurgentes que asaltaron tres comisarías. El jefe de Policía de la provincia noroccidental de Badghis, Mohamad Ayub Naizyar, aseguró a Efe que los enfrentamientos duraron más de seis horas. Ayer, el jefe de la fuerza española en Herat, coronel Juan Antonio Carrasco, transfirió el mando de la base de apoyo avanzado (FSB) de la ciudad, liderada por España desde mayo de 2005, al coronel Alfonso Jiménez de la Portilla, procedente del Estado Mayor del Ejército del Aire, según informó ayer el Ministerio de Defensa.