Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA ETA rompe la tregua s Cara a cara Zapatero- Rajoy en La Moncloa LUNES 11 s 6 s 2007 ABC Zapatero soslayará los pactos en Navarra en su entrevista de hoy con Rajoy El líder de la oposición acude a la cita con desconfianza máxima que es recíproca, y con muchos interrogantes G. LÓPEZ ALBA C. DE LA HOZ MADRID. La octava reunión entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy llega- -hoy- -marcada por el anuncio de ETA de romper su alto el fuego y por una acentuada desconfianza mutua entre ambos dirigentes tras meses de descalificaciones y reproches, implementados por los rigores verbales propios de una campaña electoral. El presidente del Gobierno, que cuatro días antes de la cita dio por fracasada la entrevista, ha intentado rectificar después esa expectativa pesimista y, sin ser optimista sobre los resultados, intentará que sirva al menos para rebajar el diapasón del enfrentamiento público. En este clima, el acuerdo puede reducirse a concretar la fecha para la celebración del último debate sobre el estado de la Nación de la legislatura, previsto para la primera semana de julio. El presidente del Gobierno volverá a ofrecer al líder de la oposición un marco de diálogo preferente sobre la política antiterrorista que no esté sometido a la pugna pública y recabará su apoyo para afrontar la reforma del Tratado de la Unión Europea con vistas al decisivo Consejo del próximo día 21, pero no tiene intención de abordar con él la política de alianzas para formar gobierno en Navarra, según fuentes próximas a José Luis Rodríguez Zapatero consultadas por ABC. En el PP, las expectativas son, si cabe, más pesimistas aún. Vamos a la reunión a preguntar Con este plural mayestático resume un alto dirigente del PP la disposición de su jefe de filas, Mariano Rajoy, ante su visita a Moncloa. Y añade: Lo que queremos y pensamos nosotros lo sabe todo el mundo. De lo que el presidente quiere hacer no sabemos nada Se trata, en definitiva, de ir a preguntar y a escuchar, y también a reclamar la vuelta al espíritu del Pacto Antiterrorista en lo que supone de rectificación de la estrategia de los últimos tres años y medio. Ahí es nada. A ello se suman exigencias concretas como la de impedir que los concejales y junteros de ANV se hagan con sus actas y se incrusten de nuevo durante cuatro años en los ayuntamientos y Juntas Generales vascas. Desde el PP aducen que no se trata de una condición para restaurar la unidad de los dos grandes partidos del país sino de una iniciativa que entra en la pura lógica de la lucha antiterrorista Que el Gobierno lo solicite y los jueces tengan ocasión de manifestarse, a favor o en contra, pero que lo hagan ellos sin que Moncloa dé por perdida de antemano esa batalla para la que los populares se han asesorado con expertos jurídicos. El Gobierno, sin embargo, mantiene que, en estos momentos, ANV es plenamente legal y que intentar proceder contra sus cargos electos podría abocar incluso a una impugnación global del 27- M. sultadas por ABC, que resume así el sentir del propio Rajoy, quien ha admitido en privado que no se fía del presidente del Gobierno desde que le dejó al pie de los caballos en el debate de la Nación del año 2006. Fue cuando tras aceptar un intercambio de guante blanco sin hablar de ETA, esa misma noche Patxi López anunció su decisión, pactada con Zapatero, de reunirse con Batasuna. Aquella herida no se ha restañado aún. Tampoco ha sentado nada bien en la sede nacional de los populares lo que entienden de devaluación que de la reunión hizo el pasado jueves el presidente del Gobierno durante la entrevista que concedió a Cuatro A juicio del secretario general del Partido Popular, Ángel Acebes, el encuentro puede Heridas sin restañar La desconfianza es máxima admite una de las fuentes con- El espíritu del Pacto El jefe del Gobierno volverá a proponer un canal preferente de diálogo y un pacto ante el Tratado europeo Edurne Uriarte A PESAR DE ZAPATERO ariano Rajoy tiene una delicada misión en la reunión de hoy y en lo que resta de legislatura. Sostener al Estado en la lucha antiterrorista, a pesar del presidente del Gobierno. Sin liderazgo para la derro- M ta de ETA en Moncloa y sin voluntad socialista para el consenso antiterrorista con el PP, pero ante la amenaza, gravísima e inminente, de ETA, al líder de la oposición sólo le cabe un camino, ponerse del lado de todas las instituciones del Estado que luchan contra ETA y de los españoles que confían en ellas. No cabe engañarse un minuto más con las posibilidades de recuperar el pacto antiterrorista y el espíritu de la ley de partidos. Hace tiempo que Zapatero los sustituyó por la negociación con ETA. Y una vez rota esa negociación, ha dejado claro que no renuncia a su estrategia de apaciguamiento y a su oposición al movimiento por la derrota de ETA liderado en lo político por el PP. La nueva estrategia, dibujada en el Comité Federal del sábado, se basa en dos elementos que se usarán para evitar la asunción de la política de derrota de ETA. Una, el discurso de la ampliación del consenso contra ETA. Y dos, aquello de la política inteligente o la integración de los radicales. Zapatero sabe que los nacionalistas jamás se sumarán al consenso del Pacto antiterrorista puesto que ese Pacto se sostiene en el rechazo a cualquier negociación con ETA. Esperar que den ahora un giro total de su concepción del terrorismo o que apoyen una ley de partidos que han rechazado ro- tundamente desde el principio no es, por supuesto, un ejercicio de voluntarismo o de ingenuidad por parte de Zapatero. Es una parte de su estratagema para evitar la vuelta al acuerdo con el PP. Lo de siempre, el PP no quiere el consenso puesto que no se suma al rechazo nacionalista al Pacto antiterrorista. Y respecto a la integración de los radicales, es la excusa para proseguir los gestos del apaciguamiento, incluida la pasividad ante ANV Frente a todo eso, queda la realidad, la amenaza de ETA y la situación de emergencia democrática para la libertad. Y Rajoy debe estar con ella, a pesar de Zapatero y su huída hacia delante.