Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 ECONOMÍAyNEGOCIOS En portada s La Caixa, mucho más que una caja DOMINGO 10 s 6 s 2007 ABC (Viene de la página anterior) HOLDING FINANCIERO DE LA CAIXA Porcentajes de sus participaciones más representativas Cataluña y viceversa, de catalanizar el resto de España. Unos extremos que nunca han sido bien vistos desde el independentismo de ERC, que no soporta, por ejemplo, que La Caixa patrocine a la selección española de fútbol. La entidad ha concedido créditos a todos los partidos políticos, pero los independentistas no ocultan sus críticas a lo que consideran una oligarquía burguesa y fuera de control. Lidiar con el tripartito catalán nada tiene que ver con la diplomacia versallesca a la que La Caixa está acostumbrada en los palacios de la Moncloa y de la plaza de Sant Jaume, aunque las relaciones con el presidente de la Generalitat sean buenas. La idea de crear una gran empresa energética a partir de su participada Gas Natural ha tenido dos fracasadas traducciones en forma de frustradas opas, primero sobre Iberdrola y luego sobre Endesa. Descontado el desgaste que ambas operaciones han supuesto a La Caixa, el proyecto sigue en pie, y el tándem Fainé- Fornesa contará con Antonio Brufau- -presidente de Repsol y anteriormente director general de La Caixa- -en cualquiera de los dos escenarios ahora planteados a partir de la toma de participaciones importantes de Suez en Iberdrola y Gas Natural. Suez es socio de La Caixa en Agbar, compañía sobre la que la entidad de ahorro y la francesa han lanzado una opa del 100 La principal baza sería fusionar Repsol- YPF con Gas Natural, compañía resultante a la que se uniría Fenosa, cuyo accionista de referencia es ACS, Cartera de participadas Servicios- Gas Natural 35,5 -Abertis 19,2 -Aguas de Barcelona 23,1 -Repsol YPF 12,5 -Telefónica 5,1 Banca- Banco BPI 22,79 %O cio- Port Aventura 94,0 -Hotel Caribe Resort 60 -Edicions 62 30 %I nmobiliario- ServiHabitat 100 Capital desarrollo- Caixa Capital Risc 100 -Caixa Capital Desarrollo 100 -Caprabo 9 -Soteltur 50 Filiales financieras Grupo bancario- Boursorama 19,9 Grupo asegurador- Caifor 50 -VidaCaixa 60 -SegurCaixa 39,9 -AgenCaixa 50 -CaixaVida 100 -GDS- Correduría 67 Grupo Servicios Financieros- CaixaRenting 100 -Finconsum 55 -InverCaixa Gestión 100 -GestiCaixa 96,4 Grupo e- la Caixa- e- la Caixa 100 -ECT MultiCaixa 100 -C 3 Caixa Center 100 -Serviticket 100 ABC Opciones tras las opas La Caixa, un monstruo financiero y empresarial E. A. El grupo La Caixa, el conglomerado financiero y empresarial más importante de España, con una red de 5.221 oficinas, 25.449 empleados y 10,2 millones de clientes, es un monstruo generador de beneficios. En 2006, ganó 3.025 millones de euros, el doble que en 2005, gracias a los 1.520 millones de resultados extraordinarios por la venta de algunas de sus participaciones industriales. Las previsiones para los presidida por Florentino Pérez, a su vez socio de La Caixa en Abertis. La segunda operación sobre el tablero sería crear un gran grupo de servicios e infra- próximos ejercicios son igual de alentadoras, pese al ligero empeoramiento del escenario económico, con un entorno de tipos de interés al alza y una fuerte competencia bancaria. Su actual plan de crecimiento, hasta 2010, contempla doblar el beneficio en cuatro años hasta alcanzar los 3.000 millones, frente a los 1.505 actuales. Los ingresos por dividendos y por puesta en equivalencia ascendieron en 2006 a 796 millones de euros, un 9,9 más. Hasta marzo, siguió creciendo y registró una potente expansión en todos sus márgenes. El aumento más espectacular lo experimentó el beneficio atribuido, de 773 millones, un 69,8 más. profesor Enrique Fuentes Quintana, impulsor del decreto de liberalización del sistema financiero español, le gustaba recordar la infamia que cometieron los que en 1977 criticaron aquella medida gubernamental porque, decían, dotaba de movimiento a un inválido en referencia a las cajas de ahorros. Ahora, las cajas tienen unos depósitos mayores que los bancos y el mismo crédito. El buque insignia del sector y de Cataluña, La Caixa, es desde entonces la tercera entidad financiera española y también el primer grupo industrial del país. Aquel año en el que Fuentes Quintana también alumbraba los Pactos de La Moncloa, Josep Vilarasau Ferrer (20 de febrero de 