Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL DOMINGO 10 s 6 s 2007 ABC La Casa Blanca defiende la ley de inmigración pese al revés en el Senado Bush insiste ante el ala dura de su partido en que el proyecto sí da seguridad en la frontera ABC NUEVA YORK. El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, calificó ayer de inaceptable la situación de la inmigración e instó al Senado a plantear de nuevo la aprobación de su proyecto de Ley de Inmigración, a pesar de haber quedado en evidencia tras la derrota en la votación realizada el pasado jueves en la Cámara Alta. En su discurso por radio semanal, el inquilino de la Casa Blanca adoptó una actitud didáctica para describir las supuestamente desastrosas consecuencias de la Ley de Inmigración vigente desde 1986. No resguarda nuestra frontera, no recoge medidas estrictas para el cumplimiento de la ley en los centros de trabajo, no ayuda a la integración y alienta a más personas a venir ilegalmente apuntó el presidente. Bush considera que la inmigración ilegal está asociada a negocios ilegales dedicados a la falsificación de documentos, el tráfico de personas y la explotación de trabajadores informa Europa Press. Ante esta situación, la solución ha de venir, según el presidente, de la aprobación en el Senado de la nueva Ley de Inmigración, un proyecto propuesto por ambos partidos, resultado de meses de negociación Esta nueva legislación da prioridad a la seguridad en la frontera, crea un programa de trabajo temporal para satisfacer las legítimas necesidades de nuestra creciente economía, pone en práctica un sistema obligatorio para verificar que (los inmigrantes) pueden trabajar legalmente y resuelve la situación de aproximadamente 12 millones de personas que están aquí ilegalmente Si nos unimos, podemos crear el sistema de inmigración que esta gran nación merece señaló el gobernante. Redada de narcotraficantes en el distrito Miguel Hidalgo de México D. F. el pasado día 8 REUTERS Respuestas a las críticas George Bush quiso dar respuestas concretas a algunas de las críticas y argumentos utilizados por los senadores que votaron en contra del proyecto de ley. Sobre la seguridad en la frontera, elemento que preocupa al ala más extremista del Partido Republicano, Bush apuntó que la nueva norma obliga al Gobierno federal a cumplir con ciertos objetivos de seguridad en la frontera antes de que otras disposiciones puedan entrar en vigor y destacó los importantes esfuerzos realizados por su administración en el control fronterizo. Con respecto al programa de trabajadores temporales, el presidente defendió que éste pretende garantizar que los que vienen a este país a trabajar lo hagan de manera legal y ordenada y proporcionar a los empresarios las herramientas adecuadas para asegurarse de que están contratando trabajadores legales México solicita a EE. UU. su propio Plan Colombia Los países de América del Norte y Central incrementan sus proyectos de cooperación contra el crimen organizado MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. El gobierno de México ha solicitado al de Estados Unidos su propio Plan Colombia para combatir el narcotráfico y la delincuencia organizada, informaron un grupo de parlamentarios de ambos países. El Plan Colombia fue acordado en 1999 entre los presidentes Bill Clinton y Andrés Pastrana, e incluía la transferencia de miles de millones de dólares y de elementos policiales y militares por parte estadounidense. El congresista demócrata estadounidense Silvestre Reyes, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, aclaró que no se considera la presencia de efectivos armados al sur del río Bravo, sino sólo intercambio de inteligencia, adiestramiento y equipamiento. Arturo Sarukhán, embajador de México en Washington, también precisaba que desde el primer día, Calderón ha venido avanzando en diálogo con las autoridades norteamericanas para ver cómo, con cursos de capacitación, transferencia de recursos, intercambio de inteligencia, pueden ayudar a que México haga su trabajo. Los límites están en la soberanía y en los principios de la política exterior mexicana En la misma línea de cooperación regional, los fiscales generales de México, Estados Unidos, Colombia y los países centroamericanos (El Salvador, Costa Rica, Guatemala, Honduras y Panamá) han acordado crear un grupo de expertos que oriente las políticas en la zona contra el crimen organizado. Según las autoridades de la región, aunque atender la demanda en EE. UU. es aún el objetivo central de los cárteles, sus redes tienen también como destino los mercados de España, Holanda, Bélgica, Alemania, Francia e Italia. Por ello, en su actual gira por Europa, el presidente Felipe Calderón reclamó la solidaridad con México dado que la lucha contra el tráfico de estupefacientes es un problema que trasciende las fronteras mexicanas. México mantiene desde comienzos de año un operativo militar contra el narcotráfico en al menos doce Estados del país, aunque de momento está lejos de aportar resultados satisfactorios. El número de detenciones durante este período ha disminuido respecto a años anteriores y, de acuerdo con datos de la Procuraduría General de la República, durante los primeros cuatro meses de 2007 han sido capturados un promedio de 19 presuntos narcotraficantes al día, mientras que en 2006 el promedio diario de capturas fue de 28 supuestos delincuentes y en 2005 alcanzó la cifra de 62 narcos detenidos cada 24 horas. A la vez, el número de muertes vinculadas al crimen organizado no ha hecho sino crecer, superando el millar en lo que va de año, con jornadas sangrientas como la del viernes último en la que al menos 21 personas fueron ejecutadas a lo largo y ancho del país. Del mismo modo, el despliegue del Ejército está socavando la imagen de la institución que goza de mayor respeto entre la ciudadanía. A ello contribuyen incidentes como el registrado en La Joya (Sinaloa) donde dos mujeres y tres niños de 7, 4 y 2 años murieron al ser tiroteados en un retén militar. Grupo de expertos