Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 6 07 TENDENCIAS Cascais TEXTO Y FOTOS: BELÉN RODRIGO A cuerpo de rey Los usos de los edificios cambian. La casa portuguesa que acogió el exilio de los Reyes de Italia es hoy un exquisito hotel. Cascais suma puntos para unos días de relax y cuidados de belleza... umberto II, el último Rey de Italia, comenzó en Portugal su exilio en 1946 junto a su esposa María José (Princesa de Bélgica) y sus hijos: María Gabriela, María Pía, María Beatriz y el heredero de la Corona, Víctor Manuel IV Tan sólo pudo reinar durante 33 días, hasta el 12 de junio de 1946, diez días después de que los italianos optaran por la República. Comenzaba así un largo exilio en el que coincidiría con los Condes de Barcelona, instalados en Estoril. Los Soberanos italianos eligieron Cascais, junto al mar, para esta nueva etapa, y vivieron en una casa propiedad de la familia Pinto Basto, dueños de Vista Alegre. Los monárquicos les construyeron otra vivienda más digna, justo en frente de la primera. Cuando la familia se marchó a Suiza, vendió el terreno a un grupo japonés y luego sería adquirido por el grupo João Bernardino Gomes, propietarios de la cadena hotelera Hotéis Real. El pasado mes de marzo abrió las puertas al público Villa Ita- H lia el esperado hotel que recuperó y reintegró ambas viviendas, la de Humberto II y la de la familia Pinto Basto. Los arquitectos Raúl Vieira y Luís Gomes son los responsables del proyecto, Graça Viterbo de la decoración y el arquitecto Hipólito Bettencourt de la arquitectura paisajística. Se han invertido 25 millones de euros para poner en marcha este proyecto en el que Italia está muy presente. Además de dar nombre al hotel se utilizan palabras y ciudades italianas para denominar salas y rincones del edificio. Nos gustaría que la actual familia real italiana nos visitase comenta a S 6 Luís Monteiro, responsable del hotel. El edificio se ha tratado con mucho mimo, privilegiando la vista al mar, y cuenta con tres grandes bloques, comunicados entre sí. A la derecha, la llamada Casa del Rey, con varios salones para banquetes, reuniones, más sala de lectura, de juego, salón de peluquería, y un magnífico restaurante, el Belvedere. A la izquierda, Villa del Este, la que fue vivienda de la familia Pinto Basto. Es un edifi- cio en el que no se puede fumar y tiene una decoración diferente, pensado para alquilarlo a grupos privados, como estrellas de cine o de la canción, acompañadas por sus equipos. Y en el centro, el bloque mayor, con habitaciones y suites, otro restaurante, una piscina de adultos con agua del mar, otra para pequeños, y un bar. Su magnífica ubicación le convierte en uno de los más atractivos hoteles de lujo de la zona de Cascais. Tal y como explica el director general Manuel Tamagnini, la diferencia de este hotel no está sólo en el edificio en sí, sino en la calidad del servicio porque adaptamos el hotel a cada cliente Otra de las grandes apuestas del grupo en este hotel es el del Spa marino, el primero de este género en el distrito de Cascais, y único por sus características y por su proximidad a las fuertes y limpias aguas atlánticas. Este espacio de relax se inspira en destinos de Cerdeña o la Riviera francesa. Son cerca de mil metros cuadrados, con Balneario marino El hogar de los Reyes italianos, en Cascais, punto de partida para el nuevo hotel de lujo El spa o balneario aprovecha las aguas del Atlántico, pero los servicios de relax y belleza son mucho más amplios, con inclusión de los últimos tratamientos