Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA DOMINGO 10 s 6 s 2007 ABC (Viene de la página anterior) Cada día que amanece es un nuevo día para la ilusión y la esperanza de abrazar otra vez a Yeremi La caída del hombre perfecto Alberto Izaga, el alto ejecutivo español, natural de Guecho, situado en la cúspide de la City financiera de Londres enterró su fulgurante carrera profesional tras causar la muerte de su hija de dos años POR IZASKUN ERRAZTI BILBAO. ¿Qué pasó por la cabeza de Alberto Izaga en la mañana del pasado 2 de junio? ¿Qué le llevó a tirar por la borda en apenas unos segundos una vida de 36 años, plena de triunfos? El ejecutivo vizcaíno, uno de los españoles mejor situados en la cúspide de la city financiera de Londres, permanece ingresado en un psiquiátrico tras golpear a su hija de dos años en el domicilio familiar, un lujoso apartamento ubicado en la ribera del Támesis. La pequeña Yanire falleció el martes, víctima de una lesión cerebral, y se llevó consigo la vida de sus padres. Izaga, que había llegado a ser director internacional de Seguros de Vida y de Salud en Swiss Re, una de las mayores aseguradoras del mundo, ni siquiera figura ya en la web de la compañía, a la que se incorporó el pasado año procedente de General Electric tras su adquisición por parte de la firma suiza, una operación en la que él mismo jugó un papel fundamental. Su esposa, Ligia Barbosa, de 35 años y natural de Cabo Verde, es hoy una mujer rota, que lo ha perdido todo El matrimonio, según sus allegados, formaba una pareja idílica. Ella, pese a ser la más guapa de la pequeña isla de Fogo, nunca antes había tenido novio porque siempre había esperado al hombre perfecto y lo encontró en Estados Unidos. Allí, el trabajo en la sede de General Electric, en Connecticut, unió a ambos jóvenes, que se casaron en agosto de 2003 en Algorta, un barrio del municipio vizcaíno de Guecho del que era natural el novio. Los padres de Ligia celebraron la entrada en la familia de Alberto, un hombre con un futuro prometedor Su hija había encontrado un marido especial con el que, al parecer, era muy feliz. Hace apenas unos meses, el matrimonio, que tuvo a su hija en enero de 2005, planeaba viajar a Cabo Verde este verano para que los abuelos maternos pudieran encontrarse con la pequeña. Ahora, no puedo creer que nunca más la volveremos a ver lamenta una amiga de la familia. Ligia permanece hospitalizada y, según sus parientes más cercanos, se niega a comer y tiene dificultades para conciliar el sueño. Los vecinos del entorno de la playa de Arrigunaga, en Guecho, viven conmocionados por la trágica historia, sobre todo los del número 11 de la calle Altube, el bloque en el que aún viven los padres y el hermano menor de Izaga. La zona residencial, habitualmente tranquila, acapara esta semana el interés de la prensa sensacionalista inglesa, que ha encontrado en la desgracia de la familia un verdadero filón. Ayer estuvieron haciendo preguntas en el supermercado y esta mañana han grabado imágenes de la casa, no entiendo para qué. ¡Pero si el chaval se fue de aquí hace años y los padres se marcharon el lunes a Londres! comenta indignada una mujer del barrio. En la zona desconocían hasta ahora los detalles de la vida del joven. Sabía que estaba bien colocado, pero nada más señala el propietario de la vivienda anexa a la de los padres del ejecutivo bilbaíno. Pese a vivir durante años La misma visión comparten en la Guardia Civil, que sólo añaden la denuncia de Delmi, también de Vecindario, que aseguraba que un hombre intentó raptar a su pequeña en una furgoneta blanca hace diez meses pero que finalmente logró escapar. Por ello, no es de extrañar que la desaparición de los dos menores, los dos en la misma isla y en un corto espacio de tiempo, convulsionara al archipiélago, que Policía y Guardia Civil han registrado prácticamente palmo a palmo. Las investigaciones, no obstante, continúan. Siempre bajo el más absoluto de los secretos. Todos, Policía y Guardia