1931) llevaba sólo un ejercicio al frente de la dirección de la mediana y provinciana Caja de Pensiones para la Vejez y de Ahorros. Treinta años después, su sucesor, Ricardo Fornesa, ha dejado la presidencia ejecutiva de la entidad con una cartera de participadas de un valor superior a los 22.500 millones de euros, por citar sólo un parámetro. Incluso los más acérrimos detractores de Vilarasau y de Fornesa coinciden al subrayar la astucia de ambos y su empeño en primar la cuenta de resultados desde la independencia. El primero transformó una caja mediana y regional en una entidad financiera de orden nacional que juega en la Champions League, mientras Fornesa plantea exportar el modelo de La Caixa mediante adquisiciones de bancos en el extranjero a través de CaixaHolding. El prestigio de La Caixa entre la ciudadanía arranca de sus propios orígenes paliativos de la grave crisis social que golpeó Barcelona a finales del siglo XIX y principios del XX. La Caja de Pensiones para la Vejez y de Prestigio centenario estructuras, con Gas Natural y Agbar, a las que se uniría Abertis. En este escenario también sería necesaria la inclusión de Unión Fenosa. Al recientemente fallecido Fernando González Urbaneja SIN EXCITAR A LOS TUTORES sidro Fainé (65) y Juan María Nin (54) empezaron de empleados en bancos comerciales (el primero en el Atlántico, el otro en el Hispano) ambos con prometedora carrera desde primera hora. Pronto ascendieron a directivos y no hicieron ascos a cambios de destino, de ciudad y de país, hasta alcanzar las responsabilidades más destacados en las dos entidades financieras más importantes de su tierra natal. Fainé en La Caixa desde mediados de los 80. Nin en el Sabadell desde principios del siglo XXI. Que Fainé podía llegar a presidente de La Caixa estaba en todas las quinielas, era la opción natural, la de la casa, la que corresponde al mérito y a la oportunidad. La mejor opción. Que Nin inicie su enési- I La Caixa es más que una caja clásica, pero al mismo tiempo es referente para todas las demás, que miran a la más grande para tomar nota ma, quizá penúltima, aventura profesional en La Caixa era posible, no muy probable, pero evidente una vez cerrado el fichaje. A los del Sabadell no les quedaba margen para oponerse, han servido de lugar de paso y entrenamiento. Fainé y Nin no han trabajado juntos, sospecho que no han compartido consejos, pero se conocen bien, se complementan y pueden formar un pareja de hecho sugerente, adecuada para consolidar la estabilidad de una casa tan singular como esa. La Caixa ha materializado en pocos días un relevo previsto para más adelante y para el que algunos prometían emociones fuertes. Con inteligencia han preferido anticipación y discreción, porque evitar problemas es mejor que resolver- los. Para ello han tejido las complicidades imprescindibles, por ejemplo la del consejero de Economía de Cataluña, Castell ¿ministro de Economía en un futuro Gobierno de Zapatero? También la del presidente Montilla, y desde luego la del gobernador del Banco de España. A los tutores, quienes por ley pueden cumplir la vida y el gobierno de cualquier entidad, conviene atenderles con educación, tenerles al tanto, y no meterles en líos ni excitar su instinto para las ocurrencias. Los de las cajas saben bien que con los tutores hay que mantener la distancia, ni lejos ni cerca, siempre positivos, con capacidad de respuesta y anticipación, guante de seda pero celo para defender el fuerte y no dejarse enredar. La Caixa es más que una caja clásica, pero al mismo tiempo es referente para todas las demás, que miran a la más grande para tomar nota. En La Caixa se encuentran muchos intereses, sin duda es el espacio civil más relevante de Cataluña, que ha sabido salir fuera e implantarse en toda España sin molestar y con éxito. Ni Fornesa, ni Fainé ni Nin pueden pasar por proclives a nacionalistas, socialistas, republicanos o populares, no son de ninguno, pero tampoco aparecen como antagonistas declarados. Bastante tienen con sostener un perfil profesional, el de zapatero a tus zapatos. Al interpretar los movimientos de La Caixa conviene evitar lo obvio, más bien conviene reparar en la lógica interna de la casa, en su carácter forjado a lo largo de no pocas vicisitudes. Dos relevos sin daño con dos gobiernos complejos, el de Pujol y el de Montilla, con Maragall en medio.