Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 10 s 6 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 87 Así la llamaba Dalí Llamo a mi esposa: Gala, Galuchka, Gradiva (porque ha sido mi Gradiva) Oliva (por el óvalo de su rostro y el color de su piel) Oliveta, diminutivo catalán de oliva (aceituna) También la llamo Lionette, porque ruge, cuando se enoja, como el león de la Metro- Goldwyn- Mayer; Ardilla, Tapir, Pequeño Negus (porque se parece a un animado animalito selvático) Abeja (porque descubre y me trae todas las esencias que se convierten en la miel de mi pensamiento en la atareada colmena de mi cerebro) Me trajo el raro libro de magia que debía nutrir mi magia, el documento histórico que probaba irrefutablemente mi tesis cuando estaba en proceso de elaboración, la imagen paranoica que mi subconsciente deseaba, la fotografía de una pintura desconocida destinada a revelar un nuevo enigma estético, el consejo que iba a salvar del romanticismo una de mis imágenes demasiado subjetivas. También llamo a Gala Noisette Poilue- Avellana Vellosa (a causa del finísimo vello que cubre la avellana de sus mejillas) y también campana de piel (porque lee para mí en voz alta durante las largas sesiones de mi pintura, produciendo un murmullo como de campana de piel, gracias al cual aprendo todas las cosas que, sin ella, no llegaría a saber nunca) Gala, con el sombrero- zapato de Elsa Schiaparelli inspirado en un diseño de Dalí (1938) ANDRÉ CAILLET Gala, amada y odiada musa Fue modelo, amante o esposa de Dalí, Éluard y Ernst. Hoy se cumplen 25 años de la muerte de esta fascinante mujer NATIVIDAD PULIDO MADRID. Veinticinco años después de su muerte, un halo de misterio sigue envolviendo la figura de esta enigmática mujer, cuyo verdadero nombre era Elena Ivanovna Diakonova. Sabemos que nació en Kazan (Rusia) en 1894, que tenía tres hermanos, que a los once años perdió a su padre y que a causa de una tuberculosis conoció en un hospital de Suiza a Eugène Grindel, más conocido por Paul Éluard, con quien se casaría en 1917 y con el que tendría su única hija, Cécile. Gala siempre ha cargado con no pocos sambenitos a cuestas: bruja, manipuladora, egoísta, posesiva, devoradora de hombres, mujer sin escrúpulos... Incluso se ha dicho que fue ella la verdadera Avida Dollars (juego de letras ideado por Breton con el nombre de Salvador Dalí que alude a su amor por el dinero) Musa de los surrealistas, mantuvo entre 1922 y 1924 una relación con Max Ernst. Pero el nombre de Gala ha pasado a la historia indisociablemente unido al de Dalí. Se conocen en 1929. En abril de ese año, en París, un galerista presenta a Dalí y Éluard. En verano, éste y su mujer son invitados a Cadaqués por el pintor, junto a un grupo en el que también estaban René Magritte y Luis Buñuel, entre otros. El flechazo fue inmediato. A los pocos días de conocerse le dice Gala a Dalí: Ya no nos separaremos nunca En 1934 se casaron por lo civil y en 1958, muerto Éluard, tuvo lugar la ceremonia religiosa en el santuario de Els Àngels, cerca de Gerona. Diez años después, Dalí le compra a su musa un castillo en Púbol, donde Gala pasa cortas temporadas veraniegas y donde recibe a sus amantes. Curiosamente, Dalí no podía acceder al castillo sin un permiso por escrito de su esposa. Ello halagaba todos mis refinamientos masoquistas confesaba el artista. Gala murió en 1982 en Portlligat- -nunca le gustó aquella casa; cuyos armarios tapizó de fotos, postales y recortes- aunque está enterrada en Púbol (junto a su tumba hay otra vacía destinada a Dalí, pero él reposa en Figueras) Hoy ese castillo, donde Dalí lloró su muerte, es una casa- museo. Hasta el 31 de diciembre puede verse allí la exposición Gala Álbum un recorrido visual por la biografía de esta mujer a través de 67 fotografías- -algunas inéditas- firmadas por las mejores cámaras del siglo XX: Gyenes, Man Ray, Brassaï, Cecil Beaton, Halsman o Buñuel. Montse Aguer, directora del Centro de Estudios Dalinianos de la Fundación Gala- Dalí, recuerda que si para los surrealistas Gala fue la encarnación de la mujer, Dalí la mitificó: Ha construido todo el éxito de mi vida Fue, dice Aguer, un rompecabezas, en el que encajan muchas Galas: la mujer culta, la arisca y antipática (exasperaba a Buñuel) la independiente, la vulnerable, que busca la eterna juventud; la marchante, la Gala con intuición de médium (le interesaban la videncia, el tarot, el juego) Una de las personas que ha buceado en la apasionante vida de esta fascinante mujer es Estrella de Diego, que en 2003 publicó el ensayo Querida Gala. Las vidas ocultas de Gala Dalí En él desmonta tópicos sobre la que ha sido considerada la femme más fatale de todas, una tirana capaz de vampirizar a los hombres que se cruzaran en su camino y vivir sus vidas. La retrata en el libro como una mujer moderna, frágil y vulnerable, muy creativa, que sabía muy bien lo que quería, víctima de la misoginia de los surrealistas. La ve como una cebolla, con infinitas capas: Quiere desaparecer cada vez en cada una de las nuevas vidas que va inventando para sí misma Cree De Diego que Gala aspira a coleccionar el tiempo detenido y que se sirve de las fotografías para construirse como se desea Llegó a recortar su rostro en las instantáneas donde no se gustaba. Óscar Tusquets hace de ella un retrato nada condescendiente en Dalí y otros amigos desvela sus excesos sexuales- -llegó a sacar moldes del sexo de los surrealistas- su interés por los jovencitos Traigo estos ángeles para Gala oyó que decían en cierta ocasión) su obsesión por convertir a Dalí en el pintor más importante del siglo. La retrata como una mujer interesada y poco generosa: un día detuvo antes de salir de su casa a una modelo a la que Dalí le había regalado un dibujo. Esto cuesta Intuición de médium APOCALIPSIS 19: 9 FELICES LOS INVITADOS A MIS BODAS, Recibe tu Invitación en: w w w. l a s b o d a s d e l r e y. c o m LAS BODAS DEL REY 10.000 dólares, pequeña dijo antes de arrebatárselo. También como una caprichosa, que fingía no entender el castellano ni el catalán. Sólo hablaba en francés. Dicen que cuando viajaba siempre llevaba dos maletas: una con medicinas y otra con dinero para gastar en los casinos. A pesar de su rostro frío y arrogante- su mirada penetrante era capaz de atravesar paredes dicen que era irresistiblemente seductora. En los últimos años siempre lucía un lazo negro de terciopelo que le regaló Coco Chanel. Veinticinco años después de su muerte, Gala sigue siendo un fantasma. Puede que nunca sepamos quién era en realidad. Ella vivía para olvidar dijo Éluard. Dalí la pintó como Leda atómica Galarina La Madonna de Portlligat o Galatea en las esferas No me he vuelto loco porque ella ha asumido mi locura- -confiesa Dalí- Hizo todo por salvarme. Ella tenía que curarme y me curó Más información en: http: www. salvador- dali. org