Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 10- -6- -2007 Tenis s Roland Garros DEPORTES 101 Rafa: Haber ganado aquí dos veces me da mucha confianza y tranquilidad a la hora de jugar la final años es que yo ya he ganado aquí y eso me da mucha tranquilidad y confianza. En cuanto al resto, la ambición sigue siendo la misma. Soy consciente de que me voy a enfrentar al que, probablemente, acabe siendo el mejor jugador de la historia. Aún no lo es por números, pero es casi seguro que lo acabará siendo Roger Federer también se entrenó ayer y al finalizar afirmó que no he cambiado nada para esta final. La rutina sigue siendo la misma. Estoy preparado para afrontar a un rival que sé va a ser muy duro. Puede que llueva, que nos vayamos a cinco sets, que el partido dure cinco horas... Puede pasar de todo Un asunto muy debatido fue el último partido entre ambos, también jugado en tierra batida en Hamburgo (si bien era una tierra especial, que no lo parecía, y Ahora tengo un plan las bolas botaban menos) Francamente, no puedo pensar que si juego como en Hamburgo voy a ganar el partido. Esto no es tan simple. Haría falta que yo jugara al mismo nivel y que él cometiera los mismos errores que entonces. La verdad es que pienso que va a ser muy difícil que todo esto suceda de nuevo. Sin embargo, sí hay algo que es importante para mí y es tener la seguridad de que si juego bien al tenis puedo tener la oportunidad de dominar el partido. Ya sólo saberlo es importante Federer añadió que la forma de jugar frente al español también ha variado a lo largo de los años: Eso es seguro. Por ejemplo, cuando jugué contra él por primera vez en Miami yo ni le conocía. No le había visto jugar nunca, era joven y acababa de llegar al circuito. En aquel entonces me dije ah, un zurdo, a ver qué es capaz de hacer Ahora lo sé seguro y estoy mucho más preocupado porque sé cómo juega No obstante, Roger ve algo positivo: Tengo un plan táctico para jugarle, sobre todo en tierra, donde me he enfrentado a él en varias ocasiones. Puedo ensayar varias cosas: restar desde atrás, desde más adelante, montar la volea, utilizar los efectos, no utilizarlos. En suma, sé las cosas buenas y las menos buenas que puedo hacer ante él. Lo que pienso es que es una gran ventaja saber todas estas cosas ahora Está todo dicho. Ahora sólo queda jugar... Justine Henin mira la cuarta copa de Roland Garros que colocará en sus vitrinas AFP Henin se pasea en la final ante una rival atenazada La belga consigue su cuarto título, tercero consecutivo (6- 1, 6- 2) en poco más de una hora y sin apenas oposición de Ivanovic J. M. C. PARÍS. Se veía venir. Una chiquilla demasiado emocionada por llegar por primera vez a la final de un Grand Slam ante una rival grave, concienciada, experta y poco amiga de las emociones antes de tiempo. Ana Ivanovic saltó a la central aún ebria del baño de multitud que se dio estos días después de echar a raquetazos de la pista nada menos que a Sharapova en la semifinal. El tumulto de flashes, entrevistas, portadas e imágenes de televisión la arrollaron por completo mucho antes de que saltase a la pista ante Henin. El partido duró exactamente juego y medio, justo el tiempo que tardó en calentarse Henin y en enfriarse Ivanovic. En ese breve espacio de tiempo, Ana jugó duro, muy ajustadas sus bolas a las líneas, mientras que Henin recogía sensaciones de la pista. Quebró el saque de la belga y llegó a ponerse 40- 0 con su servicio y, de pronto, despertó, vio dónde estaba, lo que estaba haciendo, y se le agarrotó el brazo para no soltarse más. Perdió las tres bolas de ventaja mientras que Henin empezaba a crecer, a entrar en el partido, con todo lo que eso conlleva. Mucho cruce de juego y mayor velocidad de bola, que empezó a pesarle de verdad. La belga restableció la situación en el segundo juego y de ahí a lanzarse desenfrenadamente a por su cuarto triunfo en este torneo fue todo uno. Enseguida vio lo que tenía que hacer: rapidez en los golpes, aunque no fueran muy esquinados porque la otra, que es muy grandota- -1,83 y 73 kilos- tenía serios problemas para desplazarse lateralmente, más acogotada por los nervios que por otra cosa porque ante Shaparova bien que lo hizo. Lo curioso no fue que Ivanovic no acertara a contrarrestar la táctica de Henin, sino lo fácil que se fue del partido: De pronto, me agarraron los nervios y empecé a fallar todo diría después. Y tanto. Empezó a meter revés tras revés más allá del fondo y falló con su saque haciendo que el partido cobrase una velocidad inusitada, presto a llevársela por delante. Ahí me las den todas debió pensar Henin. Con la experiencia que le daba haber jugado tantas finales antes, supo que tenía que presionar cuando el cadáver de la otra estaba caliente y así se fue a por ella al comienzo del segundo set, momento en el que sacaba la serbia lo que, por cierto, le sirvió de poco pues había perdido sus tres primeros servicios del partido de forma consecutiva. Volvió a romper Henin y fue un mazazo tremendo en el centro anímico de la jovencita, que empezó a pensar todo eso que piensan las prematuras derrotadas: Bueno, he llegado hasta aquí, he hecho una buen torneo y estoy satisfecha Todas esas cosas que se dicen los finalistas perdedores cuando están a punto de irse al barranco. Y así fue, dio un coletazo de pescado muerto en el séptimo juego (5- 2) pero luego ya no hubo más. Henin cerró la final con un juego en blanco, pleno de autoridad, pero dando la sensación de que había ganado sin tener rival. Más información sobre el torneo en http: www. rolandgarros. com La puntilla Rafael Nadal Lugar de nacimiento Manacor (Palma de Mallorca) Fecha de nacimiento 3- 6- 86 (21 años) Estatura peso 1,85 85 kilos. Puesto en el ranking de la ATP: 2. Zurdo. Torneos ganados esta temporada: Roma, Barcelona, Indian Wells y Montecarlo. Aficiones: Seguir al Real Madrid y jugar a la Play Station con sus amigos. La serbia empezó muy fuerte, pero de pronto vio dónde estaba y se agarrotó