Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 10 s 6 s 2007 Primera división s Penúltima jornada DEPORTES 95 Tamudo le da un revés mortífero al Barcelona Empató en el 90 un duelo marcado por la mano de Dios de Messi ENRIQUE YUNTA BARCELONA. Ver para creer. Lo tenía todo en la mano el Barcelona para llevarse la Liga gracias, precisamente a una mano. Era el minuto 90 y el Camp Nou enmudeció con el empate del Madrid en La Romareda, pero bastaba la victoria ante el Español para depender de sí mismo en la última jornada. Y al segundo, como un rayo, se metió Tamudo en el área y congeló a la parroquia azulgrana con un puyazo mortal. Nivelaba el derbi el Español y le dejaba con un palmo de narices al eterno rival, que sufría de la forma más cruel posible tendido en el suelo. Increíble, inimaginable un desenlace tan emocionante y tan inesperado tal y como iba la noche. Porque, hasta ese preciso instante, el Barcelona había recuperado el maillot amarillo. Olía a fiesta la Ciudad Condal y la gente enfilaba hacia Canaletas para correrse una fiesta histórica. Pero nada de eso. Pitó el colegiado y el estadio era lo más parecido a un funeral. La alegría estaba en Zaragoza y el que bailaba era el Madrid. Un dolor inaguantable. Es la grandeza del fútbol, que no entiende de lógica. No era justo que el Barcelona se llevara el triunfo con el primer gol de Messi. Se empeña el argentino en que le equiparen a Maradona y ayer regaló la segunda versión de la mano de Dios con una sutileza soberbia, una pillería innata que en cualquier caso debe ser un ejemplo para los pequeños. Tramposo para unos, genio para otros, pero a la postre un gol de oro que permitía al conjunto catalán re- Barcelona Español Barcelona (4- 3- 3) Valdés; Zambrotta, Thuram, Puyol, Gio (Oleguer, m. 46) Xavi, Iniesta, Deco; Messi, Eto o y Gudjohnsen (Motta, m. 77) 2 2 Español (4- 2- 3- 1) Kameni; Lacruz, Torrejón, Jarque, Chica; Moisés Hurtado (Ángel, m. 61) De la Peña; Coro (Jónatas, m. 63) Luis García, Riera (Rufete, m. 41) y Tamudo. Árbitro: Rodríguez Santiago. Amarilla a De la Peña, Gio, Luis García, Tamudo, Deco, Kameni, Moisés Hurtado. Goles: 0- 1, m. 29: Tamudo. 1- 1, m. 43: Messi. 2- 1, m. 56: Messi. 2- 2, m. 90: Tamudo. Messi volvió a emular a Maradona y marcó el primer gol de su equipo con la mano cuperar el liderato momentáneo al conjunto catalán. Eso y el regalo del Zaragoza con los tantos de Diego Milito. Ya había encontrado el culé el nuevo Tenerife y, por consiguiente, un sucesor de Dertycia, que en su día escribió un capítulo negro en la historia del Madrid. Pero esta vez no fue un final tan feliz como el de entonces. No siempre se tiene tanta suerte. Lo que sorprende es que ese gol de Messi lo viera todo el campo y los cuatro árbitros cerraran los ojos a la vez. Se cubrió REUTERS de gloria Rodríguez Santiago y sus compinches. Lamentablemente, el derbi de ayer se define en esta jugada y, como no, con el postrero tanto de Tamudo. Fue un partido bonito, intenso, que recuperó la igualdad de antaño con un atrevido Español que to- mó la delantera y que rozó la proeza de ganar en el Camp Nou 25 años después. Pero, al filo del descanso, estiró la mano el menudo Messi cual Maradona en el Mundial de México 86. Kameni, como Shilton, no daba crédito. Normal, a nadie gusta que le hagan trampas. Hasta entonces, la ansiedad había superado al Barça. Le sorprendió el portentoso arranque españolista, que salió con el once más ofensivo posible con Coro por la banda derecha en lugar de Rufete. Trianguló bien con De la Peña al volante y arriba se entendían como siempre Tamudo y Luis García. En una de estas, enlazó el calvo con el capitán y éste marcó su gol 111 con la camiseta del Español, igualando la marca de Rafa Marañón y añadiendo otra más a su inmaculado currículum. Nada podía hacer más feliz a Raúl. Bueno, sí, robarle el título al vecino. Con la mano que echó Messi a los suyos, el Barcelona se encontró más cómodo. Liberado con igualdad en el marcador, salió mucho más enchufado en la reanudación y a los once minutos apareció otra vez Messi, sólo que esta vez hizo gala de su calidad con los pies. No necesitó artimañas para batir a Kameni. Todo parecía controlado, pero, será verdad, hasta el rabo todo es toro. Reapareció Tamudo, nuevo ídolo del Madrid, y mató al Barcelona.