Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 GENTE www. abc. es gente SÁBADO 9- -6- -2007 ABC Guillermo gasta más de mil euros en alcohol para no ver a su madre El hijo mayor del Príncipe de Gales y sus amigos del cuartel se reunieron para ver el partido Inglaterra- Estonia y eludir el polémico documental que se ha emitido sobre Lady Di EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Los vecinos del pueblo de Weynouth, en el sureste de Inglaterra, ya están acostumbrados a ver al príncipe Guillermo comprando en el supermercado local, próximo al cuartel donde el regimiento de los Blues and Royals de la Caballería Real recibe entrenamiento. Pero el pasado miércoles quedaron sorprendidos no tanto por la mercancía- -habitual entre los soldados, que pasan la semana en el cuartel- -como por su cantidad. El segundo en la línea sucesoria del Trono inglés y sus compañeros de armas cargaron dos carritos del supermercado con vino, ron, vodka, cerveza y 15 botellas de ginebra. La cuenta que pagaron en la caja ascendió a 1.258 euros, según publica la prensa británica. Guillermo, vestido con vaqueros y camisa azul, acudió a hacer la compra acompañado de dos guardaespaldas y dos amigos. No pareció darle importancia a la elevada suma, pues se entretuvo conversando con algunos de los lugareños presentes en la tienda. La carga de bebidas tenía por objeto alimentar los ánimos durante el partido de fútbol entre Inglaterra y Estonia, decidido el príncipe Guillermo y compañeros a no ver el documental que otra cadena emitía esa noche sobre la muerte de Lady Diana. Channel 4 siguió adelante con la emisión a pesar de la carta enviada a esa televisión por los dos hijos de la Princesa de Gales, pidiendo que no se incluyeran unas polémicas fotografías sobre el accidente de su madre. Las fotos aparecieron aunque, como había advertido previamente Channel 4, habían sido convenientemente oscurecidas para que no se mostrara nada escabroso ni se reconociera ningún cuerpo, de manera que ninguna controversia ha seguido a la emisión. Mientras el príncipe Guillermo, de 24 años, no se oculta en sus compras etílicas, las limitaciones siguen en pie para su hermano. El príncipe Enrique fue advertido por el Ejército de que sería negativo verle bebiendo durante el periodo de seis meses en el que su unidad se encuentra desplegada en Irak, donde a él no se le ha permitido acudir por razones de seguridad. Enrique está ahora entrenándose en Canadá y podría ser enviado a Afganistán. Por su parte, el padre de ambos se enfrenta a otros menesteres. Una colonia de murciélagos ha impedido que el Príncipe de Gales pueda seguir adelante con sus planes de convertir una granja de su propiedad en Gales en una casa de huéspedes de lujo. El príncipe Carlos quiere transformar la granja, valorada en casi dos millones de euros, en un complejo vacacional con espacio para un total de 11 dormitorios. Pero al haberse encontrado repleta de murciélagos, que revolotean por dentro y fuera del edificio, el permiso de edificación ha quedado paralizado a la espera de un plan conservacionista que asegure la continuidad en otra parte de los ejemplares de la especie Pipistrelle los más pequeños y comunes en el Reino Unido. Van a recibir el mejor de los cuidados y tendrán el alojamiento para murciélagos más cómodo de todo el país declaró un allegado del heredero del Trono a The Daily Telegraph asegurando además que no le extrañaría que a esos inquilinos se les asigne una dieta orgánica El príncipe Guillermo y sus compañeros cargaron dos carritos del supermercado con vino, ron, vodka, cerveza y quince botellas de ginebra El príncipe Guillermo, en una imagen de archivo AP