Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 10 s 6 s 2007 ABC AD LIBITUM MULTIUSO VICEPRESIDENTA PROVERBIOS MORALES PREGONES otros cien para eliminar la peste de la obviedad. Pues L sacristán de Messkirch tuvo tres hijos. Los en este mundo no hay nada que sea obvio. Ni siquiera dos varones estudiaron en el seminario de la ares obvio que yo pueda bajar ileso de esta tarima Así, chidiócesis de Constanza, pero no llegaron a orcon dos bemoles y con una escuadra estupefacta de las denarse sacerdotes. El primogénito, una prematura luSA en primera fila. El artista del trapecio se llamaba minaria de la filosofía tomista, consiguió una beca paFritz, y esto es lo que pensaba del Volk, de la Gemeinsra Friburgo, donde se convirtió en el discípulo dilecto chaft, y de todas las paparruchas por las que llamaba de Edmund Husserl. Tomó de éste el método fenomenoHitler a morir a la juventud de Alemania. Cierto es lógico y lo aplicó a la refutación radical de la metafísitambién que la sombra de su influyente hermaca (empezando por el aristotelismo cristianizano mayor lo protegía, aunque cada vez menos. do del que se empapara en su primera juvenQue Fritz se aprovechaba de esa precaria imputud) Más tarde, se pasó a los nazis y sustituyó nidad es indudable, así como que le encantaba en la cátedra al judío Husserl. Quien piensa tentar la suerte. Cada pregón iba un trecho con grandeza se equivoca a lo grande, dijeron más allá, hasta salirse del mapa. Decidió hacer después sus adeptos franceses de izquierda. Code la bufonada carnavalesca, mientras durase, mo es sabido, lo nombraron rector y en calidad el pretexto y la forma de su resistencia. Reforde tal dirigió a los profesores universitarios de zaba así el sentido de una tradición cristiana todo el país, en Leipzig, el 11 de noviembre de JON que los nacionalsocialistas trataban de erradi 1933, un discurso mesiánico sobre el Führer coJUARISTI car por entonces: la risa pascual, que desafía mo encarnación del destino alemán, apostando la muerte y sus prestigios porque cree en la resurrecasí por el caballo ganador en las inminentes eleccioción de la carne. nes amañadas. Hans Dieter Zimmermann ha escrito un libro muy El benjamín no pudo hacer carrera: era tartaja. Volhermoso sobre la intrahistoria de Messkirch vista a vió al hogar paterno y, pasito a pasito, empezando destravés de las biografías de Martin Heidegger y de su de muy abajo, llegó a director de la sucursal de una cahermano Fritz, el monaguillo tartamudo. No es su méja de ahorros católica. Fue muy querido por sus vecirito menor haber rescatado de la penumbra a una figunos, que encomiaban el sentido del humor derrochado ra de la disidencia que amó lo pequeño y acertó con en sus pregones de carnaval. Una perla, como muesgrandeza. Martin y Fritz Heidegger, que ahora publica tra, de su pregón de 1937: Os quiero decir una palabrien español la editorial Herder, es uno de los testimota, que hoy nos alegra y mañana se malinterpretará: nios más conmovedores que conozco de la resistencia me refiero a la comunidad popular. Es un ideal que de la vieja Europa cristiana a los totalitarismos neopaenardece la sangre del bufón. Por eso os digo: menos ganos del siglo XX. En el pregón de 1934, Fritz Heidegparloteo y a reflexionar sobre ello... pues, para darse ger predijo la Segunda Guerra Mundial- -con estas cuenta de que el camino hacia la comunidad popular mismas palabras- -y la consiguiente destrucción de es el camino del yo al vosotros, para eso necesitamos Alemania. Pero animó a sus vecinos con una cita evanpor lo menos cien años. Y, con ayuda de fórmulas mategélica No temáis... y concluyó- -me lo imagino clamáticas, he calculado que en Messkirch necesitarevando la mirada en los matones locales de las SA- mos, como poco, quinientos años. Necesitaremos cien apelando a que se ejercitasen en la única pretensión años para saber de qué se trata; luego cien multiplicade llegar a ser, con toda sinceridad, lo que ya sois desde dos por tres para pretender entender todo esto en los siempre, de comienzo a fin: un montoncito de mierda ámbitos más importantes de nuestra vida. Y luego ARÍA Teresa Fernández de la Vega, al igual que muchos de los santos policromados de las iglesias, tiende a inclinar la cabeza sobre su hombro derecho cuando los viernes, tras el Consejo de Ministros, se nos aparece en las pantallas de la televisión. Supongo que la postura le añade credibilidad a las palabras, más huecas que macizas, con que la vicepresidenta del Gobierno trata de adoctrinarnos en sus periódicas presencias. Ha descubierto que hablando lentamente y muy bajito, intercalando segundos entre las palabras al estilo de José Luis Rodríguez Zapatero, aumenta la veM. MARTÍN rosimilitud de lo que nos FERRAND dice y, quizá por ello, maneja cada vez menos ingredientes informativos y muchos más de opinión interesada. De la Vega ha renunciado a la crónica para entregarse a la plática. Laica, por supuesto. Tras el Consejo de la semana ya cumplida, la vicepresidenta, que parece considerarnos como viceciudadanos, superó su muy alta marca de fervor propagandístico. Ella venía siendo la expresión del poder de Zapatero y ha pasado a ser el reflejo en el charco de confusa ideología sobre el que se eleva, y trata de perpetuarse, el dirigente que no olvida a su abuelo. Dijo De la Vega, sin la más mínima alteración gestual, como si se tratara de una máscara de la tragedia griega, que tras la ruptura de la tregua etarra- ¿caben las treguas en donde no hay guerra? -Arnaldo Otegui e Iñaki de Juana no han vuelto a la cárcel por venganza, sino en estricta aplicación de la ley. No seré yo quien contradiga a tan distinguida señora y actriz de tanto postín. Se encargará de hacerlo la observación cronológica de las últimas peripecias públicas y judiciales del indeseable dúo. Malo es que la vicepresidenta, en su condición de portavoz, confunda la información con la opinión, como si se tratara de un simple tertuliano en los programas clónicos en los que ha ido degenerando la Radio. Peor es todavía, más inquietante y reprobable, que, en gran confusión entre lo que es el Estado y son, en el caldo democrático, el Gobierno y los partidos que completan el Congreso, De la Vega actúe con sentido multiuso en sus apariciones de los viernes. Es la voz del Gobierno del Estado; pero tiende a sonar, con mucho más brío y eficacia, como los portavoces acostumbrados del PSOE. El viernes, en uso del escenario diseñado para la interpretación del drama gubernamental, la vicepresidenta mantuvo su costumbre y deslizó frases de la comedia partidista que el socialismo mantiene en cartel con Zapatero y José Blanco en su cabecera. Acusó a Mariano Rajoy, como para calentar el encuentro de mañana entre el presidente del Gobierno y el del PP, de irresponsable y desleal Si, desde el reverencial púlpito del poder, De la Vega se expresa de modo tan agresivo como sectario, ¿qué deja para las verbenas y los mítines del partido? Apoteósico. M E