Civil, están haciendo un trabajo intachable y nos están tratando con mucha delicadeza explica Milagros al tiempo que muestra su satisfacción porque hace poco trajeron una cámara nueva que puede descender hasta 300 metros y están explorando de nuevo todos los pozos y los barrancos Por el momento, la familia descarta realizar más concentraciones en recuerdo de Yeremi, porque lo que tenemos que hacer es mantenernos serenos y dejar trabajar a Policía y Guardia Civil que durante el primer mes de búsqueda activaron un dispositivo sin precedentes en el archipiélago, hasta donde llegaron a desplazarse incluso los investigadores que habían participado en las pesquisas para aclarar el crimen de Fago. Preguntada al respecto, Milagros no lo duda un instante: Ya no sospechamos de nadie de la familia aunque en un principio no se descartaba ninguna hipótesis y algunos rumores, que venían de fuera señalaban como posible culpable de la desaparición de Yeremi a su padre, separado desde hace algún tiempo de Cathaysa. El padre de Yeremi ha estado a nuestro lado en todo momento, participando en todas las búsquedas, destrozado como todos, y deseando ver otra vez al niño El que se lo haya llevado, dice Milagros, no es de los nuestros y le pedimos que nos lo devuelva Aunque hayan pasado tres meses desde la última vez que lo vieron, mantienen vivo su recuerdo. Cada día que amanece es un nuevo día para la esperanza El ejecutivo y su mujer, el día de la boda en Algorta La madre, hospitalizada El ejecutivo era director internacional de seguros en una de las mayores compañías del mundo Ligia, la madre de la pequeña, sigue hospitalizada; se niega a comer y no puede conciliar el sueño No sospechamos de la familia La pequeña Yanire puerta con puerta no tenía constancia de su fulgurante trayectoria profesional, de su despacho en el famoso rascacielos londinense de Norman Foster ni de sus honorarios millonarios como directivo de Swiss Re, un grupo que, tras absorber a General Electric, cuenta con unos ingresos anuales de 29.740 millones de euros. Es que es una familia muy normal, muy discreta comenta la misma fuente. Lo que sí recuerda todo el mundo en la zona son los ojos, negros negros y grandes de la pequeña Yanire. ¡Parece que la estoy viendo! apunta emocionado un vecino de los Izaga. De hecho, la niña viajaba con frecuencia a Algorta. A veces, los propios abuelos volaban hasta Londres para recoger a su única nieta. En otras ocasiones, la familia al completo se desplazaba a tierras vizcaínas, como ocurrió hace apenas dos semanas. El otro día, sin ir más lejos, le puse- -al ejecutivo- -un ca- Una lesión cerebral, causa del fallecimiento Los resultados de la autopsia practicada a Yanire Izaga confirman que fue una lesión cerebral, producto de los golpes que le propinó su padre, el motivo de la muerte de la pequeña. Mientras continúan las investigaciones policiales de lo ocurrido, los medios de comunicación británicos sostienen que la niña interrumpió a sus progenitores cuando éstos se encontraban en la cama. Encantado con Yanire fé. Cuando vi su foto en el periódico no daba crédito recuerda el camarero de un bar de Guecho. Es un chico muy correcto y educado. Entraba, pedía y salía a la terraza para estar con la niña añade. Y es que, al parecer, Izaga era un padre encantado con su hija una opinión que comparten tanto sus vecinos de la capital británica como los de Guecho. Tampoco los antiguos compañeros de colegio del ya ex directivo guardan malos recuerdos de él. Era un tío encantador que no se metía en líos. Un buen estudiante, aunque nunca imaginé que pudiera llegar tan lejos indica uno de ellos. La pregunta de qué pasó por la cabeza del joven bilbaíno ocupa los pensamientos de todos sus conocidos. Se le han tenido que cruzar los cables. ¡No ha podido aguantar la presión de un cargo como el que tenía! coinciden. El fatal desenlace de la historia mantendrá tiempo a su familia en Londres. Seguro que no vuelven pronto. ¿Cómo podrían superar aquí algo tan terrible?