Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 6 07 SALUD La cultura de estar moreno ha multiplicado el riesgo de padecer cáncer de piel REUTERS Melanoma Epidemia del siglo XXI TEXTO: PILAR QUIJADA La incidencia del melanoma en los últimos veinte años se ha multiplicado por diez. La playa y los deportes al aire libre favorecen este incremento Lunares Bajo sospecha Cualquier lunar nuevo o que crezca debe ser objeto de un examen para descartar que se trate de un melanoma. Una fácil regla para la exploración es el ABCDE del melanoma que ayuda a detectar signos de alarma en los lunares: Asimetría, Bordes irregulares, Colores diversos (marrón, negro, rojizo) Diámetro mayor de seis milímetros y Evolución (si crece o cambia de color) a piel tiene memoria y apunta cada minuto que pasamos al sol. No en vano las células encargadas de proporcionarnos un color moreno, los melanocitos, provienen del sistema nervioso. Son células prestadas, que están en la piel sólo y exclusivamente para protegernos de la radiación solar explica el doctor Julián Conejo- Mir Sánchez, presidente de la Academia Española de Dermatología y jefe de este servicio del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Y un exceso de sol puede tener graves repercusiones al alcanzar la edad adulta, entre ellas, el cáncer de piel. Porque la capacidad de ponerse moreno- -o capital solar- -puede agotarse. Y cuanto antes ocu- L rra, sobre todo en personas de tez clara, antes tendremos problemas en la piel: manchas, queratosis, lunares. Dependerá de cuánta melanina (pigmento que nos broncea) hayamos gastado y de la que aún nos queda. Si empezamos a exponernos al sol desde muy pequeños, a los veinte años podemos tener lesiones en la piel señala Carlos Guillén Barona, jefe de Servicio de Dermatología del Instituto Valenciano de Oncología. Además advierte deque los niños menores de tres La piel tiene memoria y el exceso de exposición solar puede tener graves repercusiones al alcanzar la edad adulta, entre ellas el cáncer de piel años no deben exponerse al sol. Los expertos señalan que en los últimos años la incidencia de cáncer de piel se ha multiplicado por diez. Si antes el melanoma era un tumor de personas ancianas, hoy no es infrecuente encontrarlo en adultos jóvenes a partir de los 25 ó 30 años, indica el doctor Conejo- Mir, que cree que es la cultura de estar moreno la responsable de que el sol nos haga tanto daño y de que el melanoma sea el tumor que más se ha incrementado en los últimos años Un dato ilustrativo: el número de lunares detectados en jóvenes de 18 a 20 años es tres o cuatro veces superior al que tenían nuestros abuelos. Y no hay que olvidar que un melanoma es un lunar que se transforma. Por eso estar alerta a los signos que indican una transformación es esencial para detectarlo a tiempo: picor o cambios en el color o los bordes, convierten a un lunar en sospechoso, apunta el Guillén Barona. Cuando se trata de un melanoma la detección precoz es crucial. El motivo lo explica el doctor Conejo- Mir: Es un tumor que crece primero horizontalmente, como una mancha de aceite- -fase de crecimiento radial- Y tras dos o tres años creciendo así, penetra y se hace invasivo y puede producir metástasis Cogido a tiempo, en la fase crecimiento radial, cuando aún no ha pasado de la epidermis, la mortalidad es prácticamente cero. En la fase invasiva, la mortalidad supera el 40 por ciento. La Campañas de prevención que se desarrollan en los últimos años- -como Euromelanoma- -han ayudado a la detección pre-