Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 10 s 6 s 2007 INTERNACIONAL 35 Serbia, aliviada por la falta de acuerdo sobre Kosovo en el G- 8 Bush afirma en Roma que ya es hora de la independencia de ese territorio balcánico bajo administración internacional SIMÓN TECCO CORRESPONSAL LIUBLIANA. Mientras los dirigentes albanokosovares advierten con preocupación que la independencia soñada tarda más de la cuenta y que la paciencia de la población tiene un límite, la mayor parte de los líderes políticos de Serbia han recibido, si no ya con satisfacción, al menos con alivio la noticia de que en la reunión del G- 8 no hubo acuerdo ni progreso suficiente para adoptar una posición común sobre el futuro estatus de Kosovo. No hubo ni siquiera acuerdo sobre una pausa de seis meses, antes de discutir el problema de manera definitiva, propuesta por el presidente francés Nicolas Sarkozy. Kosovo es es una problemática espinosa y perentoria que pesa sobre la estabilidad de los Balcanes occidentales y en las relaciones entre la UE y Estados Unidos por una parte y Rusia por la otra. Los europeos y norteamericanos apoyan el plan del negociador de la ONU de Ahtisaari, que propone la independencia controlada de Kosovo y sobre la cual han ya elaborado el texto de una resolución que debería ser tratada próximamente por el Consejo de Seguridad. Para Belgrado que cuenta con el apoyo de Moscú, el plan de Ahtisaari es inaceptable. Por su parte, el presidente Putin estima que si se acepta el principio de independencia para el Kosovo, debe aceptarse también para otras regiones de Europa occidental y de Rusia. El primer ministro de Serbia Vojislav Kostunica, al intervenir ayer en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, dijo que la eventual proclamación unilateral de la independencia de Kosovo significaría un brutal ejemplo de violación del derecho internacional. Para Belgrado lo más importante es el veto de Moscú contra la aprobación de dicha resolución, pero no parece convencido de poder confiar en la retórica rusa. Bruselas y Washington saben que es necesaria cuanto antes una solución definitiva y que el consenso entre Belgrado y Pristina es imposible. Por ello ayer en Roma, el presidente George W. Bush en conferencia de prensa afirmó que ya es hora de aprobar el plan de la ONU para que Kosovo logre su independencia. Uno de los países interesados en la independencia de Kosovo es Albania, a donde llega hoy de visita el presidente Bush. Oficialmente viene a Tirana para apoyar a Albania en su camino hacia la UE y la OTAN, pero en el fondo quiere demostrar que se trata de una zona estratégica para EE. UU. Más información sobre Kosovo en el suplemento D- 7 Carteles de bienvenida a Bush en Pristina REUTERS